Internacional

MAESTRAS Y TRABAJADORAS SOCIALES EN LUCHA

La huelga de las guarderías, trabajadoras contra la precariedad en Alemania

El conflicto entre las trabajadoras y trabajadores del servicio social y educacional está en un momento de definiciones. Una huelga en la que las mujeres son grandes protagonistas, enfrentando la precariedad del empleo femenino en Alemania.

Lilly Freytag

Berlín

Sábado 18 de julio de 2015 | Edición del día

Después de que las maestras y trabajadoras sociales fueran forzadas a una conciliación, la comisión encargada de mediar entre las partes anunció su resultado el 22 de junio. La resolución propuesta contiene un aumento salarial promedio del 3,3 por ciento en un lapso de cinco años. Pero ciertos tipos de empleos obtienen aumentos aún más bajos y sectores enteros no tienen ningún tipo de aumento salarial. Además, las trabajadoras con más antigüedad se benefician más que las jóvenes.

Esta resolución está muy lejos de la “revalorización” por la que luchan las trabajadoras desde el comienzo del conflicto. Su demanda es el aumento salarial de un 10 por ciento. Por esta razón muchas huelguistas reaccionaron frustradas por el resultado, aun cuando nunca hubo grandes expectativas alrededor de la conciliación.

El congreso de delegadas de huelga – un grupo de 300 delegadas de base – del sindicato ver.di rechazó la propuesta de la comisión de conciliación. Poco antes, las delegadas se habían quejado por las maniobras antidemocráticas que llevaron a la conciliación.

Hasta el día 8 de agosto los sindicatos VER.DI y DBB van a consultar a sus afiliados. Después se eso se va a seguir negociando, pero hasta entonces no habrá huelgas. La burocracia quiere usar este periodo para convencer las trabajadoras de la oferta.

Se produjo lo que temían muchas maestras y trabajadoras sociales; la burocracia posterga el conflicto hacia las vacaciones de verano, lo que hace aún más difícil golpear fuerte.

Esto atenta contra el ánimo de lucha de la base porque están aisladas ante el fin de la huelga efectiva, lo que facilita el objetivo de la burocracia de convencerlas de aceptar la oferta de conciliación. La burocracia logró también otro objetivo: impedir que se unieran con otra huelga importante como la de correos, que terminó hace una semana.

Desde diferentes colectivos de apoyo se plantea que hay que multiplicar la solidaridad con la lucha para que las maestras y trabajadores sociales puedan superar las maniobras de la burocracia. Las trabajadoras tienen que apelar a la colaboración de los padres y otros afectados. Trabajadores de otros sectores tienen que discutir las demandas del servicio social y educacional. Los estudiantes y activistas solidarios, buscar involucrarse en la lucha y apoyar a las huelguistas para que puedan mantener sus demandas.

La solidaridad con las maestros y trabajadoras es hoy una cuestión fundamental, ya que una revalorización real de este trabajo, que es ejercido en un 95 por ciento por mujeres, es parte de la lucha contra la opresión de las mujeres y la sobreexplotación de la fuerza laboral femenina en Alemania.

Su resultado tiene consecuencias para las condiciones de vida y trabajo de miles de trabajadoras.

Traducción: Peter Robe







Temas relacionados

Huelgas Alemania   /    Mujeres trabajadoras   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO