×
×
Red Internacional

Entrevista. ¡La cancha de la diversidad! El álbum de figuritas de deportistas LGBTIQ+

Entrevistado por La Izquierda Diario, el fotógrafo Émilien Buffard relata qué lo llevó impulsar su nueva producción: “Sport Friendly: ¡la cancha de la diversidad!”. Una obra que busca reinterpretar el tradicional álbum de figuritas, abordando el debate sobre la discriminación a las personas LGBTIQ+ en el deporte, representando a deportistas y equipos de todo el país.

Martes 1ro de noviembre | 23:52

El Mundial de Qatar está a la vuelta de la esquina, pero desde un comienzo generó debates la postura del país en relación a la homosexualidad, actualmente penada. De hecho, las autoridades en distintas ocasiones desalentaron cualquier tipo de expresíón LGBTIQ+, sea entre personas o mismo las banderas del orgullo en los estadios.

En ese marco se publicó “Sport Friendly: ¡la cancha de la diversidad!” del francés Émilien Buffard, fotógrafo formado en ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina) que actualmente reside en Rosario. Se trata de una producción que llevó un año incluyendo más de 500 deportistas, 18 agrupaciones deportivas de 8 provincias del país, y entrevistas a jugadores profesionales como Cecilia Carranza Saroli, Facundo Imhoff y Jessica Millaman. El miércoles 2 de noviembre a las 19hs, se realiza la presentación oficial del álbum en el Centro Cultural San Martín (CABA).

¿Qué te llevó a impulsar la producción de fotos “Sport Friendly: ¡la cancha de la diversidad!”?

Yo siempre digo que como artista tenemos que trabajar cuestiones que nos atraviesan, al menos así quiero vivir yo el arte porque tampoco puedo hablar a nombre por otros artistas. En el caso del deporte para mí siempre fue problemático, detesté el deporte toda mi vida, especialmente en la escuela no me gustaba de la forma que se enseñaba. El hecho de formar equipos binarios, a los hombres de un lado y las mujeres de otro lado, en muchos casos con la lógica competitiva.

En 2018 me di cuenta de que existía en Rosario un equipo que se llamaba Yaguaretés Rosario, tenía varios amigos ahí. Tienen varias disciplinas: natación, vóley, fútbol y basket. A mí me interesó el vóley, dije voy a probar y me gustó no sé si el voley en sí, sino que dentro de este equipo había una diversidad, que realmente cada persona era bienvenida. Empezando por ahí, me di cuenta después que había grupos similares en todo el país. Hoy en día son más de 50 agrupaciones deportivas LGBTIQ+ especialmente en centros urbanos.

Son como espacios libres de discriminación, que se formaron como respuesta ante la discriminación, de la violencia en el deporte. Estos espacios atraen todo tipo de personas que a veces por ser gordo no le dejan entrenar o entrar en un club, porque la cuota es cara, o porque son gays y hoy en día todavía seguimos vinculando la sexualidad al rendimiento deportivo. No tiene nada que ver, pero nos cuesta todavía, a la sociedad le cuesta imaginar que un jugador de fútbol puede ser puto lo cual es terrible porque quizás estemos perdiendo el próximo Messi por ser puto. Las personas trans también tienen su lugar en estos espacios deportivos que en el deporte común vamos a decir no lo tienen.

Me gustó enterarme de esta dinámica al nivel de Rosario y cuando me enteré que esa dinámica se reproducía por todo el país, como empezaba a estudiar fotografía dije hay algo para hacer y tengo que visibilizar a estas agrupaciones deportivas, porque es algo que me habla,que me gusta y quería que el resto de la sociedad se enterara de esta dinámica. Eso me llevó a impulsar la producción de fotos. Necesitamos abrir este debate acerca de qué rol queremos darle al deporte mañana. Y a través de esa gran pregunta empezar a hablar de la necesidad de abrir los espacios deportivos a una mayor diversidad, de dar a las personas trans el lugar que les corresponde, lucharlo. Porque lo que hacen estos equipos es luchar y concientizar a los otros equipos que no son de la diversidad acerca de la discriminaciones que se viven.

También es cuestionar la legitimidad de ciertos cuerpos, porque hoy en día se privilegian siempre los cuerpos hegemónicos ante el cualquier otro tipo de cuerpos. Ahí los grandes clubes, las instituciones deportivas tienen su papel para jugar también, porque no podemos dejar excluidos a tantas personas del deporte por ser gordo, por ser trans, por ser puto, torta.

¿Cómo fue el proceso de llegar a cientos de jugadores de distintos lugares de distintos lugares del país?

Arranqué en octubre de 2021, fui con el equipo de Yaguaretés de Rosario a participar en un torneo en Salta Capital, ya no como jugador sino como fotógrafo. Aproveché este viaje porque empezar un proyecto nuevo es difícil, le tenés que encontrar el empuje, el escalón que te permite subir. Este torneo en Salta capital organizado por el equipo Todo lo que Está Bien, pude sacar las primeras fotos. Llegaba ahí en las canchas con mi cámara, mandaba flash por todos lados y por supuesto la gente me veía, entonces los chicos, las chicas y les chiques se acercaban a mí, les comentaba sobre el proyecto y se dejaban sacar fotos.

Ahí fue una buena oportunidad de conocer a los coordinadores de cada equipo, y estoy muy agradecido porque me ayudaron mucho. Ellos organizaban la llegada, comunicaban con el equipo que iba, de qué se trataba el proyecto y así podía hacer las sesiones de foto. Esto fue muy clave de este proceso que fue muy colaborativo. No les comentaba que iba a sacar un álbum de figuritas de la diversidad, porque quería mantener la sorpresa, les decía que le iba a sacar fotos de la misma forma a todos, todas y todes, pero que si alguien tenía ganas de llevar una prenda, una ropa, una bandera o algo que les represente, que se sienta libre.

Así nacieron las 15 fotografías más emblemáticas del proyecto, que visibilizan las reivindicaciones de los jugadores en las canchas. Está la reivindicación de una maternidad elegida, del derecho al aborto. Vemos a Jimena embarazada con la bandera LGBT, abrazándola. Está Ale, un profe trans de Corrientes de arte marciales, que iza la bandera trans en una foto y el pañuelo ley trans ya. Está Nico que posa con un arnés y nos cuenta sobre la sexualidad en el deporte, esa foto es una construcción de que debajo de la camiseta hay mucho más que una sexualidad sino hay deseos, fantasías, ideas, ganas, hay muchas cosas. Bueno, también está la foto de Josefo del equipo TEB saltando en tacos en la cancha de voley, izando la pelota hacia arriba.

¿Qué opinás del debate alrededor de Qatar, la próxima sede del Mundial, al tratarse de un país donde se penaliza la homosexualidad?

Mi obra no es solamente fotografía, sino el contexto en el cual se inscribe. Trabajé todo este proyecto mirando al Mundial de Qatar porque es polémico en varios aspectos en cuanto a los derechos humanos y la cuestión ambiental. Sin embargo, una cuestión fundamental de la que no se habla tanto, porque la respuesta internacional de los Gobiernos y de los grandes clubes de fútbol fue casi inexistente, es la cuestión de los derechos LGBTIQ+. En Qatar se condena a cárcel a los homosexuales, pidieron discreción a las personas LGBTIQ+ en el marco del mundial. Entonces la idea del proyecto que trabajé a través de una muestra fotográfica y de un libro que adopta el formato de un álbum de figuritas de la diversidad, es justamente eso decir que en otra parte del mundo se juegan otros juegos que son los de la diversidad.

¿Cuáles son las peleas o reclamos pendientes de las personas LGBTIQ+ en el ámbito deportivo?

La ocupación del espacio público, el derecho a la ciudad, es decir, el derecho a ocupar un espacio público donde generalmente somos víctimas de discriminaciones especialmente las personas trans, pero también a veces un chico por ser afeminado o una chica por ser machona. Por eso hay muchos equipos que entrenan en el espacio público, eso me parece importante destacarlo.

Josefo nos cuenta sobre masculidades plurales posando en tacos en la cancha de voley. José que iza la bandera de osos hablando de que en el equipo Defensores encontró un espacio en lugar donde se respetan las diferencias y toda corporalidad. Nico con el arnés que nos cuenta sobre la sexualidad que no es limitante ante la capacidad del deportista, podemos ser putos y jugadores de fútbol. Florencia nos cuenta cómo dejó la escuela a los 14 años por ser víctima de discriminaciones y que gracias a buscar este espacio de deporte en Rosario de hockey volvió a estudiar. La lucha no binaria también, Agus nos cuenta que de niñe no podía jugar al basket porque no se sentía capaz de integrar un equipo masculino o femenino y gracias a Zorres en Buenos Aires encontró ese espacio donde puede puede jugar con todas las diversidades.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias