SEMANARIO

La Prensa Revolucionaria 2° Parte

Chris Harman

imagen: Primera publicación del PRAVDA, 5 de mayo de 1912 (22 de abril de 1912 OS)

La Prensa Revolucionaria 2° Parte

Chris Harman

Ideas de Izquierda

En esta segunda entrega, Chris Harman revisara dos formas ejemplares de prensa obrera revolucionaria, el Daily Herald, uno de los periódicos que los primeros congresos de la Internacional Comunista revindicaron como modelo, y el Pravda, el histórico diario de las y los bolcheviques. Si te perdiste la primera parte sigue este link.

***

El Daily Herald: 1911-22

El Daily Herald no era un periódico revolucionario en el sentido de hacer un llamamiento claro e inequívoco al derrocamiento de la sociedad existente. Pero merece la pena analizarlo por dos razones.

Demostró cómo la extrema izquierda del espectro político podía producir un periódico en un periodo de lucha creciente capaz de desafiar a la prensa burguesa a la hora de conseguir un público de la clase trabajadora. Por ello, en los primeros años de la Internacional Comunista, se le citó a menudo como ejemplo para la prensa revolucionaria.

El periódico comenzó su andadura como una simple hoja de huelga de cuatro páginas durante un cierre patronal en Londres en enero de 1911. Sus primeros números trataban sólo de la huelga y, aunque su primer artículo empezaba con un verso de William Morris, su lenguaje seguía reflejando la influencia de las ideas establecidas en la imprenta: "Los ingleses que han criado hijos para morir por las batallas de un imperio en el extranjero", argumentaba uno de los artículos de la portada, "no se rendirán como una horda de asiáticos hambrientos... El capital puede ser fuerte, pero la hombría es más fuerte".

Pero el periódico pronto se ocupó de cuestiones industriales distintas de las impresas -como las condiciones en las panaderías o lo que ocurría en el sindicato de mineros de Fife- y mostró la influencia de socialistas convencidos que se habían involucrado en su producción, como Ben Tillet, del sindicato de estibadores, y el diputado laborista de izquierdas, George Lansbury. Contenía artículos que defendían los argumentos socialistas, además de ampliarse para incluir una columna de fútbol y otra de jardinería. Y su tratamiento de la lucha en los medios impresos cambió notablemente con respecto al tono artesanal de los primeros números: el 21 de abril la portada contenía una foto de las huelguistas de los almacenes y una entrevista con Ellen Smith, organizadora de la sección femenina del sindicato de almacenistas y cortadores.

El éxito de la hoja de huelga -sus ventas aumentaron de 12.000 a 27.000- llevó a los encargados de producirla a pedir fondos para mantenerla como un diario regular. El éxito no fue inmediato y, al cabo de tres meses, el periódico desapareció temporalmente.

Pero un año después, en abril de 1912, reanudó su publicación, y aunque su capital inicial ascendía a sólo 300 libras, disfrutó de un éxito asombroso durante los dos años siguientes. No se conocen sus ventas exactas, pero se estima que su tirada oscilaba entre 50 y 150.000 ejemplares. No era tan grande como los dos diarios más populares de la época, el Mail y el Mirror, que vendían entre 750.000 y un millón de ejemplares, pero estaba en la misma liga que el Express y el Telegraph, cuyas ventas eran de 200.000 a 300.000, sobre todo porque sus ventas se dirigían a los trabajadores manuales que todavía no habían desarrollado normalmente el hábito de comprar un diario en lugar de un periódico dominical. El éxito del Herald es aún más notable si se tiene en cuenta que la dirección oficial del Partido Laborista fundó un diario propio en competencia con él, el Daily Citizen, con un apoyo financiero mucho mayor, en el verano de 1912.

La nueva versión del Herald utilizó sin reparos las últimas técnicas de producción de periódicos populares. Así, su tercer número llevaba, como es natural, el titular "Los hundimientos del TITANIC". Pero las técnicas de sensacionalismo se volvieron, en la medida de lo posible, contra el sistema existente. Y así, día tras día, planteaba preguntas en su portada sobre las circunstancias del hundimiento: las precauciones de seguridad en el barco, las condiciones de su tripulación y, sobre todo, por qué se permitió a los pasajeros masculinos de primera clase subir a los botes salvavidas mientras que las mujeres y los niños de las cubiertas de abajo se vieron obligados a permanecer en el barco que se hundía.

Pero el rasgo más marcado del Herald no fue el uso de estas técnicas, sino la forma en que las combinó con una estrecha identificación con las luchas de los trabajadores. Se le conocía como el "periódico rebelde" porque, como dijo George Lansbury, "siempre se encontraba apoyando a los trabajadores que estaban en huelga... Todos los hombres y mujeres que luchaban por mejorar sus condiciones acudían instintivamente al Daily Herald en aquellos primeros años...".

Sus páginas contenían un relato tras otro de las huelgas, de las condiciones de los trabajadores, de los conflictos con los empresarios. Así, el primer número de la nueva serie contenía noticias de una huelga ferroviaria, un debate sobre la recién terminada huelga del carbón, detalles del fin de una huelga de 30.000 trabajadores del yute de Dundee y un relato de una disputa de electricistas en Earls Court. Se pedía a los "secretarios de los sindicatos, de los consejos comerciales, de los comités del Partido Laborista y de las sociedades cooperativas... que enviaran cualquier noticia al Daily Herald". Cuando 100.000 estibadores y trabajadores del transporte de Londres se pusieron en huelga en junio y julio, el Herald fue el órgano oficial de la huelga. Cuando los trabajadores de Dublín se encerraron un año después, fue el Herald el que lideró la campaña de solidaridad en Gran Bretaña.

Estos años fueron testigos del mayor auge de la lucha de la clase obrera desde la época del cartismo, con huelgas masivas que condujeron a la sindicalización de una industria tras otra, siendo la iniciativa generalmente tomada por elementos "no oficiales" influidos por las ideas socialistas y sindicalistas. Y el Herald era el medio por el que los trabajadores implicados podían hacerse una idea de su propia fuerza a través de la lectura de sus informes sobre cada uno de sus enfrentamientos con el sistema. Al reflejar su experiencia en un momento de gran lucha, se potenció esa experiencia.

Como decía una carta al Herald en octubre de 1912:

Que cualquiera considere la influencia del Herald día tras día impartiendo, inconscientemente puede ser, su nota de rebelión e independencia. Día tras día su registro de los levantamientos de los trabajadores da un sentido más amplio de la lucha laboral y muestra la necesidad de solidaridad y acción a gran escala.

Pero, ¿qué hay de las ideas generales que motivaban a quienes dirigían el periódico? Ciertamente, éstas no estaban claras de ninguna manera. Lansbury, que era cada vez más la influencia dominante en cuanto a la dirección del periódico, lo veía como un foro para todo tipo de ideas que desafiaban el sistema existente, más que como un periódico que presentaba una única línea. Así, las ideas de sindicalistas, socialistas cristianos, sufragistas, socialistas gremiales, marxistas, anarquistas y "distribucionistas", como los Chesterton y Hilaire Belloc, compiten entre sí en los artículos de fondo. La única noción general que los mantenía unidos era el sentimiento de que la militancia contra el orden existente era algo bueno.

La completa mezcolanza de ideas que motivaba el periódico se tradujo en confusión también cuando se planteó la cuestión de lo que había que hacer.

Esto no importó demasiado en el periodo que va hasta el verano de 1914. Todo lo que parecía necesario era impulsar la creciente ola de lucha en todos los frentes: en la industria, contra los líderes sindicales conservadores de la generación anterior, sobre la autonomía de Irlanda, por el sufragio femenino, contra los intentos de comprar a los trabajadores con los inicios del estado del bienestar.

Aproximadamente durante un año, el editor fue un sindicalista declarado, Charles Lapworth, que había sido miembro de la IWW. Lansbury lo destituyó porque ya no podía tolerar un método de exposición que consideraba "principalmente el viejo evangelio del odio" (The miracle of Fleet Street, p.33). Resulta significativo que, aunque Lansbury había organizado una "Liga del Heraldo" (Herald League) de partidarios del periódico, formada por unos 50 grupos locales, ¡se aseguró de que la Liga no tuviera ningún control formal sobre el periódico!

Sin embargo, la falta de una política clara se convirtió en algo importante en agosto de 1914. El estallido de la guerra supuso una clara ruptura entre Lansbury, cuyas opiniones pacifistas llevaron al periódico a oponerse a la guerra, y gente como Tillett y los Chesterton, que la apoyaban. La circulación del periódico disminuyó justo cuando el coste del papel prensa empezó a dispararse y, al cabo de unas semanas, tuvo que pasar a publicarse semanalmente en lugar de diariamente.

Volvió a reanudar su publicación diaria, con su tercer lanzamiento, el 31 de marzo de 1919, esta vez con un capital de más de 140.000 libras donadas por sindicatos y sociedades cooperativas. La nueva fuente de financiación apuntaba a un cambio importante en comparación con el periódico de antes de la guerra: ya no era el periódico rebelde que se identificaría con las huelgas no oficiales, sino un periódico con el respaldo, al menos nominal, de los líderes oficiales del movimiento obrero. Es significativo que el primer número contenía saludos no sólo de figuras identificadas con la izquierda como Tom Mann y Albert Inkpin, sino también de Ramsay MacDonald, J.H. Thomas, Philip Snowden y Eduard Bernstein. Lansbury, que más tarde señaló que los trabajadores esperaban que el Herald apoyara cualquier lucha, ya fuera oficial o no, escribió que era una suerte que no hubiera muchas huelgas no oficiales en 1919 y 1920.

Pero hubo luchas, a gran escala. El año 1919 comenzó con una huelga masiva de obreros de ingeniería en Glasgow, que condujo a sangrientos enfrentamientos con la policía, y una huelga general en Belfast. Continuó con una prolongada agitación en las minas, que una y otra vez parecía estar a punto de estallar en una huelga total, una huelga policial que fue interrumpida por la fuerza, una huelga ferroviaria, una guerra de guerrillas contra el dominio británico en Irlanda. Y todo ello con el telón de fondo de la revolución bolchevique en Rusia, que ya se había extendido a Hungría y que parecía estar a punto de engullir también a Alemania.

El Herald continuó informando de las experiencias de los trabajadores en lucha, con una página llamada "el mundo del trabajo día a día" que tenía una media de 15 informes sobre huelgas, negociaciones salariales, etc. En otras páginas de noticias se encontraban relatos de, por ejemplo, el juicio a los líderes de los ingenieros de Glasgow, junto a los asesinatos y percances en los que se concentraba el resto de la prensa popular. Las noticias internacionales también eran noticias de lucha: de las huelgas en Estados Unidos, de la guerra en Irlanda, de los disturbios en la India, de las batallas de los ejércitos rojos rusos y húngaros.

Además, el periódico utilizaba técnicas periodísticas "sensacionalistas" para exponer tanto las condiciones en las que vivía la gente (con portadas "de terror" sobre las viviendas de Bethnal Green) como los planes del gobierno para derrotar al movimiento obrero en el país y en el extranjero. El periódico logró cuatro golpes notables: cuando dio publicidad a los tratados secretos que el gobierno británico había hecho durante la guerra y que habían sido sacados a la luz por la revolución rusa; cuando publicó órdenes secretas a los oficiales del ejército diciéndoles que prepararan a sus tropas para romper la huelga; cuando reveló detalles de una reunión entre Churchill y un general ruso blanco sobre el envío de una fuerza de 10.000 "voluntarios" contra la revolución; y cuando expuso cómo el gobierno británico había impreso una copia falsa de Pravda.

No es de extrañar que el periódico fuera masivamente popular entre casi todos los activistas del movimiento obrero, con una tirada de 200.000 a 370.000 ejemplares, alcanzando un pico de 500.000 durante la huelga ferroviaria de 1919. No es de extrañar que el gobierno estuviera tan preocupado por su influencia que prohibiera su distribución dentro de las fuerzas armadas.

¿Para qué aprovechó el periódico su popularidad?

Seguía siendo un periódico de "izquierda", en el sentido de que defendía a cuatro bandas la "acción directa", la acción industrial con fines políticos y la solidaridad más amplia posible con los que luchaban. Pero en 1919 y 1920 había pocos en el movimiento obrero que estuvieran dispuestos a decir que se oponían rotundamente a estas cosas. Los líderes de los principales sindicatos formaron una "triple alianza" prometiéndose apoyo mutuo, Ramsay MacDonald publicó un libro en el que argumentaba que la acción industrial con fines políticos era correcta siempre que se aplicara de forma constitucional y no inconstitucional, e incluso el archi-moderado J.H. Thomas votaba resoluciones a favor de la acción directa en las conferencias.

Gran parte de la argumentación del periódico consistía en insistir en que no sólo se necesitaban palabras, sino también acciones. Pero no estaba dispuesto a explicar en qué consistía eso. Uno de los redactores del Herald, H.N. Brailsford, señaló que mientras en el continente la izquierda ponía en práctica el método de la acción directa, en Gran Bretaña se limitaban a discutir si era correcto o no emprenderla: "En el continente, los socialistas sólo discuten la mecánica de este método, en casa me parece que no discutimos nada más que su ética" (Daily Herald, 17 de septiembre de 1919).

En 1920, esto significaba que el periódico defendía, correctamente, la necesidad de unificar las diferentes luchas, ya fuera una cuestión de unificar la lucha en Gran Bretaña con la de la independencia en Irlanda, o la de los ferroviarios y la de los mineros. Pero cuando se trataba de señalar con el dedo a los responsables de la ruptura de la unidad, se mantenía notablemente callado.

Esto quedó absolutamente claro en 1921, cuando los dirigentes de los sindicatos ferroviarios y del transporte traicionaron la triple alianza y permitieron que los mineros cayeran derrotados en solitario. El Herald proclamó la ocasión como "Viernes Negro" e imprimió resoluciones de las ramas sindicales ferroviarias lamentando lo ocurrido. Pero la declaración editorial del periódico insistió en que "no nos corresponde culpar a determinados individuos o sectores del movimiento".

El Daily Herald no podía ’culpar’ a los ’individuos’ responsables de la derrota más importante que la clase obrera había sufrido durante una generación, debido al papel ’amplio’ y ’no alineado’ que buscaba para sí mismo y, en particular, debido a sus vínculos con los líderes sindicales de ’izquierda’ (el líder del transporte Bevin era jefe de su comité de recaudación de fondos).

Como ha señalado Alasdair Hatchett en un estudio muy interesante sobre el periódico: “El periódico siempre ha sido respetado por todos los sectores del movimiento por su información sobre noticias laborales y sus acusaciones al gobierno. Pero la política acrítica y no diferenciadora de los editores al discutir los problemas del movimiento y la "efervescencia extática" hacia cada ganancia, por pequeña que fuera, le permitía tanto apoyar las tendencias revolucionarias como hacer que el reformismo militante fuera efectivamente reformista. El apoyo a la acción directa se expresó de forma que, en su mayor parte, dejó indemne al parlamento como institución".

Un periódico "amplio", vagamente asociado a los llamamientos a la acción militante, podía prosperar durante un periodo de lucha creciente, en el que el mero hecho de imprimir los gritos de rabia de diferentes sectores de trabajadores era producir un rugido de revuelta generalizada. Pero, de repente, se quedó sin nada en el momento en que se alcanzó el punto de inflexión decisivo de la lucha. No tenía nada que decir.

Su silencio significaba que a partir de ese momento sólo podía ir en una dirección: hacia la derecha. La consecuencia de la derrota de los mineros fue que el desempleo aumentó sin resistencia y que la afiliación sindical disminuyó enormemente. La base de la militancia que había sostenido al antiguo Herald se vio socavada y las ventas del periódico cayeron. Finalmente, en 1925, Lansbury se vendió en el sentido literal de la palabra: cedió el control de su periódico al Consejo General del TUC, que a su vez vendió la mitad de las acciones a la gigantesca imprenta Odhams. El periódico prosperó en las décadas de 1920 y 1930, no sobre la base de ningún aura de rebeldía, sino sobre los equivalentes de entonces al bingo de los periódicos. Cuando no pudo seguir creciendo sobre esa base, en los años 60, pasó a manos del TUC y finalmente, como el Sun, a las de Rupert Murdoch.

Sin embargo, durante un tiempo fue, como dice el historiador laboral comunista R. Page Arnot, "lo más parecido que se había visto en este país" al "agitador y propagandista colectivo del espíritu revolucionario". (El impacto de la revolución rusa en Gran Bretaña, 1967, p.151).

El Pravda bolchevique

Es difícil encontrar una figura más diferente a George Lansbury o Feargus O’Connor en la historia del movimiento obrero que Vladimir Lenin. Sin embargo, tenía una cosa en común con ellos. No sólo entendía el papel central del periódico obrero, sino que también sabía lo que el periódico tenía que hacer para cumplir ese papel.

Pravda se estableció en Rusia unos días después de que el Daily Herald fuera relanzado como una publicación permanente en abril de 1912. Esto fue una coincidencia. Lo que no fue una coincidencia fue la forma en que pudo crecer, como el diario británico, a partir de una marea creciente de lucha obrera. Porque Lenin comprendió que al reunir las experiencias de los trabajadores en lucha, se generalizan esas experiencias y se les da un significado político.

Como hemos visto, Lenin ya había argumentado la importancia vital del periódico revolucionario en Por dónde empezar y Qué hacer ya en 1902. En el periodo de derrota después de la revolución de 1905, era extremadamente difícil producir periódicos clandestinos y hacerlos llegar a Rusia de forma más que irregular y aleatoria. La organización bolchevique apenas existía dentro de la propia Rusia. Lenin pudo escribir en 1911:

En la actualidad, la posición real del partido es tal que casi en todas las localidades existen pequeños grupos y núcleos obreros del partido, informales, extremadamente pequeños y minúsculos, que se reúnen irregularmente... No están conectados entre sí. Muy rara vez ven literatura. (Obras Completas, vol.17, p.202)

Pero ese año se produjo el comienzo de un renacimiento de la lucha obrera, y el partido pudo producir un periódico legal (es decir, que utilizaba un lenguaje especial, esópico, para evitar la censura), Zvezda, en San Petersburgo, con una periodicidad semanal y luego quincenal. Una conferencia del partido en enero de 1912 decidió lanzar un periódico legal diario, Pravda (a pesar de las dudas sobre la viabilidad del proyecto por parte de Lenin y Zinóviev), el lanzamiento se produjo el 22 de abril.

Esto ocurrió justo cuando el auge de la lucha se puso realmente en marcha. El 5 de abril, las fuerzas del Zar abrieron fuego contra una multitud de huelguistas desarmados en los yacimientos de oro de Lena, en lo más profundo de Siberia, matando a 500 personas. Los días siguientes estuvieron marcados por enormes huelgas y manifestaciones de protesta en toda Rusia, en las que participaron 300.000 trabajadores. Y las protestas continuaron el Primero de Mayo con una huelga de 400.000 personas. Esto comparado con un total de sólo 105.110 huelguistas en todo el año 1911.

Pravda se convirtió en un periódico que reflejaba este nuevo estado de ánimo de la clase. Como contaba un opositor a los bolcheviques, en las páginas del periódico:
Leemos sobre las actividades de las organizaciones obreras, de los sindicatos, de los clubes y de las cooperativas; sobre las reuniones de los miembros de esas organizaciones y de sus comités de dirección... sobre las conferencias y los informes organizados por los trabajadores; sobre las huelgas y los comités de huelga; sobre la organización de diversas colectas; sobre los intentos de actividades políticas por parte de grupos de trabajadores en defensa de la prensa obrera, para honrar la memoria de Bebel [el líder socialista alemán que acababa de morir] o con algún otro fin inmediato.

Como dijo Lenin

Al hojear las crónicas de las colectas obreras en relación con las cartas de los obreros de las fábricas y de las oficinas de todas las partes de Rusia, los lectores de Pravda, en su mayoría dispersos y separados unos de otros por las severas condiciones externas de la vida rusa, se hacen una idea de cómo luchan los proletarios de los distintos oficios y de las distintas localidades, de cómo se despiertan para defender la democracia de la clase obrera.

La crónica de la vida obrera apenas comienza a convertirse en un elemento permanente de Pravda. No cabe duda de que más adelante, además de las cartas sobre los abusos en las fábricas, sobre el despertar de un nuevo sector del proletariado, sobre las colectas para uno u otro campo de la causa obrera, el periódico obrero recibirá informes sobre las opiniones y los sentimientos de los trabajadores, las campañas electorales, la elección de delegados obreros, lo que leen los trabajadores, las cuestiones que les interesan especialmente, etc.

El periódico obrero es un foro obrero. Ante toda Rusia los obreros deben plantear aquí, una tras otra, las diversas cuestiones de la vida obrera en general y de la democracia de la clase obrera en particular. (Obras Completas, vol. 18, p. 300)

Zinóviev lo reivindicó:

Dedicaba más de la mitad de su espacio a las cartas de los trabajadores y trabajadoras de las fábricas. Pravda era un tipo especial de periódico comunista. Desempeñaba las funciones que ningún otro periódico realizaba. Se diferenciaba incluso en su forma externa de todos los demás periódicos burgueses y socialdemócratas.

Medio periódico fue escrito por hombres y mujeres trabajadoras, soldados, marineros, cocineros, taxistas y dependientes...

Estas cartas hablaban de la vida cotidiana en la fábrica o en el taller, en los cuarteles o en el barrio de la fábrica. En un lenguaje sencillo, se detallaban las privaciones y la opresión a la que están sometidos los trabajadores. Estas cartas exponían la mezquina tiranía de los funcionarios menores en las fábricas y trabajos, estas cartas dibujaban un cuadro impresionante de la pobreza y los sufrimientos que tenían que padecer las masas. Estas cartas expresaban mejor que cualquier otra cosa en el mundo las crecientes e hirvientes protestas que luego estallaron en la gran revolución. El periódico se convirtió en el gran maestro de las masas trabajadoras, y los propios obreros contribuyeron en gran medida a él.

Bastaba con que apareciera una carta en nuestro periódico desde una fábrica o un cuartel determinado para que el número en el que aparecía fuera acaparado con avidez en la fábrica o el cuartel. Los trabajadores se acostumbraron a leer esta correspondencia. La publicación de una carta relativa a una fábrica concreta se convertía en todo un acontecimiento para esa fábrica. La exposición sería leída por los hombres del partido y también por los que no lo eran, y el periódico se convertiría en un terror para todos los opresores de los trabajadores ... (Boletín del Ejecutivo de la Internacional Comunista, 1921) [1]

Como el periódico reflejaba así la experiencia de la gente, se convirtió muy fácilmente en un organizador de la misma. Esto era especialmente importante para los bolcheviques, ya que operaban como un partido ilegal, sin posibilidad de realizar un reclutamiento abierto. Sin embargo, podían crear una red de personas que se correspondían con el periódico, lo distribuían y hacían colectas para él en los centros de trabajo.

Así, por ejemplo, la mitad de los periódicos vendidos en San Petersburgo se vendían dentro de las fábricas. La persona encargada de venderlos encontraba, en efecto, una forma legal de organizar a los simpatizantes del partido ilegal. Las colectas de un kopec de cada trabajador para el periódico sustituyeron a las cuotas del partido como expresión de apoyo al mismo. Las listas de colectas impresas en el periódico daban una indicación de lo extendida que estaba la red de apoyo al periódico. Así, cuando Lenin quiso mostrar la fuerza de los bolcheviques frente a la corriente reformista "liquidacionista" dentro del movimiento obrero, comparó la lista de colectas impresa en Pravda con las listas impresas en el periódico liquidacionista Luch. El hecho de que Pravda vendiera 40.000 ejemplares diarios y recibiera 2.181 colectas separadas de grupos de trabajadores en 1913, frente a una venta de 16.000 diarios para los periódicos liquidacionistas y 671 colectas para ellos, era para él una prueba de cuánto más apoyo tenían los bolcheviques. (Véase, por ejemplo, Collected Works, vol. 20, pp. 381-387)

Pero Pravda no se limitó a reflejar la experiencia de los trabajadores. También trató de conectarla con los principios generales en los que se basaban los bolcheviques.

Lenin había argumentado en el Qué hacer que el periódico revolucionario tenía que hacer algo más que exponer las condiciones particulares a las que se enfrentaban los trabajadores en las fábricas. También tenía que proporcionar una "exposición general" de la sociedad en su conjunto: del estado zarista, del desarrollo del capitalismo dentro de él, del papel de las diferentes clases, de todas las diferentes luchas contra la opresión y la explotación, así como de las luchas de los trabajadores.

Lenin se propuso asegurarse de que esas ideas marxistas claras se abrieran paso en el periódico, trasladándose de Ginebra a Cracovia (en la parte de Polonia controlada por los alemanes) para poder contribuir con artículos casi a diario.

Escribió literalmente cientos de artículos. Muchos de ellos eran bastante breves, quizás de 500 o 600 palabras, y comentaban una amplia gama de cosas: el congreso del Partido Socialista Italiano, los dieciocho años del movimiento obrero ruso, la carrera de un reaccionario envejecido que antes había sido liberal, la concentración de la producción en Rusia, los niveles salariales y las huelgas, el gobierno liberal británico, si los sacerdotes deben involucrarse en la política, la guerra italiana en Libia, la guerra de los Balcanes, la revolución china de 1912, las elecciones estadounidenses, la conferencia del ILP británico, la muerte de Harry Quelch del SDF británico, la filosofía de Dietzgen.

El objetivo de estos artículos no era impartir información por el mero hecho de hacerlo. Cada artículo estaba cuidadosamente diseñado para plantear un punto político preciso: el papel traicionero de la burguesía en la lucha contra el zarismo, el peligro de la tendencia reformista dentro del movimiento de la clase obrera, la forma en que el imperialismo conducía a la guerra, la relación entre la lucha por la liberación nacional y la lucha de los socialistas, etc. El objetivo era redondear la conciencia de los lectores obreros, para que pudieran empezar a ver la conexión entre su propia experiencia y la lucha mundial de su clase.

Lenin también escribía artículos de otro tipo, mucho más largos (de dos mil palabras o más, a veces publicados por entregas en dos o tres números del periódico), que trataban extensamente los argumentos dentro del movimiento obrero sobre las tareas del momento.

Principalmente, se trataba de argumentar contra los "liquidadores". En un nivel, la discusión era si el movimiento obrero podía limitarse a construir un partido legal de amplia base a partir de los sindicatos, las sociedades de seguros obreros, los documentos legales, etc. Los bolcheviques y, al principio, el sector de los mencheviques en torno a Plejánov, argumentaban que era esencial algo más: el mantenimiento del aparato clandestino e ilegal, con sus propios documentos contrabandeados desde el extranjero. Pero debajo de este argumento había otro más fundamental. Al limitarse a las formas legales de organización, los liquidacionistas se negaban necesariamente a defender el derrocamiento revolucionario del zarismo y difuminaban sus diferencias con los liberales burgueses que sólo querían reformar el zarismo. Pues sólo en la prensa ilegal era posible hablar abiertamente del derrocamiento revolucionario de la sociedad, y sólo a través de las formas ilegales de organización podían hacerse los preparativos para ello.

Al insistir en que estos artículos aparecieran en el periódico (en algunas ocasiones en oposición a los deseos de los editores in situ de San Petersburgo), Lenin insistía en que el periódico tenía que ser algo más que un simple reflejo de la experiencia de la clase obrera o un órgano de propaganda de las ideas generales del marxismo. También tenía que responder a la pregunta: ¿Qué hay que hacer?

En este sentido, Lenin estaba más cerca del consecuente revolucionario burgués Marat que de los que producían los periódicos de la clase obrera, el Northern Star y el Daily Herald. Y por ello, al igual que Marat, fue capaz de utilizar el periódico para contribuir a la revolución.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1NDT En la International Press Correspondence, Vol 1, No. 1, Octubre 1, 1921. La prensa en inglés de la Internacional Comunista https://www.marxists.org/history/international/comintern/inprecor/1921/v01n01-oct-01-1921-inprecor.pdf
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Periodismo militante]   /   [Pravda]   /   [Vladímir Ilich Lenin]   /   [Prensa]

Chris Harman