×
×
Red Internacional

Rocío murió a sus 21 años trabajando en condiciones precarias en Virrey del Pino. Su familia denuncia que los hechos son muy confusos y se contradicen las declaraciones, que el dueño del taller levantó todo y se fugó. Exige celeridad a la justicia y poder acceder a la causa. También denuncia que ve movimientos extraños frente a su casa y la de los testigos.

Martes 19 de abril | 22:41
Entrevista con la madre de Rocío López, joven de 21 años que murió en el taller donde trabajaba - YouTube

Rocío vivía con su madre al lado del taller donde murió. En una entrevista exclusiva desde la puerta del mismo taller Paola, su madre, denuncia que Sergio Alegre - quien había contratado a su hija - se fugó: “como había un patrullero mientras se llevaban todo, pensamos que lo estaba incautando el fiscal, pero no.” Y sigue: “Yo me pregunto, si fue un accidente como dice él ¿por qué se fugó? ¿porque vaciaron la casa, el taller y se llevaron todo? Hasta a la hija que iba a la escuela acá cerca, la sacaron”.

Según la información con la que contamos hasta este momento la causa fue caratulada como "averiguación de causales de muerte" y se encuentra en poder del fiscal Gastón Duplaá, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de los Tribunales de La Matanza.

Te puede interesar: Queremos justicia. Otro crimen laboral contra la juventud: Rocío murió trabajando precarizada

Paola cuenta quien era su hija: "trabajaba en un supermercado, después estuvo trabajando en un mercado. Hasta que él vino y le habló por el tejido, por la medianera. Y ahí me dijo mamá estoy sin trabajo, voy a ver de qué se trata. Y ahí le dijo que la iba a blanquear, que iba a hacer los trámites correspondientes."

El vecino le había insistido para que trabajara para él y que la pondría en blanco tras unos meses. Su madre cuenta que así la convenció de trabajar “por $200 la hora embalando cajas de juntas para motos. Llegó a empaquetar 900 bolsas de junta por día". Sólo las condiciones de pobreza en la que vive la mayoría de los jóvenes pueden explicar que haya tenido que agarrar ese trabajo precario y mal pago, donde su vida fue arrebatada.

Sobre como fueron los hechos, Paola relata: “el 4 de abril yo vengo de hacer las compras y escucho que él empieza a gritar ¡Paola, Paola! venga que a Rocio la atrapó una máquina. Entré pensando que estaba donde ella trabajaba, pero no, se encontraba en la otra habitación, donde están la máquina, que ella no trabajaba con esa máquina.”

Te puede interesar: Precarización laboral. Informe especial: más del 70% de los jóvenes trabajan en condiciones de precarización extrema

Y prosigue “Cuando llego me encuentro que mi hija estaba muerta, ya no tenía latidos. Estaba fría, congelada. El me dijo que la había dejado hace 3 minutos, pero soy enfermera y sé cómo está una persona cuando muere si pasaron 5 minutos o si pasó más tiempo.”

Hasta ese momento la familia confiaba en que había sido un accidente de trabajo. Pero el mismo día que que estaban velando a Rocío, otros vecinos les avisaron que estaban vaciando el taller y la casa. Al ver que había un patrullero de la Policía Bonaerense cercano, pensaron que se trataba de una orden judicial, pero luego se dieron cuenta que no, que era el dueño llevándose todo. Y que nadie sabe decirle dónde se fue. Por eso le pide al fiscal que lo ubique para saber que pasó con su hija.

A partir de eso fue que comenzaron a sospechar de todo y repasar los hechos. Paola se acercó a la comisaría donde le dijeron que no tenían información. “Capaz ya se cerró la causa”, le dijeron. Por eso insiste "quiero saber qué le pasó. Quiero justicia por Rocío".

Consultada por el accionar del Estado, contestó "acá no vino nunca el Ministerio de Trabajo, solo intervino la policía. Llaman a la ambulancia y el médico no quiso firmar porque dijo que era muerte dudosa”, reafirmando sus sospechas.

Y sigue “ahí llegó la policía científica, toma intervención el fiscal y se llevan el cuerpo. Esta persona dijo que fue un accidente pero no fue un accidente, yo necesito que el fiscal Duplaa por favor haga algo, que investigue dónde está esta persona que se dio a la fuga."

Y pide saber en qué estado se encuentra la causa, ya que el patrón se dió a la fuga: "no tenemos información de la autopsia, nadie nos llamó".

Te puede interesar: #Recuprecarización.¿Por qué trabajamos más y somos más pobres?

Por último cuenta que ella y los vecinos están viendo un movimiento inusual por el barrio: "Desde hace unos días estamos viendo diferentes vehículos de alta gama que pasan a alta velocidad por la casa de los testigos y por mi casa, no sabemos si es a raíz del caso pero están apareciendo autos que no conocemos".

Para finalizar, realizó un pedido “ayudenme por favor, yo recurro a los medios porque es la única manera que tengo de que se haga justicia, de que esto se sepa, porque sino va a quedar en la nada”.

La historia de Rocío es la historia de muchos jóvenes del conurbano, que tienen que trabajar en pésimas condiciones porque no hay otra cosa. Porque ven como año tras año sus condiciones de vida empeoran, porque aun trabajando son pobres y no llegan a fin de mes. Mientras banqueros y grandes empresarios la juntan en pala. Y encima si protestan, los criminalizan, mientras los que cometen crímenes laborales siguen impunes, porque para ellos la “justicia” es, por lo menos, lenta.

Un presente que condena a la juventud, y que es urgente cambiar, porque sino no habrá futuro posible.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Justicia-por-Rocio-Decima-Queremos-saber-que-paso-con-mi-hija