×
Red Internacional

Panorama económico.¿La economía funciona “a pleno”?: recuperación desigual y salario mínimo de indigencia

La actividad económica frenó su mejora en febrero. Las nuevas restricciones ante la segunda ola de covid-19 encendieron las alarmas sobre el impacto en algunos sectores. La inflación carcome el poder de compra mientras se definirá una suba del salario Mínimo, Vital y Móvil. El haber está por debajo de la canasta de indigencia.

Viernes 23 de abril | 21:12

Argentina transita la segunda ola de coronavirus, el incremento de la circulación de nuevas cepas, aceleró la velocidad de contagios. En este contexto crítico, ¿cuál será el impacto en la economía? Las nuevas restricciones que implementó el Gobierno afectan de manera desigual a los sectores económicos, uno de los más golpeados es el rubro Hoteles y restaurantes.

La actividad económica cayó 2,6 % en febrero, respecto del mismo mes del 2020, según publicó este jueves el Indec. Medido en términos mensuales, se frenó la tendencia de recuperación de los últimos nueve meses y se registró un descenso de 1 % en relación con enero. Mejoraron de forma interanual seis sectores de los quince, y se destacó la Construcción con un aumento de 11,7 % interanual. En sentido contrario, el rubro Hoteles y Restaurantes se derrumbó 38,2 % interanual y Otras actividades de servicios bajó un 17,7 % interanual.

La semana próxima se reúne el Consejo del Salario, Mínimo Vital y Móvil para actualizar el piso salarial que en la actualidad está por debajo de la canasta de indigencia que elabora el Indec. La suba de precios no da tregua y carcome el poder de compra de los salarios.

Te puede interesar: Ocho medidas de emergencia frente a la suba de contagios que solo propone el Frente de Izquierda

El Gobierno se niega a tomar medidas de fondo para enfrentar la segunda ola, y evitar un mayor deterioro de las condiciones de vida de las mayorías populares. Los recursos están, pero hay que afectar los intereses de los empresarios. Los millonarios solo pagarán un magro impuesto como es el Aporte solidario y extraordinario, y en cuotas. Se necesitan medidas urgentes como propone el Frente de Izquierda como un Ingreso Familiar de Emergencia de $ 40.000, entre otras. La excusa de Fernández de que la economía funciona “a pleno” para rechazar un nuevo IFE carece de validez.

¿Se frena el rebote?

La consultora Ecolatina publicó un informe para analizar cómo las restricciones afectarán la recuperación de los distintos sectores. Los servicios estarán entre los sectores más expuestos. “Las nuevas restricciones perjudicarán principalmente a los sectores que ya venían más golpeados del año pasado: la gastronomía, la recreación, los servicios personales y culturales y el turismo, actividades que seguirán operando en niveles muy por debajo de la pre-pandemia durante todo el 2021. Como resultado, la segunda ola ampliará aún más la brecha existente entre los distintos sectores de la economía, profundizando la heterogeneidad de la crisis”, explica la consultora.

En tanto, la industria manufacturera y la construcción serían los menos afectados directamente, detalla el informe y añaden que las nuevas restricciones no afectarían tanto el funcionamiento del sector, así que las mejoras en dichos sectores podrían seguir.

La consultora considera que se ampliará la brecha entre los sectores ganadores y perdedores del 2021, y no prevén un impacto significativo de las mayores restricciones sobre el Producto en el corto plazo.

La economía crecerá este año un 6 %, según su proyección que se explica en gran parte por el arrastre estadístico positivo que dejó el año pasado. Sin embargo, la consultora advierte que la situación epidemiológica podría empeorar y se pregunta cuál será la magnitud y alcance que tendrán las restricciones. No se descarta un golpe a la economía superior al esperado.

Te puede interesar: Martín Guzmán y la gestión de la miseria versión 2.0

Las patronales responden al parate de la actividad económica con despidos como ya se vio el año pasado. Esta semana el Gobierno prorrogó hasta el 31 de mayo la prohibición de despidos, pero para los empresarios es papel mojado la norma.

En el promedio de 2020 los puestos de trabajo se redujeron en 1,56 millones frente al 2019 (-7,5 %), según un informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo Productivo. Los trabajadores más precarios fueron los más afectados: los puestos asalariados informales disminuyeron en 781.000 (-15,9 %) y los no asalariados en 503.000 (-9,5 %), mientras que los asalariados formales descendieron en 274.000 (-2,6 %).

Salario mínimo de miseria

El martes 27 de abril se reúne el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil para establecer un nuevo piso salarial y la actualización del seguro de desempleo donde participan las cámaras empresariales, los dirigentes sindicales y el Gobierno.

La propuesta oficial será una actualización cercana al 30 % y en tres cuotas, es decir el salario subirá a $ 28.080. El incremento es un porcentaje similar a la proyección de inflación que defiende Guzmán del 29 % para este año. Una estimación de ficción ya que las consultoras calculan un aumento superior al 40 % para 2021. El Gobierno repitió que los salarios le ganarán a la inflación este año, pero por las paritarias que ya se acordaron, podrían volver a perder.

Te puede interesar: De la mano de Alberto Fernández el salario mínimo cayó en la indigencia

En la actualidad el Salario Mínimo, Vital y Móvil es de $ 21.600, un monto que está por debajo de la canasta de indigencia. Los programas sociales perciben la mitad de esa suma. Este jueves el Indec dio a conocer que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) (mide lo que se necesita para no ser indigente, según el organismo) ascendió a $ 25.685 en marzo, una suba de 4,5 %. El salario mínimo en marzo aumentó sólo un 28 % en relación al mismo mes del 2020, mientras que la canasta de indigencia escaló un 48 % en el mismo período.

La situación es más grave si se compara el salario (muy) mínimo con la canasta de consumos mínimos que elabora la Junta Interna de Ate Indec. La canasta incluye el gasto de alquiler, y si bien no es un ideal, como aclara esa organización gremial, se acerca a lo que necesita un hogar para llegar a fin de mes: en febrero fue de $ 88.729,1. Es decir, que el salario mínimo alcanza para vivir solo una semana del mes (siete días). Si el salario aumenta a $ 28.080, alcanzaría para vivir nueve días del mes. Una miseria.

El salario mínimo no es el único castigado. Los salarios promedios del sector registrado (los mejores pagos) están lejos de alcanzar esta canasta de consumos mínimos. El poder de compra cayó en los últimos años. La inflación subió más que los precios.

Las patronales ven con horror cómo la clase trabajadora comenzó a luchar para recuperar el salario y en defensa del empleo como los trabajadores de salud en Neuquén, vitivinícolas de Mendoza o los trabajadores del Citrus en Tucumán, por solo mencionar algunos. El salario mínimo debería ser $ 50.000 para activos y jubilados como medida de emergencia, mientras se pelea para que cubra el costo de la canasta familiar.

Este 27 de abril que no decidan el salario mínimo unos pocos dirigentes sindicales y empresarios. Sobran los motivos para movilizarse como se votó en el Encuentro de trabajadores en lucha realizado en MadyGraf, trabajadores ocupados y desocupados de pie por las demandas del pueblo trabajador y en apoyo a las luchas.

Te puede interesar: 27 de abril: ocupados y desocupados juntos por salario, IFE, vacunas y en apoyo a las luchas




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias