×
×
Red Internacional

Evaristo Pared y su familia presentaron ayer una denuncia contra el empresario Brest, dueño de la finca de la cual Rocío comió una mandarina con agrotóxicos que terminó con su vida. Ellos siguen fumigando y la familia sigue pidiendo que se haga justicia.

Nancy MéndezLic. en Trabajo Social UBA | Redacción Zona Norte Gran Buenos @NancyMariele

Jueves 28 de octubre | 08:51

La familia de Roció Pared, la niña que falleció por comer una mandarina que estaba rociada con agrotóxicos, Exige a la jueza María Mareco, expida la causa, que resuelva urgente el pedido de imputación del dueño de la finca, Luis Ángel Brest, el avance de la causa tendrá como resultado que paren las actividades donde siguen trabajando diariamente con todos los productos tóxicos que terminaron con la vida de Rocío, sostiene la familia.

Te puede interesar: Justicia por Rocío: la niña que murió por comer una mandarina

En el día de ayer Evaristo Pared y su familia hicieron efectiva una denuncia contra el empresario Brest, quien hace 3 días seguidos vienen fumigando al pueblo y cuentan que el olor que se desprende es insoportable.

Cristian Piriz de Guardianes del Ibera nos cuenta que desde la organización vienen acompañando a la familia Pared desde que sucedieron los hechos hasta el día de hoy; es inadmisible que en medio de un proceso judicial sigan fumigando sin importarles las consecuencias y la salud de las familias de este lugar, como también es improcedente que la familia Pared tenga que ocuparse del trabajo que le corresponde a la Jueza y no lo está realizando. Que la jueza María Mareco dicte sentencia, es urgente.

Noticia en desarrollo




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias