×
×
Red Internacional

Como un ciudadano cualquiera, el ministro de Ambiente se limita a enviar cartas documento y visitar las áreas devastadas, mientras el Gobierno sigue avalando prácticas destructivas y desfinanciando la ley de bosques.

Valeria Foglia@valeriafgl

Miércoles 10 de marzo | 16:08

Miles de hectáreas consumidas por el fuego, cientos de casas destruidas, otras sin luz ni agua, centenares de evacuados y al menos quince personas desaparecidas es el saldo preliminar del incendio que volvió a desatarse en la Comarca Andina. El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, anunció en conferencia de prensa que se hará presente en el lugar e iniciará denuncia penal por los que reconoce como incendios intencionales en siete localidades de Chubut y Río Negro.

La situación de la Comarca Andina se vuelve cada vez más grave: el fuego arremete contra barrios obreros, cientos de familias quedan en la calle y hay decenas cuyo paradero se desconoce. La respuesta de Cabandié es enviar carta documento, aunque los responsables políticos del desastre socioambiental están en su propio Gobierno, que redujo a la mitad los gastos del área dedicada al manejo del fuego con respecto al 2019: apenas un 0,0033 % del presupuesto 2021.

"Si hay un fuego simultáneo que se prende en solo tres horas, en siete localidades distintas y al unísono, no alcanzan los recursos para combatir el fuego con una intencionalidad tan manifiesta y eso merece ser penado", aseguró Cabandié, cuya cartera está en el foco de los reclamos porque contiene al Servicio Nacional de Manejo del Fuego, organismo que se encarga de coordinar acciones y proveer recursos para sofocar incendios en todo el territorio y que semanas atrás se retiró de Cuesta del Ternero, donde está situada la plantación de pinos donde se inició el incendio, dejando apenas una guardia de cenizas.

Casas devastadas en Golondrinas, Chubut | Foto: Ulises Crauchuk
Casas devastadas en Golondrinas, Chubut | Foto: Ulises Crauchuk

Desde el domingo se reportaron focos ígneos, que actualmente se extienden a localidades como Cerro Radal, Cholila y Las Golondrinas, en el departamento de Cushamen, en Chubut, y Cuesta del Ternero-El Bolsón, Cerro Otto-Frutillar y El Boquete, en Bariloche (Río Negro).

Como si fuese un ciudadano más, el titular de la cartera encargada de gestionar el presupuesto para el combate de incendios anticipó que "hoy voy a presentar una denuncia penal, porque lamentablemente los registros y la información que tenemos indican que el fuego se prendió intencionalmente y el que lo hizo sabía muy bien cómo hacerlo para perjudicar".

Desde el domingo se quemaron miles de hectáreas en la Comarca Andina. El Servicio Nacional de Manejo del Fuego informó este miércoles que en Chubut operaron 27 brigadistas, ocho autobombas y cuatro pick-up, mientras que en Río Negro el despliegue fue de 35 brigadistas, ocho autobombas (dos pertenecientes al SNMF, tres del Servicio Provincial de Manejo del Fuego de Chubut y tres del Servicio Provincial de Manejo del Fuego de Río Negro), una pick-up, tres aviones hidrantes (uno con base en El Bolsón y dos con base en Bariloche) y dos helicópteros del SNMF.

En la tarde del miércoles Alberto Fernández debió publicar un hilo de tuits donde "pasaba revista" de la misma información anunciada por el SMNF en su reporte diario. "Tarde como siempre" y "Guarda, ¿no será mucho? ¡Se prende fuego la Patagonia!" fueron algunas de las respuestas al mandatario.

Sin embargo, la realidad en el terreno tiene otra fisonomía. Como denuncia Laura Santillán, dirigente del PTS-Frente de Izquierda en Río Negro, es muy limitado el número de brigadistas operando en El Bolsón. Además, como ya hemos advertido, su tarea no se desarrolla en las mejores condiciones ni con los recursos adecuados.

A comienzos de marzo, el ministro Cabandié manifestó preocupación por la pérdida de bosques nativos durante la apertura de asambleas ordinarias del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema). "Si seguimos con esta tasa de deforestación, en 70 años nos quedaremos sin bosques", expresó. Lo cierto es que en Argentina el 50 % de la deforestación sigue siendo ilegal y esto ocurre a plena luz del día con aval y autorización de los Gobiernos.

Tras la sanción de la “ley de fuego”, una iniciativa promovida por el oficialismo y que especialistas calificaron como “tribunera” y “puro humo”, más de doce mil hectáreas fueron incendiadas en Río Negro, incluyendo áreas de bosque nativo.

La propia ley de bosques, normativa que busca proteger y conservar los ecosistemas boscosos, según datos de Vida Silvestre recibió en el presupuesto 2021 una asignación de apenas un 4,8 % de lo que corresponde por ley 26.331 (muy distante del 36,6 % de hace una década, ya que la ley de bosques nunca recibió la totalidad del presupuesto desde su entrada en vigor en 2009).

"Si no reflexionamos sobre estas actitudes y si la Justicia no reprende ni castiga a los culpables, esto puede suceder otra vez", expresó el ministro, cuyo accionar ante crímenes ambientales semejantes se limita a viajar a la zona siniestrada, evaluar daños y presentar denuncias penales, como ocurrió con los incendios del delta del Paraná en plena cuarentena.

El titular de la cartera ambiental del Gobierno que impulsa Vaca Muerta y la quema de combustibles fósiles responsabiliza a la crisis climática, el viento y las altas temperaturas por la expansión del fuego. A la vez, reconoce que es esperable que este tipo de eventos vuelvan a suceder por “actitudes despreciables” de particulares y se declara incompetente para prevenirlos o al menos disponer todos los recursos para sofocarlos. "Estamos ante una situación donde tenemos que lamentar víctimas, pérdidas materiales y de ecosistema que son irrecuperables", se justificó el ministro. Si la defensa del bosque nativo y las comunidades no es una prioridad, ¿qué lo es?

Tierra arrasada en Golondrinas, Chubut | Foto: Ulises Crauchuk
Tierra arrasada en Golondrinas, Chubut | Foto: Ulises Crauchuk



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias