×
×
Red Internacional

Cuarenta años después de haber hecho la toma y ya retirado, el fotógrafo Robert Doisneau se vio obligado a revelar la verdad acerca de la famosa postal parisina.

Sábado 15 de enero | 07:33
Foto | Robert Doisneau

El fotógrafo francés Robert Doisneau era ya un experimentado profesional a comienzos de los años 50. Había ganado el Premio Kodak y trabajaba para varias agencias, gracias a su cobertura de la Francia ocupada y su posterior liberación, durante la Segunda Guerra Mundial. Antes había trabajado en la fábrica Renault haciendo fotografía industrial y publicitaria, lo que le permitió interesarse por retratar el mundo de los trabajadores, algo que puede verse en sus fotografías de la gente de los suburbios parisinos donde residía, mayormente inmigrantes, o en su serie de retratos en el gran mercado de Les Halles en París.

“Cuando los fotografío (a los vecinos de París) no es como si estuviera allí para examinarlos con una lupa, como un observador frío y científico. Es algo muy fraternal, y es maravilloso arrojar luz sobre aquellas personas que nunca están en el centro de atención”.

Compartía con otros colegas como André Kertesz, Robert Capa o Henri Cartier-Bresson, una mirada profundamente humanista de la profesión. Haber presenciado y registrado los horrores de la guerra había marcado a una generación de fotógrafos. Generalmente despojadas de pretensiones formales, las fotografías de Doisneau apuntaban directo a la emoción.

“Las maravillas de la vida cotidiana son emocionantes; ningún director de cine puede organizar lo inesperado con lo que uno se encuentra en la calle.”

Sin embargo, su interés por buscar la belleza en la vida cotidiana de la gente común no le estaba resultando del todo rentable. Sus colegas y amigos le decían que no lograría vender a nadie esas fotos. Mientras Cartier-Bresson por ejemplo, se pasaba tres años fotografiando la China revolucionaria de Mao, lo que evidentemente era un tema vendible para los medios, Doisneau seguía recorriendo los barrios de las afueras de la ciudad. Aunque al igual que su colega y paisano su mirada nunca fue puramente documental. Hay mucho humor e ironía en sus fotografías, hallazgos visuales que sólo encuentra un fotógrafo con mirada aguda y paciencia de pescador.

“No fotografío la vida como es, sino como deseo que sea”.

Finalmente y quizás gracias a su experiencia en la foto callejera, le llegó un encargo a través de la agencia Rapho, para la que trabajaba: la revista Life necesitaba fotografías de jóvenes enamorados en París. No le dieron mucho tiempo para cumplir con el trabajo, y en una recorrida por la ciudad buscando imágenes, descubrió a una joven pareja besándose en un bar. Les propuso que posaran, a cambio de un pago, como modelos para las fotos que necesitaba. Daba la casualidad que los jóvenes eran estudiantes de una escuela de teatro, por lo que aceptaron sin problemas. Recorrieron distintos puntos de París para hacer las tomas y días después Doisneau, conforme con el trabajo, envió las fotos a la agencia y también algunas copias a la pareja.

Publicación de la revista Life en 1950.
Publicación de la revista Life en 1950. El beso famoso, en la segunda página, arriba a la izquierda. Robert Doisneau

Una serie de seis de esas fotografías se publicó finalmente en la revista estadounidense a doble página. Life era una revista ilustrada, pionera en su género, que vendía miles de ejemplares, por lo que las imágenes se difundieron ampliamente en Estados Unidos y en Europa. Doisneau logró así un gran reconocimiento por su trabajo, consiguiendo al año siguiente exponer en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. El beso era en ese momento sólo una más de la serie. Tendrían que pasar varias décadas para que se convirtiera en una de las imágenes más reproducidas y populares del siglo XX.

Fue así que en 1986 El beso del Hotel de Ville fue rescatada por un editor, quien la reencuadró en formato apaisado para utilizarla en una campaña publicitaria. La imagen se multiplicó igual que su popularidad, impresa en grandes carteles en la vía pública. El beso se reprodujo además en tarjetas postales que recorrieron el mundo.

“(El beso) no es una foto fea, pero se nota que es fruto de una puesta en escena, que se besan para mi cámara.”

Doisneau iba a coincidir así con sus críticos. Si bien nunca había ocultado que fuera una foto preparada (Life tampoco le había puesto como condición la espontaneidad, sólo le encargó imágenes ilustrativas de un tema), nadie le había preguntado al respecto hasta entonces, cuarenta años después de hecha la foto. Sucedió que la gran difusión que tuvo la imagen hizo que empezaran a aparecer parejas asegurando ser los protagonistas del famoso beso parisino. Como Jean y Denise Lavergne, quienes decían reconocerse en la foto y demandaron al autor un resarcimiento económico por haber sido fotografiados sin permiso.

Doisneau, ya retirado y con 81 años, decidió entonces responder a la demanda revelando los nombres de los verdaderos protagonistas de la fotografía: Francoise Delbart y Jacques Carteaud, reconociendo implícitamente que la toma había sido una puesta en escena. El fotógrafo se desligó así de la demanda, pero se ganó la censura de los puristas, quienes debatieron en medios especializados acerca del supuesto engaño, cuestionando el recurso de escenificación de la toma fotográfica.

Como broche de oro a las penurias que su foto más popular le estaba deparando al autor francés, la verdadera protagonista de la foto reclamó ante la justicia por sus derechos de imagen. Doisneau presentó como prueba el recibo, guardado durante más de cuarenta años, firmado por Francoise y Jacques, que demostraba el pago realizado a los actores por la sesión de fotos, con lo cual la demanda fue desestimada. Aunque ante la republicación de la imagen, quizás Francoise hubiera tenido el derecho a reclamar su parte, así como seguramente Doisneau habrá recibido lo correspondiente por su autoría. Sin embargo, la señora Delbart no se quedó con las manos vacías: puso en venta la copia original firmada que el fotógrafo le había regalado en su momento, obteniendo por ella 150 mil euros de parte de un coleccionista.

Robert Doisneau falleció en 1994, luego de un par de años de amarga fama e inesperadas controversias, ocasionadas por una foto que no le gustaba demasiado.

El beso del Hotel de Ville.
El beso del Hotel de Ville. La fotografía en su formato original. Robert Doisneau

Luego de un poco de historia volvamos a la foto original publicada en Life: tiene el formato cuadrado característico de las antiguas cámaras Rolleiflex, que como se operan a la altura del ombligo, mirando hacia abajo a través del visor superior, son ideales para hacer fotos pasando desapercibidos. Ideal para Doisneau, quien era sumamente tímido y esta cámara le permitía hacer retratos sin mirar a la cara a las personas.

El beso es una instantánea muy expresiva, con el cuadro lleno de personajes y objetos en movimiento alrededor de la pareja, quienes aparecen congelados y nítidos en el centro de la imagen, ajenos al trajín de la ciudad. El mundo se detuvo para ellos en ese instante, parece decir el autor, o al menos es lo que creemos ver.

“No suelo dar consejos o recetas, pero hay que dejar que la persona que mira la fotografía, de alguna forma la termine. Usted debe ofrecer una semilla que crezca y abra sus mentes.”

Robert Doisneau decía así que la foto termina de armarse a través de la mirada del espectador. Aunque El beso del Hotel de Ville es un ejemplo de todo lo que un fotógrafo puede poner de sí mismo para contar una historia, en este caso de amor. Aunque se trate de una ficción. Como una película inmóvil.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias