Economía

INFLACIÓN SIN CONTROL

La canasta básica en Mendoza aumentó mas de $ 5.000 en seis meses

Una familia mendocina necesitó en Junio $ 38.742 para no caer en la pobreza. En el primer semestre del año, aumentó $ 4.679, mientras los salarios de la mayoría de los trabajadores de la provincia se encuentran congelados

Jueves 23 de julio | 08:00

Este miércoles, la Dirección de Estadísticas de la Provincia de Mendoza (DEIE), publicó los informes que relevan el costo de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) y Canasta Básica Total (CBT), que establecen las lineas de indigencia y pobreza respectivamente, correspondientes al mes de Junio.

Del informe publicado se desprende que una familia necesitó el mes pasado $ 15.133 para no caer en la indigencia y $ 38.742 para no ser considerada pobre.

Esto implica un fuerte aumento del costo de vida de las familias mendocinas en los primeros seis meses del año. Mientras la Canasta Básica de Alimentos aumentó $ 2.486 desde enero, la Canasta Básica Total aumentó $ 5.479. Un 16,5 % de aumento en el primer semestre del año.

Es decir que una familia trabajadora necesitó casi $ 5.500 mas que en enero para cubrir sus necesidades básicas. Mientras que durante la pandemia del coronavirus en la provincia se destruyeron decenas de miles de puestos de trabajo y otros tantos trabajadores fueron afectados por suspensiones o recortes salariales, el aumento del costo de vida golpea fuerte sobre las familias trabajadoras.

En la provincia, los salarios de los trabajadores y trabajadoras estatales se encuentran congelados por la negativa del gobierno provincial a convocar a paritarias y hasta se suspendió el pago del aguinaldo. Por lo que cada punto de suba sobre el costo de vida, repercute directamente sobre la economía de las familias, quienes deben cargar en sus espaldas los costos de la crisis.

Te puede interesar: En Mendoza las mujeres trabajadoras somos las más golpeadas por la crisis

En las ultimas semanas, fueron los trabajadores municipales de la Ciudad de Mendoza, quienes salieron a las calles para denunciar que cobran salarios por debajo de la linea de indigencia, y los y las prestadoras de servicios de la salud, quienes siguen denunciando que arriesgan sus propias vidas por salarios de $ 20.000.

La situación es crítica para miles de familias que, en el mejor de los casos, tienen los mismos ingresos que a principios de año o directamente fueron reducidos. Si se toman los datos de inflación publicados por la misma Deie, los alimentos aumentaron un 16 % en el semestre, mientras que la indumentaria un 17 % y los servicios básicos un 12 %.

Frente a esta situación, angustiante para miles de familias, la exigencia de reapertura de paritarias y recomposición salarial son una demanda urgente y necesaria para que no sean las y los trabajadores quienes paguen las consecuencias sociales de la crisis sanitaria que vive la provincia. El gobierno provincial, por un lado, apuesta a una legislación represiva para "hacer cumplir el aislamiento social", mientras que por el otro ajusta en el salario de las y los estatales por la emergencia económica. Sin embargo, los recursos tampoco están puestos en la salud pública, donde profesionales y trabajadores de hospitales y centros de salud vienen denunciando la falta de materiales y personal para combatir la pandemia.







Temas relacionados

Índice de Precios   /    Canasta básica familiar   /    Inflación   /    Mendoza   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO