Internacional

MOVIMIENTO OBRERO

La huelga de General Motors y las Huelgas por el Clima deben ir juntas

A primera vista, pareciera que ambas huelgas no tienen mucho en común. Pero la clase trabajadora es la única fuerza social que puede reorganizar la economía. Los trabajadores deben tomar la dirección en las Huelgas por el Clima.

Sábado 28 de septiembre | 14:51

En la última semana, dos huelgas sacudieron a Estados Unidos. Una fue la Huelga Global por el Clima: en todo el mundo, cuatro millones de personas salieron a las calles para exigir medidas urgentes contra el cambio climático. En la ciudad de Nueva York, donde acaba de comenzar la Cumbre de Acción Climática de la ONU, la cifra fue de hasta 250,000.

La otra fue la huelga de General Motors. En todo Estados Unidos, 50,000 trabajadores pararon para exigir mejores salarios y poner fin a la desigualdad entre los llamados trabajadores "temporales" y la fuerza laboral permanente. Actualmente, esta huelga ya repercute a la industria automotriz mundial.

A primera vista, puede parecer que estas luchas no tienen mucho en común. De hecho, pueden parecer directamente opuestas. Greta Thunberg y quienes se unen a las huelgas por el clima están pidiendo una movilización de emergencia contra las emisiones de CO2, lo que necesariamente requeriría reducciones drásticas en la cantidad de automóviles.

Los trabajadores de GM, por el contrario, están tratando de ganar empleo seguro produciendo automóviles. Y estos representan al menos una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en los EEUU.

Entonces, ¿cómo podrían unirse estos dos movimientos?

Trabajadores para el futuro

Los jóvenes que salieron a las calles el 20 de septiembre no estaban solos. Especialmente en Alemania, donde 1,4 millones de personas participaron en 500 acciones en todo el país, innumerables trabajadores se unieron a la protesta juvenil.

En todo el mundo, los líderes sindicales expresaron su apoyo a la acción. Pero en contados casos, donde organizaron a sus trabajadores para unirse a las huelgas. Temiendo de las leyes antisindicales o de su propia capacidad para organizar las movilizaciones.

Incluso en la ciudad de Nueva York, donde innumerables maestros planeaban unirse a la manifestación se les prohibió hacerlo, fueron los mismos líderes sindicales se negaron a llamar a la gente a unirse.

En la Cumbre de Acción Climática de la ONU, Greta Thunberg expresó su ira hacia los líderes mundiales que se niegan constantemente a tomar medidas significativas contra el cambio climático. En los últimos 30 años, estos políticos capitalistas han demostrado que son completamente incapaces de reducir las emisiones de CO2.

Están comprometidos a maximizar las ganancias de los capitalistas de su país, trimestre a trimestre. Incluso si algunos políticos pudieran estar seriamente preocupados por la perspectiva del colapso de la civilización humana, están sujetos a una competencia constante y feroz entre ellos. Si una empresa o un gobierno intentan limitar o reducir las emisiones, sus competidores tendrán una ventaja.

Entonces, si realmente necesitamos una movilización de emergencia, ¿quién la llevará a cabo?: las personas que no se benefician de la destrucción del medio ambiente. En otras palabras: la clase trabajadora.

Los trabajadores mantienen funcionando al mundo entero, incluidas minas, refinerías de petróleo, fábricas de automóviles, aerolíneas y cualquier otra actividad que libere gases de efecto invernadero. Los trabajadores están en una posición única para tomar las medidas drásticas necesarias para detener la crisis climática.

En este momento, los trabajadores de General Motors están mostrando esto: si quieren, pueden detener la producción de automóviles de un día para otro. Tienen un poder increíble si simplemente se niegan a trabajar.

Produciendo bajo control de los trabajadores

Sin embargo, los trabajadores pueden hacer más que cerrar una fábrica. También pueden producir sin patrones. Por ejemplo, Los trabajadores de una fábrica de automóviles, podrían reconfigurar la producción: en lugar de fabricar automóviles individuales con motores de gasolina, podrían construir un transporte público basado en energía renovable.

Esto es exactamente lo que está sucediendo enel astillero Harland & Wolff en Belfast. Para protestar contra el cierre de la instalación que una vez construyó el Titanic, los 122 trabajadores ocuparon su lugar de trabajo. Su demanda es que el gobierno lo nacionalice para producir turbinas para energía renovable.

Esto es más que un sueño imposible. Hay varios ejemplos en los últimos años en los que los trabajadores se hicieron cargo de sus fábricas de esta manera. En el 2001, quinientos trabajadores ocuparon la fábrica de cerámica Zanon en Argentina.

Organizaron la producción en asambleas democráticas. logrando así, salvar sus trabajos y producir baldosas cerámicas para la comunidad. Esto ha estado funcionando por más de 15 años. Algo muy similar sucedió en la imprenta Madygraf, también en Argentina.

El cambio climático es un problema monumental. Requeriría que millones de trabajadores en todo el mundo se hicieran cargo de franjas enteras de la economía. Y, sin embargo, esta es, con mucho, la solución más "realista". La acción revolucionaria de los trabajadores, transgrediendo deliberadamente los derechos de la propiedad privada de los capitalistas, es la única oportunidad que tenemos.

Hoy hay más de tres mil millones de trabajadores asalariados en el mundo. Si la clase trabajadora estuviera organizada, podríamos comenzar un plan de emergencia contra el cambio climático con el chasquido de nuestros dedos.

Esto incluiría nacionalizar las industrias de combustibles fósiles, ponerlas bajo el control de los trabajadores e invertir en energías renovables. Todas estas medidas tendrían que ser llevadas a cabo por los trabajadores.

De la huelga climática a la huelga general

Esto nos lleva de vuelta a la huelga de General Motors. Los trabajadores muestran su increíble poder: le cuestan a la empresa hasta 100 millones de dólares por día. Si pudieran arrojar ese poder a la lucha contra el cambio climático, finalmente podríamos ver una acción significativa contra la crisis.

Lo único que nos detiene en este momento son las burocracias privilegiadas que controlan los sindicatos. Se niegan a convocar ataques reales contra el cambio climático: estos burócratas se ven a sí mismos como co administradores del capitalismo. Los trabajadores de base necesitan organizarse para presionar a sus líderes para que convoquen huelgas reales.

Los jóvenes activistas por el clima no necesitan perder su tiempo apelando a los políticos capitalistas. En cambio, necesitan atraer a la clase trabajadora. No tiene sentido apelar a los "líderes mundiales" y a los poderosos.

La única posibilidad que tenemos es deshacernos de estas estructuras de poder. Las huelgas por el clima ya han inspirado enormes franjas de trabajadores. Pero ahora los activistas deben comenzar a organizar a los trabajadores, con un programa para cambiar radicalmente la economía.







Temas relacionados

#HuelgaPorElClima   /    Estados Unidos   /    General Motors   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO