×
×
Red Internacional

En agosto bajó apenas dos décimas con respecto al índice de julio, una desaceleración más lenta de la esperada, lo que alimenta los temores de una suba de tasas de interés por la Reserva Federal la próxima semana. Las acciones de Wall Street se desplomaron tras conocerse el dato.

Martes 13 de septiembre | 19:50
La inflación continúa en niveles históricos en Estados Unidos y preocupa al gobierno de Joe Biden. Foto: Telam.

La inflación de Estados Unidos bajó dos décimas en agosto y situó su tasa interanual en el 8,3 %, según los datos publicados este martes por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). Si bien es el segundo mes consecutivo en bajada (8,5 % en julio y9,1 % de junio, el nivel más alto en cuatro décadas), el ritmo sigue siendo más lento que el esperado y aumenta la expectativa de una nueva suba de tasas de interés por la Reserva Federal norteamericana (Fed) el próximo miércoles.

En términos mensuales, los precios subieron un 0,1 % respecto a julio, luego de mantenerse planchados el mes anterior. La suba inesperada de agosto de los precios al consumidor se debe a que el descenso de los precios de la gasolina y el abaratamiento de los precios de los autos usados se vio compensado por el aumento de los costos de los alquileres y los alimentos.

Rápidamente, tras conocerse el dato "los mercados" (el capital financiero) reaccionaron al informe con bruscas caídas, ante el temor por el impacto que la suba de tasas pueda generar en la actividad económica. Los índices de Wall Street registraron caídas de hasta 5,1 %.

"Se espera que en la reunión de la Fed del 21 de septiembre se realice un nuevo aumento de la tasa de interés de referencia en 75 puntos básicos, siendo así la tercera suba de esta magnitud, marcando la continuidad de la política monetaria hawkish de la entidad", indicó Lucas Buscaglia, de Invertir Online (IOL).

En julio, Jerome Powell (presidente de la Reserva Federal - FED) anunciaba la cuarta suba consecutiva de la tasa de referencia, en 0,75 % para ubicarla en un rango entre entre 2,25 % y 2,50 %, con el objetivo de frenar el ritmo de precios. Sin embargo, el enfriamiento monetario también impacta en el ritmo de crecimiento económico, que sumaba en el segundo trimestre dos trimestres seguidos de contracción, lo que es considerado una "recesión técnica".

“Los datos de hoy muestran más avances en la reducción de la inflación global en la economía estadounidense. En general, los precios se han mantenido esencialmente planos en nuestro país estos dos últimos meses”, dijo el presidente estadounidense Joe Biden. Sin embargo, “se necesitará más tiempo y determinación para bajar la inflación”, añadió el presidente.

Pero más allá del optimismo que intentó mostrar Biden, la suba de precios se mantiene en niveles históricamente altos para ese país y deteriora los ingresos reales de las mayorías trabajadoras. Alimentos, alquileres y costos de los servicios públicos suben a un ritmo poco frecuente afectan el poder adquisitivo de las familias y profundizan el pesimismo sobre la economía .

Incluso si la inflación alcanza su punto máximo, especialistas prevén que podría tardar dos años o más en volver a acercarse al objetivo anual del 2 % de la Reserva Federal. Es probable que los alquileres y otros servicios, como la sanidad, sigan subiendo en los próximos meses. Entre los problemas que aceleraron los precios los economistas han señalado diversas causas, desde el paquete de estímulo fiscal de Joe Biden, de 1,9 billones de dólares, aprobado el año pasado, los cuellos de botella en las cadenas de suministro, la invasión rusa de Ucrania y la escasez generalizada de artículos como los semiconductores han sido factores clave.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias