Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

La defensa del femicida Farré alegará “emoción violenta e inimputabilidad”

Este lunes comenzó el juicio que tiene en el banquillo a Fernando Farré, por el asesinato de su ex esposa, Claudia Schaffer, en agosto de 2015. Tanto la querella como la defensa expresaron sus objetivos en este juicio.

Lunes 29 de mayo de 2017 | 14:18

Fotografía: Fernando Farré y Adrián Tenca, abogado defensor

Como ya había informado este medio, hoy comenzó el juicio en los Tribunales de San Isidro. La jornada inició a las 9 de la mañana, el primer paso estuvo dedicado a la elección de los 12 jurados populares, que serán seleccionados de un grupo de 48 persones destinadas especialmente para ocupar esos cargos.

Te puede interesar: Comienza el juicio oral contra el femicida Fernando Farré

Desde los tribunales de San Isidro se expresaron tanto la querella como la defensa de Farré. Por su parte, Adrián Tenca, abogado del acusado, sostuvo que: "Vamos a plantear la inimputabilidad y emoción violenta", y volvió a cuestionar "las pericias oficiales". También manifestó que el acusado estará presente en la audiencia inicial y en la del veredicto pero "no va a declarar".

Por su lado, Jorge Sandro, abogado querellante, planteó: “La acusación sostiene y va a probar que Farré cometió homicidio doblemente agravado: por el vínculo conyugal y por femicidio”. También explicó los detalles del procedimiento requerido para llevar adelante el juicio por jurado, una modalidad poco común en la Argentina.

El juez a cargo de la sentencia será Esteban Andrejín, del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de San Isidro. En tanto, de la acusación se encargarán las fiscales especializadas en violencia de género Carolina Carballido Calatayud y Laura Zyseskin.

“Emoción violenta” y femicidios

La estrategia planteada por la defensa de Farré niega que se trate de un femicidio y vuelve a poner sobre la mesa una polémica que resonó con fuerza ante el caso de Wanda Taddei: el uso del atenuante de “emoción violenta” en casos de femicidios.

Te puede interesar: No se mata por amor: cuando los medios naturalizan la violencia

Luego del fallo del tribunal que condenó al ex integrante de Callejeros a 18 años de prisión por haber quemado viva a su esposa, que consideró como atenuante que el músico actuó bajo “emoción violenta”, el 11 de diciembre de 2012 se promulgó la ley 26.791 que modifica el Código Penal e incluye la figura de femicidio como agravante en los casos de homicidio simple. Ante esta modificación, que si bien es un avance en materia legal tiene el límite de que el femicidio no es considerado una figura penal autónoma sino sólo un agravante, en los casos caratulados como femicidios no se puede utilizar el atenuante de “emoción violenta”.

Es por esto que la estrategia que se propone utilizar Tenca tiene el objetivo de negar que el asesinato de Claudia Schaffer fue un femicidio, a pesar de que existen antecedentes de violencia machista que comprometen a Farré como la denuncia realizada por su ex esposa días antes de su asesinato por violencia de género en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia y hasta había grabado el audio de una discusión entre ambos, donde el empresario reconocía haberla atacado físicamente antes.

En el mismo sentido, es importante señalar que los peritajes psicológicos y psiquiátricos practicados por la Asesoría Pericial de San Isidro concluyeron que “al momento del hecho, el imputado no padecía insuficiencia de sus facultades o alteración morbosa de las mismas, o estado de inconsciencia que le impidiera comprender la criminalidad de sus actos y/o dirigir sus acciones”. En el informe, las psiquiatras Liliana Varela y Ana María Harlap aseguraron que “la conducta homicida respondió a una etapa reflexiva por parte del victimario y reconoce un ánimo preexistente de malestar, ira, celos o resentimiento que actuó persistentemente sobre su personalidad y que culminó en la descarga motora delictiva”.

Las pruebas y pericias de la causa atentan contra la estrategia de la defensa, y suman al planteo de la querella. Pero habrá que esperar el desarrollo del juicio oral, y por jurados, para conocer la resolución de la Justicia en este caso.

Lo que sin dudas queda planteado es que la existencia de leyes, sin negar el avance que las mismas representan, no garantiza por sí misma una mejora material en la vida de las mujeres porque su aplicación como la conquista de todos nuestros derechos depende de la lucha del movimiento de mujeres organizado, independiente de todos los Gobiernos, y en las calles. Por eso este próximo 3J hagamos, una vez más, que la tierra tiemble: ¡Si tocan a una, nos organizamos miles!







Temas relacionados

Fernando Farré   /    violencia contra las mujeres   /    Claudia Schaefer   /    Violencia machista   /    Femicidios   /    Violencia hacia las mujeres   /    Femicidio   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO