Economía

INDUSTRIA EN CRISIS

La legendaria Alpargatas ya no posee fábricas textiles en la Argentina

Ante la crisis las empresas buscan reestructurar para resguardar sus ganancias. Esta vez la fabricante de las populares alpargatas, de zapatillas Topper, Flecha y Pampero, finalizó la venta de sus cuatro empresas textiles por U$S 14,4 millones.

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo

Jueves 18 de julio | 00:03

La empresa Alpargatas que actualmente pertenece a capitales brasileños, informó a través de un comunicado en la Bolsa paulista que completó la venta de las empresas textiles en el país: "Con la transferencia real de estos activos a sus respectivos compradores, que serán efectivizadas el 1 de octubre, Alpargatas Argentina deja de trabajar en el segmento textil."

Esta legendaria empresa del calzado que se fundó hace casi 140 años en Argentina, y hoy es controlada por distintos fondos de inversión como el grupo brasileño Itausa (Banco Itaú), concluyó este miércoles la venta de sus cuatro plantas textiles locales por U$S 14 millones.

La economía del país atraviesa una profunda recesión que se agrava con las medidas de ajuste aplicadas por el Gobierno y exigidas por el FMI que monitorea literalmente las cuentas del país. La industria textil es una de las más golpeadas, tanto por la apertura indiscriminada de importaciones que ponen en desventaja a la producción nacional como por la caída de las ventas internas producto de la crisis. La UIA estimó una contracción del 6,7 % en el mes de mayo y una caída acumulada de 8,6 % en los primeros cinco meses del 2019.

Luego de la industria automotriz que se encuentra prácticamente hundida con un retroceso del 35,3 % en mayo (interanual), se encuentra la rama textil con una contracción del -19,8 %.

Alpargatas Argentina comunicó que continuará fabricando calzados para Topper y partes para exportar a Brasil en una planta de Tucumán que cuenta con 700 empleados. Pero la venta del entramado textil que se encontraba en crisis, con las fábricas cerrardas, recortes y despidos, son muestra de un plan patronal para descargar los costos de la crisis sobre los trabajadores

Podés leer: Modelo FMI: cerraron 43 empresas por día en el primer cuatrimestre del año

Reestructuración: un plan siniestro para mantener las ganancias capitalistas

Se trata de una "estrategia de negocios", así se refirieron desde la empresa respecto al plan de reestructuración de Alpargatas Argentina que implicó el despido de cientos de operarios. Mientras para los despedidos la reestructuración implicó perder su fuente de ingresos en plena crisis económica, para los empresarios son medidas para resguardar sus ganancias. Veamos:

De acuerdo a la información publicada por la empresa, la reestructuración que implica deshacerse de las 4 plantas textiles de Alpargatas, comenzó a fines del año pasado al firmarse una carta de intención por la planta de Chaco y luego por la de Catamarca. Este miércoles se conoció el acuerdo por las restantes ubicadas en Florencio Varela y Corrientes.

Las plantas de Corrientes y de Chaco pasarán a mano de Marfa SA (una firma chaqueña). La fábrica ubicada en Florencio Varela, se vendió a la empresa Cladd; y la planta de Catamarca pasó a manos de Fibran Sur, una pyme de Florencio Varela.
¿Qué pasa con los puestos laborales? El presidente de Marfa SA sostuvo al Diario Norte, aclaró que en la planta de Chaco se mantendrán todas las fuentes de trabajo, pero es incierto que sucederá en la de Corrientes.

Desde la compañía Cadd, en declaraciones al diario La Nación confirmaron que mantendrán los 100 puestos laborales y que se encuentran en un proceso de expansión.

Mientras que desde Fibran Sur lograron que el gobierno de Catamarca se haga cargo del salario mínimo de los nuevos trabajadores (una miseria de $ 12.500). Eso no es todo, la empresa que se quedó con la planta de Catamarca también logró al ingresaran al programa Transformación Productiva, que el Estado Nacional pague un salario mínimo por cada empleado actual por seis meses, en esos términos anunció que mantendrá los 100 puestos laborales.

Pero en todo el proceso de reestructuración de Alpargatas se cerraron las plantas de Santa Rosa y de Catamarca calzado dejando a más de 300 trabajadores en la calle, el año pasado. Al mismo tiempo en las plantas que no cerraron, pero se vendieron, la empresa despidió a 153 empleados de tres plantas textiles: Catamarca (53), Corrientes (62) y Florencio Varela (38).

Un poco de historia

La clásica fábrica de calzados que inventó la conocida alpargata (calzado de lona con suela de yute, apto para los trabajadores por su comodidad, durabilidad y bajo costo), se fundó cerca de 1880 bajo el nombre Fábrica Argentina de Alpargatas, que en poco tiempo se expandió a Uruguay y Brasil. Más de un siglo después pasaría a manos de capitales brasileños.

Algunas de las marcas conocidas fueron las zapatillas Flecha, o la línea de calzado Infantil. También adquirieron una desmotadora de algodón, para la fabricación de tela para jean (denim). Una de las creaciones más populares fueron las zapatillas Topper. En su momento de máxima expansión, Alpargatas apostó a una línea de sábanas y cubrecamas bajo la marca Palette.

A finales de los años 2000 comienza el traspaso de acciones Alpargatas SA (Brasil), que en 2013 pasa a controlar el 100 % del capital accionario de la empresa textil argentina.

Según el gerente se trata de una señal de que la situación económica de la empresa atraviesa por un momento de incertidumbre debido a que “la política tarifaria e impositiva. además de la apertura de importaciones, han afectado al sector”.

Sin embellecer las condiciones de explotación laboral que predominan en la industria textil nacional, con salarios bajísimos y condiciones precarias y de altos ritmos productivos; el retroceso de Alpargatas Argentina se llevó miles de puestos laborales. El plan de reestructuración que vino después fue la parte final de una estrategia patronal que descargó con dureza los efectos de la crisis sobre sus trabajadores.

En defensa de los puestos de lucha

En tiempos de campaña electoral, mientras los popes empresariales no paran de exigir al gobierno de turno o al que venga después, avanzar con la reforma laboral antiobrera, es importante advertir que la crisis no se use como excusa para avanzar sobre los puestos laborales y abaratando el salario.

Te puede interesar: La calma que antecede al huracán: la patota empresarial al ataque

El caso de Alpargatas no está aislado, es parte de un plan que prepara la burguesía nacional con aval del FMI y del gobierno de turno, para resguardar sus ganancias. Sólo en el primer trimestre de 2019 los despidos y suspensiones ascendieron a 19.882 caso según estimaciones de CEPA, marcando una suba alrededor del 40 % respecto a igual periodo de 2018.

Sólo el Frente de Izquierda Unidad plantea medidas para que la crisis la paguen los capitales, prohibiendo los despidos y suspensiones. Exigiendo la apertura de los libros contables para enfrentar el fraude patronal.

Podés leer: Veinte puntos: cuáles son las propuestas del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad







Temas relacionados

Alpargatas S.A.   /    Industria   /    Recesión   /    Despidos   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO