×
×
Red Internacional

Tras la importante movilización que se realizó el viernes 24 en La Plata, conversamos con Julieta Kolac, activista de Berisso organizada en vecinos contaminados por Copetro y en Vecinos Autoconvocados Humedal Urbano Génova (VACHUG)

Sebastián PalmasProfesor de Geografía | Militante de La Marrón Docente en Ensenada

Miércoles 29 de septiembre | 14:25

El viernes se realizó en La Plata una importante movilización en el marco de la Huelga Mundial por el Clima. Entre organizaciones vecinales, sociales y políticas se destacó la participación de los Vecinos Contaminados por Copetro, organización que desde hace varios años viene denunciando y movilizándose contra la contaminación impune de la empresa Copetro SA. Hablamos con Julieta, activista de dicha organización sobre las peleas ambientales en la región y las respuestas de los gobiernos a las problemáticas ambientales de la zona.

¿Nos contás cómo se vienen organizando y qué lucha vienen dando por los problemas ambientales? Desde los espacios donde participas. ¿Y cuáles son las respuestas de los gobiernos ante estos reclamos?

Soy Julieta de la ciudad de Berisso, hace un año me empecé a involucrar en temáticas socioambientales. En primer lugar empecé a realizar cambios a nivel individual, como cambios de hábitos de consumo, de alimentación, separación de residuos, todo más a nivel individual. Y luego, hace 3 o 4 años me involucré en la primera causa colectiva en la que participé, que fue detener el polideportivo SIPERKA, frente a la plaza Almafuerte de Berisso. Se quería privatizar el espacio público para construir un polideportivo sobre el canal urbano Génova.
Si bien no tuvo trascendencia el tema en los medios, ni teníamos la asamblea ni nada, nos reunimos un par de vecinos y los abogados que hoy trabajan con nosotros e iniciamos un recurso de amparo y se logró frenar esa situación, que fue en 2018-19, en el gobierno de Nedella (intendente de Berisso en ese momento).
Ya en 2017 por ejemplo tenía en la cabeza el asunto de Copetro (fábrica que quema carbón de coque), ya que estaba recontra podrida del hollín que caía en mi casa y tenía que soportar. Pero cuando hablaba siempre de Copetro era "Bueno, no sé puede hacer nada", "cómo vas a enfrentar este monstruo". Eso me quedó latente en 2018. Presentamos al Concejo Deliberante una nota con firmas de vecinos, y ya para 2018-19 a través de redes sociales empezamos a publicar sobre una gran lluvia de hollín que habíamos tenido, una de las más grandes que recuerde en Berisso. Y empecé a publicar yo, y un montón de otra gente reaccionó a eso diciendo que no daba más. Entonces un vecino me dice "venite a casa y hagamos algo". Y fui con otra vecina, éramos 3 la primera vez que nos reunimos. Ahí decidimos realizar la primera asamblea para ver qué se podía hacer. Yo en ese entonces desconocía toda la lucha de Campamento contra la contaminación (barrio vecino a la fábrica que se organizó desde el emplazamiento en la dictadura). Desconocía todo. Yo solo sabía que Copetro me arrojaba hollín y que los productos y subproductos de Copetro no me pertenecen. Desde ese momento empezó a crecer la asamblea. Primero fueron Berisso, después Ensenada, y por último se sumó La Plata.
Con respecto a la respuesta del gobierno, es una bicicleteada constante, dicen lo que vos querés escuchar, y después lo que hacen es totalmente lo contrario. Eso desde mi experiencia con los funcionarios en las reuniones, cualquiera que sea el color político. Ya sea el macrismo, la gestión anterior o está gestión.

¿Cómo ves las problemáticas ambientales de la región?

La situación ambiental tanto en Berisso como en Ensenada para mí es gravísima. Somos dos de las ciudades más contaminadas del país por estar dentro de un polo petroquímico. A eso se le suman otro tipo de contaminación como son las cloacas, en Berisso con un caño gigante en la calle 66 que recibe desechos cloacales de las tres ciudades que no tienen ningún tipo de tratamiento. Después tenemos en Ensenada todo lo que es la CEAMSE en funcionamiento. Bueno, un montón. Estamos complicadísimos y no hay ninguna política que tienda a salvaguardar el ambiente donde vivimos y la naturaleza. Por el contrario, todas las políticas son extractivistas, ecocidas, en dónde la participación ciudadana no existe. O bien se hace como que existe, y por el contrario nunca tienen en cuenta las propuestas que llevamos o lo que manifestamos.
A todo eso, en las dos ciudades se le suman lo que es las talas y los desmontes indiscriminados, las podas masivas, que en realidad son mutilaciones. El avance sobre los humedales, ya sea emprendimientos inmobiliarios o con falta de ordenamiento territorial. La gente en estado de vulnerabilidad total ocupa esos terrenos que son humedales y construye allí sus casillas. Eso está pasando en el (arroyo) Maldonado acá en Berisso.

Después de la gran movilización del viernes por el cambio climático ¿Cuáles son tus perspectivas de acá en adelante y cómo continuar la lucha?

Yo creo que la última movilización que organizó la coordinadora BFS en todo el país y en particular en la ciudad de la plata en dónde estuvimos participando con la asamblea de vecinos contaminados fue una de las mejores movilizaciones. Creo que la coordinadora se está consolidando muy fuerte. Hace poco más de un año que estamos saliendo a las calles junto a la coordinadora. Y se está demostrando que hay unidad en la diversidad. Si bien todas las organizaciones que participamos sabemos y padecemos problemáticas socioambientales por ahí tenemos algunas diferencias, pero nos estamos concentrando en dejar de lado esas diferencias y unirnos en la problemática común que nos une a todes. Creo que hay que seguir por el camino de la movilización, consolidando una gran coordinación, logrando más activismo en la calle y creo que la clave es por ahí, presionar en las calles hasta empezar a ganar las luchas de cada asamblea y de cada colectivo y apoyarnos unes a otres para lograrlo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias