×
×
Red Internacional

Con el apoyo de Juntos Somos Río Negro, el peronismo y el macrismo, se votó en segunda vuelta la modificación de la Ley 3308. Se permite así la construcción de un puerto hidrocarburifero, poniendo en peligro la fauna marina. En las calles el ambientalismo se manifestó en contra, mientras sindicatos de la CGT apoyaron el negociado.

Escuchá esta nota
Viernes 9 de septiembre | 15:06
Manifestación en la puerta de la legislatura en defensa del golfo San Matías.

En Viedma, la Legislatura de Río Negro inició temprano su sesión parlamentaria de hoy. Es que se trataba en segunda vuelta, con mínimos cambios al texto original, el proyecto de modificación de la Ley 3.308 votado en la sesión del 25 de agosto. Dicha ley protegía al Golfo San Matías de las petroleras, imposibilitando la instalación de terminales de transporte de productos hidrocarburíferos.

Te puede interesar: Modifican ley que protege el Golfo San Matías de las petroleras

La sesión acordó votar sobre tablas, sin debate en el recinto, ya que se había cocinado todo en la Labor Parlamentaria. De esta manera, con cuarenta votos a favor, uno en contra, una abstención y dos ausencias, se concretó la entrega del Golfo San Matías a la voracidad de las petroleras. Se deja ver así que en el extractivismo no hay grieta: Juntos Somos Rio Negro, el peronismo y cambiemos votaron juntos el proyecto 762/2022. De esta manera dan vía libre para avanzar en Sierra Grande con la construcción del mayor puerto de exportación para el petróleo proveniente del fracking de Vaca Muerta.

Mientras los legisladores no se inmutaban por presionar la botonera, en las calles estaba el agite. Por un lado, la burocracia sindical se hizo presente para apoyar el proyecto de los capitalistas. Cual perro guardián de los intereses de las patronales, la UOCRA y el Sindicato Portuario envió a sus patotas en apoyo ferviente a la entrega de los recursos naturales.

Del otro lado, trabajadores y docentes de Viedma y Patagones, ambientalistas y jóvenes estudiantes de las ciudades costeras como San Antonio Oeste, Las Grutas, la asamblea No A Las Petroleras, la Multisectorial Golfo San Matías y partidos de izquierda planteaban que “El Golfo No Se Toca”. Por su parte, artistas de talla nacional comenzaron a difundir lo grave de esta situación mediante las redes sociales, haciendo causa común en defensa del golfo.

Esta entrega cocinada rápidamente entre los legisladores de todo el arco político, intenta garantizar un negocio millonario peligroso. Es que la infraestructura para la carga y descarga de buques que transporten productos hidrocarburíferos implica riesgos ambiéntales gravísimos por derrames en un área de una enorme biodiversidad, que abarca 4 áreas protegidas y un parque nacional, así como el hábitat de la ballena Franca Austral. También pone en riesgo miles de trabajos de turismo y pesca y apunta a subsidiar a empresas privadas por debajo de las regalías que se obtengan. Además, por supuesto, de promover el uso de combustible fósil en contexto de recrudecimiento de la crisis climática.

Por eso, no será tan fácil hacer callar a las asambleas, a los estudiantes y a los trabajadores de la provincia, que empiezan a organizarse en defensa del medio ambiente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias