×
×
Red Internacional

Este lunes a las 16 horas el presidente Alberto Fernandez se reunió con la Confederación General del Trabajo (CGT) en Casa Rosada. Más discursos esperanzadoras y ninguna medida de fondo.

Luján CalderaroTrabajadora Social - Becaria UBA | @tete_calderaro

Lunes 30 de agosto | 21:59

Este lunes a las 16 horas el presidente Alberto Fernández se reunió con la Confederación General del Trabajo (CGT) en Casa Rosada. Alberto Fernández, estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; la vice jefa, Cecilia Todesca; y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

Por la central sindical participaron los secretarios generales de la CGT Héctor Daer y Carlos Acuña junto con los sindicalistas Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez, Armando Cavalieri, José Luis Lingieri, Antonio Caló, Rodolfo Daer, Noemí Ruiz, Roberto Fernández, Jorge Sola, Víctor Santa María, Sergio Romero, Robustiano Geneiro y Sebastián Maturano.

Los sindicalistas le ratificaron un firme apoyo al presidente: "Somos parte de un gobierno peronista. Tenés todo el apoyo de la CGT, vamos a estar al lado tuyo en lo que necesites".

El gobierno reiteró la promesa de un futuro con reactivación económica y recordó que "la Argentina va a crecer al 8 por ciento en 2021”. Los representantes sindicales sostuvieron que “la recuperación económica se siente: crece el empleo, la producción de maquinaria ya está vendida para todo el año, las fábricas siguen sumando turnos y estamos sustituyendo importaciones”.

Este panorama alentador choca de lleno con una realidad de la que poco se habla: los salarios, a pesar de los aumentos recientes, los salarios continuaron perdiendo contra la inflación. Además, la pobreza persiste: según los datos del Indec, la pobreza subió del 34,6 % en el primer trimestre del 2020 al 39,5 % en el mismo período de este año.

Los representantes sindicales, por su parte, señalaron que “los trabajadores están con esperanza”. y que “esa esperanza fue la vacuna, y con la vacuna llegó la reactivación”. Las encuestas realizadas con motivo de las elecciones parlamentarias que se realizarán en setiembre ponen en duda dichas afirmaciones.

Para grandes sectores de la población las preocupaciones actuales por la situación económica oscurecen cualquier perspectiva de futuro. La profundización del desempleo y la inflación que disminuye cada vez más la capacidad de consumo, son las principales preocupaciones hoy. Frente a estos problemas el gobierno y la CGT se unen para mantener el silencio sobre los claros responsables de la crisis: el gobierno profundizó el ajuste, y la CGT lo dejó pasar.

La reunión respondió más al intercambio de favores entre la central sindical y el gobierno que a la búsqueda de soluciones frente a la crisis que afecta a la mayorías de les trabajadores del país. El apoyo político de la CGT al gobierno de Alberto Fernández fue reconocido con sumas millonarias: durante la reunión, el presidente les prometió $7.000 millones extra para las obras sociales; que se suman a los $13 .000 millones que el gobierno giró a las obras sociales sindicales en los primeros seis meses del año para el financiamiento de diversos tratamientos médicos, al pago de proveedores y los mayores gastos derivados de la atención sanitaria de la pandemia.
Se trata de fondos que pertenecen a las organizaciones obreras pero son retenidos por los gobiernos para el toma y daca con sus cúpulas, que luego las mal administran sin ningún tipo de control.

Actualmente la CGT se encuentra preparando la renovación de autoridades, y la reforma del estatuto. Entre los cambios propuestos, se prevé la incorporación de la paridad de género en los cargos, por lo que las mujeres pasarían a ocupar un 50% de los cargos; si bien aún no llega a cubrir el mínimo de mujeres exigido por ley, un 30%. Sin embargo, no anunciaron medidas para responder a la situación de las mujeres trabajadoras y desocupadas, las mayores afectadas por la crisis.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias