×
×
Red Internacional

Festival de Cine Alemán. “La Conferencia” de Wannsee y la cuestión judía

Un film sobre la reunión de altos mandos nazis que se llevó a cabo hace 80 años para implementar lo que llamaron “la solución final”. Dirigida por Matti Geschonneck, con el guión de Magnus Vattrodt y Paul Mommertz.

Elizabeth Yang@Elizabeth_Yang_

Lunes 12 de septiembre | 11:41

La película trata sobre la reunión de altos mandos y ministros de la Alemania nazi que se llevó a cabo el 20 de enero de 1942, hace 80 años, en una fabulosa mansión cerca del lago Gran Wannsee, en las afueras de Berlín, con un solo objetivo, el de encontrar la "Solución final a la cuestión judía".

Reinhard Heydrich fue el anfitrión de aquella reunión que pasó a la historia como La Conferencia de Wannsee. En aquel momento, era el jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA), un organismo creado por Heinrich Himmler que supuestamente dependía del Ministerio del Interior, pero que en realidad controlaban las SS, la policía paramilitar nazi.

Los apodos con que se conocía a Reinhard Heydrich son suficientes para imaginar su temple. Adolf Hitler lo llamaba el “Hombre de corazón de hierro”, y le daba las misiones más importantes y audaces, además de ser considerado el sucesor del Führer. Otros le decían el Verdugo, el Carnicero de Praga, la Bestia rubia.

La conferencia estaba programada para diciembre de 1941, pero el ataque de Japón en Pearl Harbor la pospuso a la espera de cómo se desarrollaría el ingreso de los EEUU a la Segunda Guerra Mundial. En ese mismo año, el 21 de junio Alemania había invadido la URSS con la "Operación Barbarossa”. El objetivo era el exterminio del "judaísmo internacional”, y por supuesto, derrotar al estado obrero surgido en 1917. Si bien la guerra tuvo un carácter interimperialista, para dirimir quién reemplazaría a Gran Bretaña en la supremacía mundial, también buscó impedir la extensión de la revolución en Europa.

Reinhard Heydrich (Philipp Hochmair), Heinrich Müller (Jakob Diehl) y Adolf Eichmann (Johannes Allmayer) (Foto-ZDF/Julia Terjung)

La invitación a la conferencia fue enviada a hombres claves de los distintos ministerios, fuerzas de seguridad y del partido nazi, y se mencionaba la necesidad de tomar todas las medidas organizativas y técnicas necesarias para lograr una “solución integral de la cuestión judía”. La matanza de judíos ya se estaba realizando y alcanzaba unos 500 mil en los territorios ocupados por Alemania en Europa oriental. Lo que iban a discutir era de qué manera aumentar la escala del exterminio, el objetivo era asesinar a todos los judíos de Europa, que las SS estimaban en al menos 11 millones.

La máxima efectividad discutida incluyó entre otras brutalidades el uso de las cámaras de gas. A lo sumo las discrepancias estuvieron en la logística del genocidio, llegando a proponer una esterilización masiva como opción a no morir. Para justificar tal empresa criminal sin precedentes, los nazis decían que actuaban en defensa propia, una cuestión de supervivencia, de acuerdo a una supuesta profecía de Adolf Hitler, repetida en muchos discursos suyos y del ministro de propaganda Joseph Goebbels: los judíos eran los responsables de la guerra mundial y buscaban destruir a la raza aria como parte de una conspiración internacional.

Joseph Goebbels, el 27 de marzo de 1942, escribió en su diario los detalles de los que se había enterado:

“Se está aplicando un procedimiento bastante brutal, y no es para describirlo con mayor detalle, sin que apenas quede nada de ellos. En general, cabe concluir que el 60% ha de ser liquidado, mientras que sólo un 40 % se puede emplear para trabajar. […] Los judíos están siendo castigados brutalmente, de eso no hay duda, pero bien que se lo han ganado. La profecía que el Führer les anunció si se daba el caso de que empezasen una nueva guerra mundial está empezando a cumplirse de la forma más terrible. Uno no debe permitirse ninguna clase de sentimentalismos para dirigir estos asuntos. Si no nos defendiéramos de ellos, los judíos nos aniquilarían.” (pág 191, “El Tercer Reich en guerra”, Richard Evans)

Todo lo discutido en la reunión fue mecanografiado y se repartieron 30 ejemplares, dos para cada participante.

El guión de la película está basado en un acta original redactada por Adolf Eichmann. La única copia encontrada después de la guerra fue la del secretario del Ministerio de Exteriores, Martin Luther, que fue descubierta en 1947 durante las investigaciones del juicio de Núremberg.

El acta de 15 páginas no explicita en concreto el plan de exterminio, sino que hace alusión a las "evacuaciones hacia el este” o habla de “tratamiento correspondiente”. Adolf Eichmann, uno de los colaboradores más cercanos de Heydrich, lo admitió años después cuando fue capturado en Argentina por el Mosad, los servicios secretos de Israel. Durante su juicio en Jerusalén en 1961, describió de qué se habló durante el encuentro cerca de Berlín: "Se acordó cuáles serían los distintos métodos de asesinato”.
Eichmann fue condenado a muerte en la horca. En una de las audiencias dijo: “No perseguí a los judíos con avidez ni placer. Fue el Gobierno quien lo hizo. La persecución, por otra parte, solo podía decidirla un Gobierno, pero en ningún caso yo. Acuso a los gobernantes de haber abusado de mi obediencia”. Evidentemente, la “obediencia debida” alegada por los militares argentinos de la dictadura, no tenía ninguna originalidad.

No quiso leer la biblia sino tomar una botella de vino, y sin capucha en los ojos, sus últimas palabras fueron “¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria! ¡Nunca las olvidaré!”.

Solo tres participantes de la conferencia recibieron castigo por sus crímenes: Bühler, Schöngarth y Eichmann. Varios otros continuaron sus carreras sin dificultades en la República Federal de la posguerra, inclusive Georg Leibbrandt del Ministerio del Reich para los Territorios Orientales Ocupados quien se convirtió en asesor del gobierno de Konrad Adenauer, importante estadista alemán, uno de los padres fundadores de la Unión Europea.

No hay música en el film, solo se escuchan los tintineos de la preparación del desayuno y el murmullo de las conversaciones previas mientras la lente acompaña a los excelentes actores. Las imágenes y la reconstrucción de época son muy buenas, la mansión real donde se hizo la reunión, los Mercedes-Benz llegando con la estrella de la marca en su capot, el símbolo inconfundible de la empresa que colaboró con Hitler, gran amante de los autos.

La Conferencia es una película en la que la palabra tiene una primacía, serán las miradas, los gestos y sobre todo los diálogos los que colmen el desarrollo más que las acciones. O tal vez, mejor dicho, serán esas palabras las que antecederán a los hechos que conocemos, que ya sabemos que sucedieron y cómo. Sin embargo, escuchar que se discute sin un atisbo de compasión matar a millones de personas, salvo la preocupación de no saber qué hacer después con tantos cadáveres, impacta y horroriza.

El clima es el de una junta de negocios y produce esa tensión que nos impresiona porque sabemos que discuten sobre la muerte de millones mientras degustan canapés en una mansión bien calefaccionada en pleno invierno. Nos invita a pensar si será con semejante grado de cinismo cómo discutieron los cálculos sobre los beneficios económicos y políticos de la burguesía imperialista sobre la guerra actual en Europa.

Después de ochenta años, los alemanes aún recuerdan y el perdón parece no llegar nunca, es una espera infinita. La guerra en Ucrania y el rearme alemán, esta vez gerenciado por la OTAN, ponen un nuevo valor a esos recuerdos y encienden las luces de peligro para un futuro no tan lejano.

Trailer

La película puede verse hoy 12/09 a las 17hs en el Festival de Cine Alemán http://cinealeman.com.ar/programa-2022/
Entradas

Dirección Matti Geschonneck

Guión Magnus Vattrodt, Paul Mommertz
Dirección de fotografía Theo Bierkens
Montaje Dirk Grau
Productor Reinhold Elschot, Friederich Oetker
Producción Constantin Film AG, ZDF
Coproducción Stefanie von Heydwolff, Frank Zervos
Interpretes Philipp Hochmair, Johannes Allmayer, Maximilian Brückner, Matthias Bundschuh, Fabián Busch, Jakob Diehl, Lilli Fichtner, Godehard Giese, Peter Jordan, Arnd Klawitter, Frederic Linkemann, Thomas Loibl, Sascha Nathan, Markus Schleinzer, Simon Schwarz, Rafael Stachowiak
Año de producción 2021
Duración 108 min
Versión original alemán
Subtitulado en castellano
La proyección de La Conferencia es posible gracias a la gentil colaboración de CDI Films.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias