La "Insurgencia Cultural" crece en el mundo

Durante la semana del 18 de Agosto se volverán a realizar a lo largo del globo las jornadas de "La insurgencia cultural"

Viernes 26 de junio de 2020 | Edición del día

Acerca de este hecho ya instalado en la agenda internacional de numerosos colectivos culturales, La Izquierda Diario entrevistó a Leonardo Herrmann, uno de los coordinadores de la actividad.

-La Izquierda Diario ha cubierto esta actividad el año pasado, ¿cual es el balance que hicieron como grupo organizador de aquellas jornadas del 2019?

-Bueno, nosotros como Grupo autogestionado de trabajadores de la cultura Voces del Viento y Frente Internacional de Escritoras y escritores por la libertad (FIEL) ,hemos visto con gran alegría cómo la voz de miles de compañeros y colectivos culturales se alzó en esas jornadas. En total se realizaron 120 actividades en 87 ciudades y 20 países.
Este dato, más allá del evidente carácter cuantitativo, tiene aún un valor más profundo y se expresa en las vivencias únicas e irrepetibles de aquellos trabajadores de la cultura que se movilizaron esos días. Es decir de los que por ejemplo en Tarija hicieron una caravana poética, o los que en Orihuela, en la Casa Museo Miguel Hernández, hicieron una vigilia leyendo poesía o los que se juntaron en Granada, la propia tierra de Lorca, o los que se congregaron en la Casa Museo de Juan Carlos Mariategui en Perú, o los que reivindicaron a nuestros compañeros desaparecidos en la Biblioteca Popular de Santa Lucia en Tucumán donde funciono un Centro Clandestino de detención controlado por la patronal del Ingenio Santa Lucia .
Es decir, estas y otras actividades tienen un importante valor emotivo y simbólico no solo para los participantes, para todo el pueblo en su conjunto porque es rescatar la propia memoria histórica de sus luchas y sus mártires.
Otro balance positivo es que la lucha ideológica contra el sistema dominante se da en todos los terrenos y eso implica que también se da en el campo simbólico. Es decir en el arte. Que existen miles de movimientos que toman la Insurgencia Cultural en sus manos cotidianamente y la impulsan en los levantamientos populares que se dan a lo largo del mundo. Esas orgánicas no tenían un lugar de coordinación general. Se encontraban dentro de sus fronteras luchando contra un enemigo global. Hoy el DÍA DE LA INSURGENCIA CULTURAL es un espacio de pertenencia que nos engloba, nos contiene y nos organiza.

- ¿Que esperan para estas próximas jornadas?

-Luego de aquellas jornadas, de los contactos y relaciones que se forjaron, de todos los comentarios que se recogieron lo que esperamos es lo que está pasando. Que se consolide, crezca y se instale en la agenda internacional de todos los colectivos de trabajadores culturales que luchan por un mundo donde el hombre no sea el lobo del hombre. Hasta el momento en que me estás haciendo este reportaje, estamos trabajando de manera activa y organizada con 30 países: Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Bolivia, Paraguay, Brasil, Colombia, Venezuela, Republica Dominicana, Puerto Rico, Panamá, Cuba, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras, México, EEUU, Canadá, España, Italia, Portugal, Republica Saharaui, Kurdistán, Kazajistán, Palestina entre otros puntos. En Argentina hasta el momento tenemos 78 actividades confirmadas en todas las provincias.

- No podemos a omitir que este año el escenario internacional se modifico por la pandemia. ¿En que impacta esta situación en las jornadas?

-No podemos negarlo. Es un cuadro terrible y espantoso el que se esta viviendo en el mundo. Es la cara más visible y cruel de un sistema capitalista asesino. La pandemia es apenas la punta de un iceberg de una lucha geopolítica de un imperialismo que en su lucha por la hegemonía mundial no duda en hundir en sangre y muerte a los pueblos. Pero no solo es a corto plazo y en este momento es genocida esta guerra bacteriológica. A largo plazo sus consecuencias en los trabajadores y el pueblo serán dramáticas no solo por las muertes, sino por los millones que caerán en la pobreza. En este cuadro apocalíptico de un capitalismo en crisis y las situaciones que se derivan de los diferentes niveles de la pandemia y las cuarentenas, las coyunturas de los diferentes países son disimiles y variadas. Hay lugares como Islas Canarias que están saliendo de la cuarentena y retornando a las reuniones públicas. En Palestina se están dando, dentro de la política criminal de extermino llevada a cabo por el Estado de Israel, un genocidio sanitario, es decir, existe un país absolutamente sitiado donde se bombardean y se allanan los hospitales y clínicas. En Perú se habla que cuanto menos se extenderá el toque de queda y la cuarentena hasta septiembre. En Chile el virus recrudece. En Canadá la situación parece más calma. Y tantas otras realidades que son disimiles y complejas. Este escenario nos lleva a dos conclusiones, la primera que en este cuadro donde la muerte del capital se campea por el mundo el arte es un grito en defensa de la vida y la segunda enseñanza es que en épocas de crisis se desarrolla la profunda sabiduría de los pueblos. Y a esa sabiduría apelamos. En algunos lugares se desarrollarán actividades públicas y presenciales. En otros lados se efectuarán eventos de modalidad virtual. Pero desde cada país se seguirá escuchando la voz de los trabajadores de la cultura.

-¿Existe alguna diferencia con respecto a la edición 2019 de la Insurgencia Cultural? ¿Si es así cuales son y que se mantiene de la anterior convocatoria?

-Voy a empezar por lo que se mantiene. Lo que se mantiene es la convocatoria a todos los trabajadores de la cultura a participar democráticamente definiendo desde sus bases la forma y la modalidad de su participación. Sumando sus propios reivindicaciones a las generales.
A diferencia del año pasado hemos decidido como Grupo tomar ese legado que Lorca nos enseño es decir Lorca con su compañía de teatro la Barraca proponía un arte al servicio del pueblo y en cumplimiento de esa tarea llevaba el teatro a sindicatos y organizaciones de los trabajadores. Bueno nosotros este año a nivel mundial planteamos que hay que coordinar acciones culturales con las organizaciones del pueblo, es decir que hay que ir con los sindicatos, organizaciones sociales y territoriales y trabajar con ellos. Por eso convocamos también en Argentina a todos los sindicatos y organizaciones a sumarse. Otra diferencia que también implica un nivel superior en la lucha ideológica es que cada ciudad, región, provincia y Estado puede elegir y reivindicar a sus propios héroes y mártires que lucharon por una nueva sociedad. En Argentina por ejemplo a nivel nacional se ha elegido a Haroldo Conti y Rodolfo Walsh. Pero a su vez cada provincia o ciudad puede sumar su compañera o compañero homenajeado lo cual en la práctica apunta a una construcción aun más democrática que atienda a la historia de lucha propia de cada lugar.

-¿Cómo se pueden sumar a la convocatoria?

-Escribiendo a nuestro mail : [email protected] o por medio de nuestra página http://lalunacongatillo.com.ar/ o escribiendo al wasaph +5492914633298







Comentarios

DEJAR COMENTARIO