Mundo Obrero

OPINIÓN

Jujuy: ¿qué unidad necesitamos los trabajadores para enfrentar el ajuste?

El jueves trabajadores/as estatales se movilizaron en la capital jujeña por condiciones laborales, precarización y paritarias, entre otros reclamos de cada sector. Las direcciones sindicales dividieron la movilización en dos marchas y dos actos, mostrando, así, debilidad frente al Gobierno que en el día de ayer anunció el mísero aumento del 10% en dos tandas. Desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC), queremos abrir un debate acerca de qué tipo de unidad hay que construir para enfrentar el ajuste en curso.

Sábado 21 de noviembre | 11:11

Dos marchas, dos actos

Fueron cientos los trabajadores/as de distintos puntos de la provincia, entre ellos estatales, de la salud, docentes, judiciales que expresaron en las calles de la capital jujeña su malestar por las precarias condiciones laborales, el retraso salarial, la falta de recursos frente a la pandemia, la paupérrima asistencia social, el decreto 1807 en el caso de la docencia, entre una larga lista de reclamos postergados. La convocatoria había sido realizada por los gremios que conforman la Intersindical, con paros en el caso de la salud (APUAP) y ATE. Sin embargo, la política de las conducciones dividió la manifestación en dos marchas y dos actos: uno en Casa de Gobierno y otro en la Legislatura. ¿Quién gana con esta división? El gobierno.

Por un lado, se movilizaron la CTA de los Trabajadores referenciada con “Nando” Acosta y la lista Verde y Blanca de ATE, ADEP, ADIUNJU, Judiciales. Por el otro, la CTA Autónoma de Matías Brizuela, la lista verde conducción de ATE, APUAP, la CCC y otras organizaciones. En ambos actos se habló y reivindicó la unidad alcanzada pero había dos actos separados por dos cuadras. Desde las agrupaciones Desde las Bases de salud y 9 de abril de docentes junto a diputados/a del PTS en el Frente de Izquierda, participamos de ambas convocatorias, planteando la necesidad de un plan de lucha unificado votado en asambleas y la participación democrática de los y las trabajadoras de cada gremio y sector contra el ajuste que se da en todo el país. Si se le pregunta a cada compañero o compañera de base la respuesta es clara, hay que luchar unidos.

El marco: un ajuste clásico de la mano del FMI

En ambos actos los principales referentes hablaron de la necesidad de enfrentar el ajuste, pero sólo de Morales y sólo en Jujuy. Ocultando, de este modo, el marco nacional en el que se dan estas primeras luchas luego de largos meses de pasividad. ¿Sólo en Jujuy hay una política de ajuste sobre la clase trabajadora y los sectores populares? Creemos que no. Más allá de los matices (cada vez menos evidentes) que puedan existir entre el gobierno provincial y el nacional, vemos que en todo el país se está desarrollando una política de ajuste de la mano de la negociación con el FMI, que volverá a supervisar las cuentas del país por lo menos hasta el 2030 si se alcanza un acuerdo de facilidades extendidas, y que empiezan a ver respuestas como el acampe de los trabajadores de la salud en CABA, la lucha estatal en distintas provincias como Mendoza o Chubut, municipales en Córdoba o choferes de la UTA en Rosario

En concreto este ajuste se ve en la votación de un presupuesto nacional 2021 que, entre otras cosas, recorta un 9,4% el presupuesto de salud, 16,5% las partidas a prestaciones sociales, 7,3% las asignaciones familiares y por hijo/a, 36% en lo destinado a la tarjeta Alimentar. Además, elimina el IFE (187 mil jujeños/as se quedan sin este ingreso, alrededor del 25% de la población).

También el ajuste se ve en la pérdida de 3,7 millones de puestos de trabajo, el crecimiento de la pobreza y la desocupación, la pérdida de poder adquisitivo con salarios a la baja que se suma a lo perdido durante el macrismo y, ni hablar, con el ajuste sobre los más débiles: los jubilados/as.

El gobierno nacional “se ahorró” cerca de $80000 millones al suspender la movilidad jubilatoria (que ya era mala), los “aumentos” por decreto estuvieron bien por debajo de lo que hubiese correspondido cobrar a cada jubilado. El último “aumento” del 5% son $33 pesos por día para llevar la jubilación mínima a poco más de $19000, rozando la línea de indigencia y bien lejos de la canasta básica de los jubilados. Una vergüenza.

Mientras, crece la inflación como siguen creciendo las ganancias de los que más tienen: bancos, terratenientes (se les bajó las retenciones), grandes empresas y multinacionales. El arbolito (aporte solidario de las grandes fortunas) no puede tapar el bosque (talado por el ajuste). En síntesis, los ricos siguen ganando, los trabajadores y pobres siguen perdiendo en el régimen del FMI.

Que de este ajuste nacional no se haya hablado en los dos actos de ayer no es casual ya que la mayoría de las conducciones convocantes son afines o están integradas al gobierno nacional y cómplices de que pasen muchos de los ataques descriptos. Así como lo hicieron durante el macrismo, llamando a “enfrentar los ataques” en las urnas, el jueves también hicieron un llamado a sacar sólo a Morales en el 2021

¿Qué unidad necesitamos para enfrentar el ajuste?

En este marco, se abre el debate sobre qué unidad necesitamos los trabajadores y sectores populares para enfrentar el ajuste en curso, y que se hace urgente si no queremos dejar pasar el ataque al salario que anunció Morales con la “propuesta” de aumento del 10% en dos tramos (7% con el sueldo de noviembre y 3% con el de enero) y un bono de $3000 por única vez.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.com/Paritarias-en-Jujuy-Morales-ofrece-10-en-dos-cuotas-a-los-trabajadores-estatales

En primer lugar, es necesario despejar quiénes son nuestros amigos, aliados y quienes nuestros enemigos. Enfocar en que el ajuste es una política nacional y no sólo provincial es vital para acompañar la experiencia de miles y miles de votantes del Frente de Todos que se ven afectados por la política del gobierno como también por sus respuestas represivas como se vio en Guernica con las familias que luchan por una vivienda. Millones votaron a Alberto Fernández para terminar con el ajuste macrista, pero el ajuste sigue.

En segundo lugar, frente a una crisis que se agudiza es clave entender que nadie se salva solo y que la lucha por gremio tiene un límite. Por eso hay que forjar la mayor unidad para enfrentar los ataques, exigiendo en cada gremio asambleas democráticas de todos los trabajadores, de planta y precarizados, afiliados y no-afiliados, para discutir un plan de lucha unificado y coordinado del conjunto de la clase trabajadora con los sectores populares, que una las luchas en curso como la de los estatales con los mineros del Aguilar, las familias que luchan por una vivienda en Ledesma, los municipales del SEOM, trabajadores precarizados.

En tercer lugar, hay que poner en discusión que es indispensable luchar con independencia de los gobiernos nacional y provincial, por un programa de medidas que enfrente el ajuste para que la crisis no la pague (otra vez) el pueblo trabajador.

No puede ser que la estafa macrista (el propio Alberto Fernández señalaba que Macri contrajo una deuda para beneficiar a sus amigos), la termine pagando el pueblo. Por eso nada bueno vendrá para la clase trabajadora de la mano del FMI. Hay que terminar con la resignación que imponen las conducciones gremiales a la pasividad y a lo sumo a apoyar al mal menor y esperar el derrame que alguna vez llegará.

Un programa de medidas realmente a favor del pueblo empieza por el desconocimiento soberano de la deuda al entrar en la figura de "deuda odiosa" adquirida contra los intereses del pueblo (ni una calle se pavimentó con esa plata que fue a la fuga de capitales), la nacionalización de la banca y el comercio exterior para terminar con la especulación y fuga de divisas, para ser controlada por los propios trabajadores. Sólo así puede haber recursos para invertir las prioridades y que realmente los “primeros sean los últimos”. El resto sino es sarasa.

Desde la agrupaciones 9 de abril de docentes y Salud desde las Bases, nos organizamos y luchamos por esta perspectiva en los sindicatos, como parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (impulsado por el PTS junto a trabajadores y trabajadoras independientes) en más de 60 gremios en todo el país. Para recuperar los sindicatos para la lucha de los y las trabajadoras en base a una verdadera democracia sindical y un programa independiente de los patrones, sus gobiernos y sus partidos, que tome las demandas del conjunto de los trabajadores y sectores populares, comenzando por los que peor están como son los precarizados o los que ni siquiera tienen una vivienda para vivir. Esto va ligado a fortalecer también una alternativa política propia de la clase trabajadora.

Te puede interesar: http://www.laizquierdadiario.com/Ante-el-ajuste-y-primeras-luchas-de-resistencia-mas-que-nunca-pelear-por-una-direccion-clasista

Frente a la crisis y ajuste en curso vemos más necesario que nunca abordar el debate por la recuperación de los sindicatos y la construcción de conducciones clasistas. Particularmente llamamos a los compañeros y compañeras de la Corriente Sindical Marina Vilte, con quienes venimos impulsando diversas luchass y espacios autoconvocados docentes en unidad, como también a decenas y decenas de activistas que salen a la lucha en cada gremio (muchas veces sin que las direcciones sindicales tomen sus demandas, como sucede con las y los precarizados de la salud, con el sector de enfermería autoconvocada), a debatir fraternalmente estas ideas para que la clase trabajadora y los sectores populares fortalezcamos una alternativa clasista contra lo que consideramos es un régimen del FMI.







Temas relacionados

Jujuy   /    Intersindical   /    Gerardo Morales   /    Paritarias   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO