Deportes

DEPORTES

La Agencia de Deporte Nacional: voces a favor y en contra del polémico decreto de Macri

A través de la firma de un DNU, el Gobierno Nacional decidió ponerle fin a la Secretaría de Deportes. Muchas voces autorizadas se pronunciaron con respecto una medida “enmascarada” que atenta contra los deportistas.

Alfredo Blanco

@alfredoescribe

Miércoles 6 de febrero | 23:54

Desde el mismísimo momento en el que se anunció la degradación de la Secretaría de Deportes a Agencia, fueron numerosas las voces de deportistas, funcionarios, políticos y periodistas que se manifestaron a favor y en contra. Esta decisión que Mauricio Macri efectivizó mediante la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia se suma a las tantas políticas de ajuste que el Gobierno Nacional viene desarrollando en casi cuatro años de gestión.

Diógenes de Urquiza, ex titular de la Secretaría y actual Director de la Agencia de Deporte Nacional, intentó aminorar este cambio sosteniendo que la función del nuevo ente autárquico será la de “agilizar y jerarquizar las prácticas deportivas”. En declaraciones a la oficialista Telam, manifestó que no se venderán ni privatizarán los terrenos pertenecientes al CENARD, al mismo tiempo que aseguró que dispondrán de un presupuesto propio que podrá ejecutarse “sin intermediarios”.

En sintonía con de Urquiza, exponentes del hockey femenino como María Noel Barrionuevo; y Horacio Agulla, ex Puma y actual asesor de la ex Secretaría de Deportes; salieron a jugar llamativamente en sus redes sociales con el mismo mensaje: “La creación de la Agencia es positiva para el deporte y un salto de calidad para los deportistas. Ahora va a ser más rápido el cobro de becas y subsidios y, por primera vez, las provincias van a poder participar de estas decisiones”. Cabe aclarar que el tweet citado fue originado por el equipo de la nueva Agencia.

Sin embargo, hay quienes alzaron sus voces dudando de la benevolencia del nuevo ente y criticando lo que a simple vista un plan de desmantelamiento. Una de las posturas más duras fue la del ex capitán de la selección de voley Marcos Milinkovic, quien citando el “copy paste” de Barrionuevo sostuvo que el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) perdió autonomía financiera cuando históricamente pudo pagar las becas “en tiempo y forma”. En los primeros días de 2019, la entidad cambió sus políticas de subsidio otorgando apoyo únicamente a deportistas con posibilidad de medalla. Un signo de época desde que Cambiemos está en el gobierno.

Macarena Sánchez, ex jugadora de la UAI Urquiza que lleva adelante el legítimo reclamo por la profesionalización del fútbol femenino luego de haber sido despedida y sin posibilidad de fichar por otro club, no se sorprendió por la llegada del nuevo ente. Declaró que el desfinanciamiento en el deporte es parte de las políticas neoliberales y no se sorprende al ver que el gobierno que destina tan poco para prevenir la violencia contra la mujer, lleve adelante el mismo plan ajustador con el deporte. En la misma línea que la futbolista, Facundo Callioni (ganador de la medalla de oro con los Leones en Río 2016), también fijó su postura ironizando sobre las bondades de la Agencia y una posible venta de las tierras que ocupa el CENARD, con el negocio inmobiliario que esta acción implicaría.

Entre las opiniones moderadas, pero fijando postura a favor, podemos mencionar las de la nadadora Georgina Bardach y el windsurfista Mariano Reutemann. En declaraciones al sitio web Mundo D, la ganadora de la medalla de bronce en Atenas 2004, manifestó que la Secretaría de Deportes de la Nación había quedado “obsoleta”, al mismo tiempo que repitió el argumento que bajó desde el mismísimo nuevo ente, que refiere a agilizar el pago de becas, “terminar con las burocracias”, y la autonomía que le da el carácter autárquico, posibilitado así la llegada de capitales privados. Para Reutemann, el cambio será posible dependiendo de la prioridad que se le a las distintas disciplinas. Si bien celebra que el Gobierno Nacional haya tomado como ejemplo el caso cordobés (que posee una agencia desde 1999), reconoce que el hecho de que se haya implementado a través de un DNU (con los rumores de la venta del CENARD a cuestas), le quita cierta legitimidad.

Dentro del tono moderado, pero en sintonía con la postura crítica mostrada por Milinkovic y Sánchez, el lanzador de bala y disco en los Juegos Olímpicos de Londres, Germán Lauro declaró su intención de tener los mejores pensamientos con respecto a la creación de la Agencia, pero consideró que “es un arma de doble filo y peligrosa en manos equivocadas”. “Quiero ser positivo y pensar que no es un gran negocio”, expresó el trenquelauquense.

El cruce dialéctico alcanzó también a Claudio Morresi, ex Secretario de Deportes durante el gobierno kirchnerista, quien aseveró en el sitio web 442, que la disolución de la Secretaría está directamente relacionada con la abrupta baja que se le asignó en el presupuesto: “de 1350 millones de pesos estipulados en 2016, que en la actualidad deberían ser 2500, se pasó a uno de 991 millones”. Para el ex futbolista de River, significaría cerrarle las puertas de las diferentes selecciones nacionales a los jóvenes de bajos recursos que tengan potencial, quedando en ellas aquellos que cuenten con posibilidades económicas o que sean generosamente sponsoreados.

Ante el argumento de que la creación de la ADN implicaría un dinamismo en la entrega de becas, tal como lo aseguró el actual presidente de la Asociación Argentina de Tenis y ex titular de la Agencia Córdoba Deportes Agustín Calleri, el periodista Alejandro Wall, del diario Tiempo Argentino, manifestó que se trata de un plan de desfinanciamiento que se ejecutó mucho antes que la disolución de la Secretaría. En una publicación del 23 de septiembre de 2018 testificó: “una beca de diez mil pesos eran unos 500 dólares en enero de este año. Hoy significa la mitad. Eso es mucho para deportistas que deben prepararse y competir en el exterior. Que incluso tienen que comprar insumos imprescindibles que sólo pueden ser importados. El Presupuesto para el próximo año no acompaña esos costos. Más grave para los deportistas cuando se trata del año previo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”. Toda una definición de lo que iba a ocurrir unos meses después.

Como señalamos, más allá del carácter benevolente que se le quiere adjudicar a la Agencia de Deporte Nacional, no solo se trata de otra política de ajuste, sino que también implicaría un negocio inmobiliario multimillonario. La intención de mudar el predio ubicado en Núñez a la Villa Olímpica de Soldati fue abiertamente manifestada por el Presidente de la Nación y rechazada por un amplio sector de la comunidad deportiva. No se trata de cerrar un espacio para abrir otro, sino de sumar más centros de entrenamiento que ofrezcan un auténtico dinamismo y posibilidades a quienes practiquen las diferentes disciplinas.

La asfixia económica que sufren los deportistas complicará las chances de que Argentina sea bien representada en los próximos Juegos Olímpicos, algo que no debemos pasar por alto cuando los políticos afines al Gobierno se suban a la gloria y los flashes de aquellos que con esfuerzo, y a pesar de las vicisitudes, van a competir para dejar bien posicionado al deporte nacional.







Temas relacionados

Deportes   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO