×
×
Red Internacional

La suba se debe principalmente a los precios de la energía y los alimentos, por los efectos de la guerra en Ucrania y la crisis de abastecimiento. Los salarios subieron por detrás del aumento de precios.

Martes 12 de abril | 18:58
Foto: BBC.

La inflación en Estados Unidos registró una tasa interanual del 8,5 % en marzo, seis décimas más que en febrero y es el nivel máximo desde 1981, según informó este martes la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). En tanto, la inflación en marzo con respecto al mes anterior aumentó al 1,2 %. Es la mayor cifra desde 2005.

El IPC núcleo ─no pondera alimentos frescos ni energía─ también trepó al 6,5 % interanual frente al 6,4 % de febrero y marca máximos desde agosto de 1982 (7,1 %).

Los aumentos en los combustibles, la vivienda y los alimentos fueron los que más contribuyeron a la suba. Los combustibles aumentaron un 48 % interanual y un 18,3 % solo en marzo (en febrero fue del 6,6 %), representando más de la mitad del incremento en el IPC general intermensual. Los alimentos subieron un 1 % en marzo y un 8,8 % interanual. La vivienda escaló un 5 % interanual y un 0,5 % en marzo, al igual que los dos meses anteriores.

Por su parte, el índice de coches y camiones usados descendió un 3,8 % durante el mes. Algunos analistas señalan que este indicador podría anticipar que se estaría llegando al pico de inflación.

La suba de la inflación se explica por las interrupciones de la cadena de suministro just in time [justo a tiempo] que provocaron la escasez de productos y se encarecieron los productos por el incremento de los costos para llegar a destino. Luego la guerra en Ucrania impactó en los precios de la energía y los alimentos.

Te puede interesar: Cadenas de producción, cuellos de botella y posiciones estratégicas

La Fed aumentaría las tasas de interés en medio punto porcentual en su próxima reunión de política monetaria en mayo. Los funcionarios pronostican que la tasa será de aproximadamente el 2,4 %, lo que implica al menos un ajuste más de medio punto además de cuatro aumentos más de la tasa de un cuarto de punto en 2022. Esta decisión impactará en los países atrasados y dependientes ya que provoca una salida de capitales que buscan una mayor tasa de interés en Estados Unidos.

El gobierno de Biden responsabilizó el lunes del aumento de los precios a la guerra, y la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó que la inflación sería “extraordinariamente elevada debido al aumento de precios de Putin”. Sin embargo, se omitió que la inflación ya se encontraba en niveles elevados antes de la guerra por la crisis de abastecimiento.

En tanto, Kathy Bostjancic, de Oxford Economics, explicó al diario El Economista que "la guerra entre Rusia y Ucrania echó más leña al fuego de la inflación a través de la subida de los precios de la energía, los alimentos y las materias primas, que están cargados de turbo por el empeoramiento de los problemas de la cadena de suministro. Esto llevará a un pico de inflación más alto a corto plazo y a un lento descenso hasta 2022. Esperamos que la subida general de los precios al consumo alcance un máximo cercano al 9 % en mayo, pero que termine el año todavía por encima del 5 %".

Analistas del banco nórdico SEB consideran que la "inflación en EE. UU. probablemente alcanzó su punto máximo en marzo, pero hay muchos riesgos por delante", por la rápida suba de los combustibles.

Mientras tanto se deteriora el poder de compra de la clase trabajadora. En la comparación anual, los salarios subieron 5,6 % frente al 8,5 % de la inflación.

Te puede interesar: Las perspectivas de la guerra a un mes de la invasión rusa a Ucrania




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias