Política

CRISIS HABITACIONAL

Kicillof cedió todo a la Bonaerense, pero amenaza con represión a familias sin techo

Solo en Guernica hay 2.500 familias con 3.000 niñes reclamando el derecho a la vivienda. El gobierno habla de “grupos violentos” a días del desalojo. La solidaridad de organizaciones obreras y sociales.

Lunes 28 de septiembre | 19:14

Al chantaje de la Policía Bonaerense Alberto Fernández y Axel Kicillof respondieron de inmediato y le otorgaron aumento de haberes. Pocos días antes habían anunciado que destinarán mayor presupuesto para la represión.

Se preparaban así para atacar la conflictividad social que emergió con más fuerza durante la pandemia. Hay un déficit habitacional de cuatro millones de viviendas y el Gobierno tiene como única respuesta amenazas de represión.

Andrés “Cuervo” Larroque, el camporista que meses atrás se sumó al gabinete bonaerense, fue nombrado ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia, este domingo criminalizó a las familias que reclaman tierra y vivienda. Acusó que en Guernica había “grupos violentos” por no dejar a sus funcionarios “ayudar” a quienes lo necesitan. Una mentira.

Este domingo, nuevamente las 2.500 familias que ocupan terrenos en Guernica recibieron la solidaridad de estudiantes, trabajadores y organizaciones políticas, en las que se encontraban militantes del PTS entre otros. Hicieron un pasamanos con todo los víveres que llevaron. Ropas, colchones, alimentos. Este viernes habían sufrido las consecuencias del temporal que arrasó con sus pertenencias.

Sin embargo, la campaña de Larroque y el gobierno de Axel Kicillof fue criminalizar a los que durante más de dos meses no recibieron respuestas de fondo del Gobierno. Después que el ministro de Desarrollo se acercó a la toma junto a funcionarios de su ministerio y el de Seguridad, emitieron un comunicado que sostenía una mentira que pretende deslegitimar el legítimo derecho a la vivienda. Allí sostenían que “un grupo de organizaciones políticas que forman parte de la ocupación decidió impedir de manera violenta la asistencia a las familias que se encuentran en el predio”.

No hubo violentos, hubo familias que le reclamaban que no los desalojen y que les brinden una solución de fondo. Larroque no les dio una respuesta, y desde entonces está haciendo una campaña contra los vecinos y la izquierda.

El camporista, que acaba de reivindicar a José Rucci, un sindicalista de la derecha peronista, está preparando el camino de la represión, -no se lo escuchó hablar en estos meses donde creció la crisis habitacional en la provincia bonaerense-. No está solo en este camino. El que pronto acudirá a esta tarea es Sergio Berni junto con la Bonaerense que acaba de recibir pertrechos de todo tipo para ejercer esta función.

El día que Tosco y Rucci se enfrentaron en la televisión

A la pregunta ¿quién le hace el juego a la derecha? la respuesta es clara. El Gobierno destina plata para el FMI y la represión y cedió a cada una de las demandas de la derecha. En tanto las familias que se quedaron sin trabajo y sin viviendas solos reciben de parte del Gobierno acusaciones y amenazas de desalojo.







Temas relacionados

Guernica   /    Axel Kicillof    /    Sergio Berni   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO