Cultura

BAHÍA BLANCA

La cultura bahiense está en terapia intensiva y el municipio desconecta el respirador

La crisis del coronavirus agravó la situación de miles de trabajadores precarizadxs de la cultura y decenas de espacios culturales independientes. La respuesta del gobierno de Juntos por el Cambio es, otra vez, mostrar desprecio por la cultura local con nuevos recortes. Si no es por las buenas: ¿Cómo hacemos entender al municipio que tiene que poner plata en la gorra de lxs artistas?

Viernes 22 de mayo | Edición del día

Foto: Enrique Lorenzi

En estos días de aislamiento, crisis sanitaria, económica, social y hasta se podría decir para muchos crisis existencial, en el arte encontramos palabras, sonidos y colores que pueden evocar las cosas más bellas de la vida, así como pueden entablar un diálogo con el odio interior que nos producen los poderosos que condenan a la mayor parte de la humanidad a una vida miserable, perpetuando un sistema brutalmente desigual que los beneficia.

Mientras la cultura se revaloriza en su sentido, económicamente está en uno de sus peores momentos. Les artistas no pueden trabajar, los espacios culturales no pueden abrir, y como el personal de salud, valoran los aplausos pero no pueden usarlos para pagar las cuentas.

Poco le importa esto al municipio cuya cabeza es Hector Gay, quien desde inicios de su primer gestión dio sobradas muestras de desprecio a la cultura local. Para no ser menos, comenzó su segunda gestión designando en el area de Cultura a Morena Llanca Rosselló conocida por sus numerosos recortes en educación, incluyendo el cierre de al menos 100 talleres culturales que llegaban a los barrios. Su política de Cultura Abierta fue un ataque en toda la regla contra la cultura local, que fue resistido con una movilización que los primeros días de enero copó el “Honorable” Concejo Deliberante e hizo recular en chancletas a los concejales oficialistas.

Si no hay plata que haya aplausos, y si no hay aplausos que haya likes.

"La cultura bahiense está en terapia intensiva” es la dura metafora usada en un comunicado para describir la situación, por parte de la Asociación Argentina de Actores, la Red de Espacios Culturales Independientes y la Unión de Músic♪s del Sur. Mientras tanto la respuesta del municipio es... desconectar el respirador.

Es que para el intendente que cobra de bolsillo $400.000 al mes “todos seremos más pobres en el corto plazo”, entonces ha de pensar que los artistas sabrán adaptarse a esta situación ya que en general no les sobra mucho y tienen fama de bohemios. No solo no se dio ninguna respuesta a las exigencias de políticas de emergencia, presentadas por, sino que para colmo de males decidieron no renovar contratos a diversxs talleristas precarizadxs por el propio municipio. A esto se suma la denuncia de atraso en los pagos de los sueldos.

Recien despues de casi dos meses de una situación crítica, el dia de hoy se difundió la noticia de que el municipio pidió una ayuda de provincia para elaborar programas de financiamiento de emergencia, de los cuales todavía nada se sabe.

Para no ser injustos, hay que decir todo. En medio de esta grave situación el municipio lanzó el programa “Cultura en Casa” difundiendo desde las redes sociales del municipio a artistas locales, a quienes les pagan con “likes”, la versión virtual de los aplausos.

Del gobierno nacional tampoco llega ninguna salvavidas, mas bien para el sector de la cultura las medidas son pocas e insuficientes. El IFE como ingreso de $10.000 por grupo familiar, está muy lejos de cubrir las necesidades para llegar a fin de mes, y muches que lo necesitan no cumplen los requisitos o directamente fueron rechazades. Esto es doblemente indignante cuando nos enteramos que se está subsidiando a grandes empresas y el Estado le paga parte del sueldo a los gerentes de empresas como Clarín, Techint o la golpista Sociedad Rural.

Como alternativa a esta política, cientos de artistas e intelectuales sumaron su firma a una declaración en apoyo al proyecto de impuesto a las grandes riquezas del Frente de Izquierda Unidad, que propone gravar a los 15.000 más ricos, y permitiría destinar parte de eso a un salario de cuarentena de $30.000 para trabajadores que hayan perdido sus ingresos.

Podes dejar tu apoyo: Cientos de artistas e intelectuales apoyan el proyecto del FIT-Unidad de impuesto a las grandes fortunas

No dar el brazo a torcer o no servir nuestra cabeza como el pobre de Gardel

La estatua del tanguero sentado en la calle O’higgins es una buena imagen para referir la situación actual, como a Gardel, las políticas del municipio están decapitando la cultura local. Ahora bien, si el intendente Gay, la secretaria de Cultura y Educación Roselló y demás funcionarios políticos, piensan que, como la estatua, la cultura local va a dejar cortarse la cabeza y quedarse sentada en pose relajada, están muy equivocados.

Lxs trabajadores de la cultura vienen demostrando organización y capacidad de movilización frente a los ataques de la gestión Gay. Ahora bien, esto se podría potenciar mucho más si se aprovechara la sensibilidad social e inserción popular de les artistas para unir reclamos y fuerzas junto a otros sectores populares que comparten penurias y condición de precarizadxs, como la Red de Trabajadores Precarixs e Informales que se está empezando a conformar.

Muches artistas locales vienen siendo parte en diversas luchas sociales y ambientales de los últimos años, con muestras de gran creatividad, realizando perfos en manifestaciones, empapelando las calles o realizando videos para redes. En un contexto de gran crisis y descontento que crece, el potencial de una alianza de trabajadores de la cultura con los de otros sectores es mucho mayor, y realmente puede tomar las calles de manera muy disruptiva como lo mostraron diversos ejemplos en la historia.

En lo urgente no podemos dar el brazo a torcer. Ante el pedido de financimiento del municipio a provincia, debemos fortalecer nuestros reclamos para que las medidas de emergencia se hagan efectivas, en los terminos que se vienen planteando desde las organizaciones Umsur, ECI y la AAA. Así como debemos sumar fuerzas junto a otros trabajadores en la pelea por el salario de cuarentena de $30.000, monto más cercano a cubrir una canasta básica.

A quienes quieran compartir su situación, les invitamos a usar los comentarios para dejar su testimonio. Asimismo quienes quieran hacerlo de manera anónima pueden escribir a las paginas del PTS Bahia Blanca (en IG o FB) o la Red de Precarixs (en IG)







Temas relacionados

Arte   /    #coronavirus   /    Héctor Gay    /    Crisis    /    Bahía Blanca   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO