×
×
Red Internacional

Jorge “El Loco” MedinaTrabajador MadyGraf

Marcelo “Pollo” OrtegaTrabajador de Madygraf bajo control obrero Miembro de la Comisión Solidaria por el Htal. Larcade

Jueves 7 de abril de 2016

El 15 de abril se realizarán las elecciones en la Federación Gráfica Bonaerense. La lista Bordó (PTS e independientes), con el signo de Madygraf (ex Donnelley), está realizando una gran campaña militante en las fábricas de la zona norte, sur y oeste del Gran Buenos Aires y en Ciudad de Buenos Aires. Cerca de 100 empresas ya fueron recorridas varias veces para llegar con nuestras propuestas y miles de trabajadores y trabajadoras de los talleres y las cooperativas recibieron nuestro boletín. Hay un denominador común en las recorridas: el buen recibimiento y el reconocimiento de la lucha de los “obreros/as sin patrón” de la ex Donnelley, que levantamos bien alto la bandera de “familias en la calle nunca más” y demostramos cómo se lucha en defensa de los puestos de trabajo.

Pero además La Bordó está integrada por luchadores de talleres como Ramón Chozas y AGM donde peleamos contra las persecuciones y despidos logrando importantes reinstalaciones. De WorldColor, que también supo obtener grandes conquistas y que ante el cierre de la planta hoy lucha por mantener los puestos de trabajo en condiciones muy difíciles. O los compañeros de Printpack que año a año fueron conquistando mejoras. También la integran trabajadores/as de otros talleres como Cedinsa, Quallity, cooperativa Chilavert , etc.

Paritarias: 45% de aumento y ningún despido

En esta campaña están abiertas las paritarias del gremio en medio de un brutal ajuste desde el gobierno de Macri.

Frente a esta situación, la Lista Verde, conducción del gremio, pide un más que insuficiente 28% de aumento salarial, la lista Bordó plantea la lucha por el 45% que es lo que se calcula de inflación para todo el año. Las patronales ni eso quieren dar: ofrecen un 23% y una suma fija. Además continúa la pérdida de puestos de trabajo que ha llegado con fuerza también a la industria gráfica.

Pero la Verde no hace nada serio para enfrentar esta situación. Sólo organizaron una marcha, con tinte electoral. Se encargaron de mantenerla en secreto hasta el día anterior y se limitaron a pedir un 28% que no votó nadie. Ahora convocan a un Plenario de Delegados para votar algún acuerdo menor incluso a ese mísero 28%. La Bordó plantea que allí debería votarse un plan de lucha en serio, con paros y movilizaciones masivas para frenar los despidos y exigir un 45% de aumento salarial.

Hay que pelear con fuerza contra los despidos y no permitir que se pierda un sólo puesto de trabajo. Se puede. Desde Madygraf levantamos orgullosamente que ante los cierres se debe ocupar y poner a producir las empresas.

El Estado debe garantizar trabajo para las cooperativas. Se pueden hacer trabajos que la sociedad precisa y poner la producción al servicio del pueblo trabajador. Nuestra organización sindical debe incorporar la lucha por los derechos de los trabajadores de las cooperativas para ser proveedores privilegiados del Estado, con tarifas acordes al impulso productivo y no que se siga beneficiando a las grandes empresas.

Desde la Bordó hacemos un llamado a la lista Naranja, que rechazó la propuesta de conformar una lista opositora unitaria, a luchar unidos por esa perspectiva: Ningún despido y por un 45% de aumento ya, todo junto.

Renovar y fortalecer la oposición

Nuestro objetivo es recuperar el sindicato para los trabajadores. Lamentablemente esa perspectiva se alejó cuando la Lista Naranja decidió cortarse sola y no reeditar el frente que en el 2012 sacó el 30% de los votos. Una actitud sectaria para enfrentar a la burocracia que se correspondió con una política anticlasista que no solo se negó a defender el derecho democrático de presentarnos a elecciones y poder votar, sino que le dio la espalda a la gestión obrera al reclamar la proscripción de nuestra lista.

En las campañas se dicen y prometen muchas cosas, pero desde la lista Bordó lo que se dice se muestra con hechos: para enfrentar los despidos, se pone a producir las fábricas que cierran marcando un camino claro de lucha; contra los métodos burocráticos, se demuestra que se puede organizar un sindicato en base a asambleas y plenarios de delegados que aumenten el debate y la participación de los trabajadores.

Allí está la fuerza para luchar en las paritarias por un aumento del 45%. En tiempos de un ajuste brutal, más que nunca es necesaria una nueva oposición en el gremio para pelear por desplazar a la burocracia, enfrentar todos los ataques y defender los derechos de los trabajadores.

Ese orgullo llamado Comisión de Mujeres

Aquella comisión de mujeres, formada por las esposas, hermanas y familiares de los trabajadores hoy forma parte de nuestra cooperativa. En esa lucha dura contra la patronal buitre se ganaron un lugar destacado y hoy se disponen a inaugurar la primer guardería-juegoteca en el gremio. Un gran logro para ellas y para toda la Gestión Obrera. Porque fue hecho con muchísimo esfuerzo, con el retaceo de subsidios por parte del Estado y para que nuestros hijos tengan un lugar donde poder cuidarlos mientras trabajamos. Madygraf no es una simple cooperativa sino un bastión de la lucha obrera. Y no son solo palabras. Nadie mejor que ellas para mostrarlo, que acompañaron nuestra lucha contra el cierre y aun hoy después de estar incorporadas a la producción hace más de un año el gremio les impide votar a sus representantes.

Un ejemplo de democracia obrera

Un claro contrapunto con los métodos burocráticos y verticalistas que tienen las conducciones tradicionales de los sindicatos, atornillados a sus sillones por décadas, los trabajadores de la ex Donnelley hemos renovado autoridades de la cooperativa. Lo hicimos en forma absolutamente democrática, debatiendo y votando en asamblea como es nuestra tradición. El compañero Eduardo “Chavo” Ayala, candidato a secretario general del gremio por la lista Bordó, dejó su cargo como presidente de la cooperativa y volvió a trabajar en la máquina para que otro compañero asuma y se haga efectiva la rotación de los dirigentes, siguiendo el ejemplo de la Cerámica Zanon de Neuquén. Este método democrático es vital para fortalecer la participación y la lucha por los derechos de los trabajadores y es un ejemplo ante tanto dirigente enquistado en el gremio que desde hace décadas no pisan un taller.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias