×
×
Red Internacional

La ciudad representa el 21% de las denuncias a nivel provincial, hubo un crecimiento del 100% con respecto al 2020. La respuesta del Estado centrada en dispositivos de monitoreo y a bajo costo, muestran el fracaso de los gobiernos a la hora de dar respuesta a las problemática de las mujeres y LGBTIQ+.

Jueves 2 de junio | 08:49

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires junto a la Dirección Provincial de Abordaje Integral de Violencia por Razones de Género, presentó el informe anual 2021. El estudio reveló que el total de denuncias recibidas el año pasado representaron un crecimiento de más del 100% en comparación con el 2020: en plena pandemia fueron 2775, mientras que en 2021 hubo 5383 casos críticos a nivel provincial.

Cabe señalar que se entiende por casos críticos a denuncias vinculadas con la trata, la prostitución forzada, explotación sexual, femicidios, travesticidios y transfemicidios, desapariciones y aquellos casos de violencia donde la integridad de las personas corre un alto riesgo. Del informe se desprende que de los 119 municipios analizados, 10 representan el 50% de las denuncias.

Entre ellos, La Plata encabeza el ranking con 1154 denuncias, que representan el 21%. Seguido por La Matanza que llega al 7% con 354 casos, Merlo con 230, General Pueyrredón con 217, Florencio Varela con 148, Moreno con 138, Lanús con 134, Lomas de Zamora con 126, Morón con 118 y Quilmes con 107.

Desde el organismo encabezado por Estela Díaz, reportaron en total 83 femicidios, transfemicidios, travesticidios y muertes violentas en investigación por averiguación de causales e informaron que se registraron 2 trans travesticidios a nivel provincial.

Si bien no se especifica en el informe, esos 2 casos ocurrieron en La Plata: el año pasado, cientos de personas se movilizaron exigiendo justicia por Soraya, que fue asesinada a tiros desde un auto por dos personas que la hostigaban, mientras caminaba por diagonal 73 y 64. Por otro lado, Cielo de Lucca de Los Hornos intentó defender a su vecina, Florencia Sandoval, del ataque de su pareja, el policía de la Bonaerense Ignacio Soto, ambas terminaron siendo víctimas de femicidio.

Para el Ministerio se trata de un gran logro haber obtenido las cifras que muestra el informe, dado que se lo adjudican a mejoras en la atención de casos como exponen en su web: “La capacidad de atención de situaciones de alto riesgo se duplicó por el fortalecimiento de las herramientas de abordaje, la difusión y acceso por las articulaciones interinstitucionales, la mejora en la calidad de atención en la Línea 144 PBA con la estatización y la gran articulación con las áreas de género municipales, entre otras”. Sin embargo, lo que queda expuesto en el relevamiento, es el fracaso del funcionariado kirchnerista de la Provincia de Buenos Aires para abordar esta problemática que afecta a miles de mujeres, que aumenta año tras año, y que tenderá a profundizarse con la crisis económica.

Lo que queda expuesto en el relevamiento, es el fracaso del funcionariado kirchnerista de la Provincia de Buenos Aires para abordar esta problemática que afecta a miles de mujeres, que aumenta año tras año, y que tenderá a profundizarse con la crisis económica.

Concentración en Congreso. Ni una menos: el grito que conmovió al país en 2015 sigue vigente

El Estado (capitalista y patriarcal) es responsable

Desde la Subsecretaría de Políticas Contra las Violencias por Razones de Género, a cargo de Flavia Delmas, decidieron abordar los casos críticos de la mano del Ministerio de Seguridad y del Poder Judicial. El primero, a cargo de Sergio Berni, quien recientemente aseguró que le parecía “absurdo que haya un ministerio de género” y que comandó personalmente el operativo de represión contra las mujeres y niños que luchaban por tierra y vivienda en Guernica, y el segundo a cargo de Julio Alak, ministro de la tan cuestionada privilegiada casta judicial, clasista y misógina.

La ineficiente respuesta del Estado se redujo a presentaciones judiciales, y tobilleras electrónicas. Según afirmaron desde el Ministerio de Mujeres, la cantidad de dispositivos duales electrónicos (DDE) colocados se incrementó 10 veces desde diciembre de 2019 a la actualidad, pasando de 52 a 516. En 2021 se colocaron 391 dispositivos duales electrónicos”.

Estos dispositivos duales consisten en la utilización de tobilleras o pulseras electrónicas en los agresores y un botón de rastreo a la víctima, para ser geolocalizados constantemente y evitar el contacto. El monitoreo es realizado por el Servicio Penitenciario que trabaja en conjunto con la policía bonaerense. Cabe recordar que en 2021 hubo un femicidio cada 38 horas a nivel nacional, de los cuales 25 fueron cometidos por miembros de las fuerzas represivas, según el reciente informe publicado por la Corte Suprema de la Nación.

El mismo informe revela que de las 251 víctimas letales de la violencia de género, al menos 42 víctimas directas de femicidio habían efectuado denuncias formales y 22 tenían medidas de protección vigentes al momento del hecho. En ese sentido, los casos de Ursula Bahillo y el de Guadalupe Curual dejaron al descubierto la ineficiencia de estas respuestas.

Te puede interesar: Informe de la Corte Suprema releva 251 femicidios en 2021

La Plata también encabeza el ranking con mayor cantidad de tobilleras colocadas, 77 en total, mientras que a partir de un pedido de informe realizado por La Izquierda Diario, el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, informó que hay solo un refugio en La Plata de gestión municipal: el Hogar de Protección Integral Casa Violeta.

Gestionado desde la Secretaría de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género, Casa Violeta fue fundada en 2017 bajo la gestión de Julio Garro (JxC) y cuenta con 22 plazas. Estas son para las mujeres y sus hijos e hijas, es decir, que en promedio las mujeres que habitan allí podrían ser 5 o 6.

Desde 2019 hasta 2021 la Secretaría local estuvo dirigida por Carolina Píparo, su gestión había sido duramente cuestionada por el vaciamiento en materia de políticas de género, la subejecución del magro presupuesto municipal, y la falta de atención psicológica, acceso a la salud y educación para las mujeres y niños que habitaban la Casa Violeta. En julio del 2021 la funcionaria renunció a su cargo para poder acompañar, como Diputada Nacional, a José Luis Espert y el organismo quedó acéfalo durante el resto del año.

Actualmente el cargo es de la ex presidenta del Concejo Deliberante local, Ileana Cid, que también forma parte del núcleo duro del Jefe Comunal. Su propuesta más reciente para abordar las problemáticas de género fue elegir 24 delegadas comunales, vecinas, que se formen para intervenir en sus barrios. Este trabajo se realizará en forma de voluntariado, generando así, mayor precarización, sin la participación de profesionales capacitados en el área.

Mientras tanto, quienes logran ocupar alguna de las pocas plazas en el único refugio local, solo pueden permanecer alojadas allí por un lapso de tres meses, luego deben reubicarse con ayuda de algún familiar o amigo.

Te puede interesar:
Tucumán: 19 femicidios en 2021, un solo refugio estatal en 2022

En síntesis, los gobiernos, sean del color que sean y el Estado capitalista-patriarcal, reconoce en el plano discursivo la problemática, pero la solución es la revictimización a mujeres y LGBTIQ+ en comisarías, fiscalías y juzgados, además de instalar dispositivos de control organizados y monitoreados por las instituciones que cubren y ejercen más violencia.

Mientras que en el plano material deciden no tomar medidas elementales como la construcción suficiente de refugios para víctimas, la implementación de licencias con goce de sueldo o de subsidios que cubran la canasta familiar para quienes atraviesan esa situación, o el otorgamiento de créditos baratos para el acceso a la vivienda propia. La decisión del gobierno en su conjunto fue someterse al FMI, imponiendo recortes y un ajuste contra el pueblo trabajador, que afecta especialmente a las mujeres.

A siete años del primer de Ni Una Menos, el próximo 3 de junio, las mujeres y las disidencias sexuales y de género seguiremos ganando las calles contra la violencia machista, contra los femicidios, los travesticidios y los crímenes de odio, y por todos nuestros derechos. Para que se oiga bien fuerte el grito de ¡vivas nos queremos!

Desde la agrupación feminista socialista Pan y Rosas y el PTS en el Frente de Izquierda, te invitamos a manifestar este viernes 3 de junio. En La Plata desde las 17 horas en Plaza Moreno.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias