×
×
Red Internacional

#50AñosMendozazo. La experiencia del movimiento estudiantil mendocino en los ´70

A 50 años del Mendozazo presentamos algunas de las luchas que protagonizó el movimiento estudiantil universitario que fueron antesala, junto con otros conflictos obreros, del estallido de abril de 1972.

Lunes 4 de abril | 00:00

Fotografías: Diario Mendoza, marzo 1971

Desde principios de la década de 1960 en Latinoamérica y el mundo se vivió un auge revolucionario abierto con la revolución cubana en 1959, las protestas estudiantiles en México en 1965, el mayo francés en 1968. En Argentina hay un proceso de radicalización de masas: el Cordobazo de 1969 que inauguró una serie de levantamientos conocidos como los "azos" que en los siguientes tres años hicieron entrar en crisis a la dictadura autodenominada "Revolución Argentina" de Onganía, Levingston y Lanusse.

En este contexto de alzamientos se materializó una tendencia que tiene algunos antecedentes en décadas anteriores como en la reforma universitaria de 1918, la unidad en la lucha de obreros y estudiantes. Lo que nos interesa en este artículo es esbozar algunos de los conflictos que protagonizaron las y los estudiantes en Mendoza en los años ´70, cuando comienzó un proceso de organización estudiantil que cuestionó profundamente la realidad que se vivía, en particular con el régimen de la universidad, haciendo una crítica hacia la enseñanza de estas instituciones y su carácter elitista.

La lucha contra el limitacionismo

La dictadura de Onganía se propuso una cruzada contra la juventud radicalizada, un año después de la noche de los bastones largos de 1966 decretó una Ley Universitaria que prohibió la actividad militante, política y propagandística en las universidades. Sumado a la implementación de exámenes de ingreso y expulsión de docentes y estudiantes. En Mendoza las protestas no se hicieron esperar, uno de los primeros hitos que protagonizaron los estudiantes en los primeros meses del año 1971 fue cuando se organizaron contra los exámenes de ingreso en las carreras de Medicina y Ciencias Económicas:

El 26 de febrero por la tarde, los estudiantes de Económicas se reunieron en el colegio Martín Zapata. Arrojaron gamexane en las aulas donde se iba a desarrollar el examen, impidiendo que se tomara la segunda prueba de ingreso. Entre insultos y cánticos, impidieron el acceso al interventor Espinosa. Una columna de cien estudiantes de Políticas se hizo presente en solidaridad. Al poco tiempo estallaron los enfrentamientos, cuando un piquete de federales comenzó la represión”. [1]

Esta cita y la siguiente grafican el porque del compromiso de los estudiantes con las ideas y la realidad de estos años. Discutían acerca del carácter solidario con la clase obrera que debían tener los profesionales en una lucha contra la cruzada conservadora que quería imponer la dictadura del ´66, que para estos años ya muestraba signos de debilidad.

Desde el comienzo, se destacó la necesidad de unidad entre los estudiantes de medicina y los aspirantes al ingreso, porque tanto estas pruebas como los requisitos de condicionalidad eran medidas limitacionistas. Expresaban que las materias del ingreso “no hacen a la carrera médica, solo sirven para evitar que se formen médicos que el gobierno no necesita pero el pueblo sí”. [2]

"Los últimos días de febrero y el mes de marzo concentraron el mayor número de acciones y fueron, cualitativamente, el momento de máxima intensidad de la lucha estudiantil en este año". Luego de este proceso, hasta el estallido del Mendozazo en abril del ´72 se sucedieron otros conflictos docentes, vitivinícolas, estatales, donde los estudiantes también participaron con lo que fue una característica central en todos los "azos": la unidad obrero-estudiantil.

Luego del Mendozazo, la herida dictadura de Lanusse comenzó a buscar un desvío y una salida con el regreso de Perón y las elecciones de 1973, la combatividad de obreros y estudiantes no cesó. En los años siguientes se profundiza la organización de estudiantes en instancias de participación y discusión sobre los planes de estudio, las bibliografías y la orientación de sus carreras. En las facultades donde la Iglesia y el oscurantismo tenían mayor injerencia entre sus planteles docentes, como Artes y Filosofía y Letras, los estudiantes le opusieron un perfil más social y crítico. Pero para esto había que enfrentarse a los grupos más conservadores que dirigiían la universidad desde hacía décadas.

En este proceso se conforman los juicios académicos públicos, impulsados por la organización de los cuerpos de delegados estudiantiles, donde se sumariaban y un tribunal de estudiantes decidía la expulsión de docentes colaboradores con la dictadura. Fue el caso del ex rector Julio Herrera acusado de ser partícipe del plan represivo de la dictadura de Onganía en la Universidad. En Ciencias Políticas fue expulsado por un tribunal de estudiantes y trabajadores el profesor Dardo Pérez Guilhou, responsable de aplicar la política persecutoria de la dictadura del ´66.

Un ex estudiante de sociología relata la situación con un profesor "ya pasado el Mendozazo, hubo una asamblea en la facultad para pedir la expulsión del profesor de la cátedra de Geopolitica, dictada por Gómez Rueda, que en ese momento era jefe de la Guarnición de Uspallata. Recuerdo que esa asamblea fue gigantesca y apareció el profesor; así que pudimos decirle todo personalmente, cada una de las agrupaciones fue hablando, acusándolo de asesino, torturador, etc. Él comenzó a gritar que esa asamblea le había reafirmado su posición de que tenía que seguir luchando contra el trapo rojo”. [3]

En la organización de asambleas también se eligieron autoridades, es el caso de Roberto Carretero y Arturo Roig, quienes atendieron a las demandas estudiantiles de reforma académica y pedagógica: ninguna restricción al ingreso talleres libres, el reemplazo del sistema de cátedras por áreas (un enfoque más democrático) la modificación de planes de estudio, métodos de evaluación, etc.

Este proceso se vio interrumpido a partir de la designación de Oscar Ivanissevich como Ministro de Educación en agosto de 1974 quien, bajo las órdenes de Isabel Perón, despliega una política represiva contra la izquierda en las universidades. En todos estos años existieron agrupaciones de ultraderecha en la Universidad, pero hacia fines de 1974 ya empiezan actuar más abiertamente con bandas paramilitares como la triple A de López Rega.

Desde 1976 la dictadura militar intentó eliminar cualquier instancia de organización entre trabajadores y estudiantes, persiguiendo, expulsando, reprimiendo y desapareciendo a decenas de estudiantes, docentes y trabajadores de la universidad y eliminando todas las conquistas del movimiento estudiantil con la ayuda de los sectores más reaccionarios y conservadores como el Opus Dei, quienes conformaron listas negras de estudiantes y docentes de las facultades. Fueron eliminados los planes de estudio conquistados, expulsados estudiantes, docentes y no- docentes, se eliminaron de cátedras de ciencias sociales por ser tildadas de “marxistas”, una persecución ideológica que tuvo como partícipes a muchos apellidos que hasta el día de hoy continúan al frente de las cátedras.

En todo el proceso de autoorganizacion mencionado el rol de los centros de estudiantes y los cuerpos de delegados cumplían un papel activo en la organización, se conformaron desde frentes hasta federaciones que coordinaban acciones hacia adentro de la universidad como hacia afuera con trabajadores y sindicatos. Hoy, 50 años después, recuperar estos ejemplos de organización de los hijos del mayo francés, del cordobazo y del mendozazo es de vital importancia para pelear contra el carácter elitista de la universidad, contra la injerencia de la iglesia católica en nuestras facultades, la restricción en los ingresos y los mecanismos expulsivos, los planes de estudio y un régimen universitario que como se cuestionaba hace 50 años, está completamente alejado de las necesidades del pueblo. Y sobre todo para rescatar la experiencia de unidad de estudiantes y trabajadores para enfrentar al régimen del FMI.

Mirá el dossier completo.


[1Cobos, Ayelén & otros.(2006). Esos cuerpos indóciles. El movimiento estudiantil mendocino entre los años 1966 y 1974. Inédito

[2ídem

[3Bravo, Nazareno & otros (2014) Apuntes de la memoria. Política, reforma y represión en la Universidad Nacional de Cuyo en la década del 70. Mza. EDIUNC





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias