×
×
Red Internacional

En la última jornada del juicio que lo tiene como acusado, el “pluma” de la Policía Federal decidió hablar luego de que declarara el último de los testigos. Junto a dos exjefes, está siendo juzgado por espionaje ilegal contra organizaciones y referentes sociales, políticos y sindicales. Su coartada es desacreditar a los once denunciantes. El 22 serán los alegatos sobre el que se espera una condena histórica.

Escuchá esta nota
Jueves 16 de marzo | 21:14

Este jueves, en la tercera jornada del juicio que se le sigue por espionaje ilegal, Américo Balbuena declaró que las víctimas que lo denunciaron y testificaron en el juicio mintieron. Se trata de once referentes y militantes de organizaciones políticas y sociales que a lo largo de tres jornadas dieron detalles de la infiltración de Balbuena durante once años en la Agencia Walsh. Detalles que, según él, son todas mentiras.

Te puede interesar: Juicio a Américo Balbuena: abrumadores testimonios contra el espía de la Federal

Balbuena y sus dos exjefes del Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal, Alejandro Sánchez y Adolfo Ustares, están acusados de realizar espionaje ilegal sobre organizaciones sociales, sindicales, políticas y estudiantiles durante los años 2002 a 2013 desde las sombras de la Policía Federal. La querella en el juicio está llevada adelante por los abogados Matías Aufieri, abogado de la querella junto a Liliana Mazea, Myriam Bregman y Carlos Platkowsky del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CEPRODH). Este jueves, en la última audiencia de testimonios, aceptaron declarar luego de que terminara de pasar el último testigo.

Te puede interesar: El espía Américo Balbuena llega a juicio oral por inteligencia ilegal a organizaciones populares

Más testimonios lo complican

La audiencia inició con el testimonio de Diana Kordon, quien señaló cómo, desde el espacio Encuentro Memoria Verdad y Justicia que ella integró hasta el 2019, era recurrente que Balbuena se comunicara y pidiera entrevistas especialmente en ocasión de las movilizaciones por el 24 de Marzo. Resaltó lo “cumplidor” que había sido Balbuena yendo a cada marcha, donde recordaba haber hablado muchas veces con él.

En el mismo sentido habían declarado como testigos el día anterior María del Carmen Verdú, Christian Castillo, Vilma Ripoll, Claudio Dellecarbonara y Juan Carlos Giordano. Relataron cómo el infiltrado en la Agencia Walsh realizaba tareas de inteligencia haciéndose pasar como periodista para reunir información sobre las acciones de trabajadores, conflictos sindicales, movilizaciones populares y causas contra la violencia policial.

Te puede interesar: Juicio al espía Balbuena: “No sabíamos de qué trabajaba y siempre tenía tiempo libre”

“Son todos mentirosos”

Américo Balbuena decidió prestar declaración en el juicio recién cuando finalizaron los testigos. Luego de él, también hablaron sus exjefes Sánchez y Ustares.

Balbuena comenzó alegando que sus actividades en la Agencia Walsh las había realizado con fines periodísticos, como una “pasantía” con la cual buscaba desarrollar una profesión para cuando se retirara de la Policía. Respecto a qué función cumplía dentro del Cuerpo de Informaciones, insistió en que sus tareas eran “administrativas, también tenía que hacer apoyo en investigaciones criminales por orden judicial”; la misma generalidad que repitieron Sánchez y Ustares, sin poder identificar una tarea específica y propia de Balbuena en el Cuerpo.

Esto, sumado al relato de los once testigos que afirmaron la cantidad de días y horarios donde Balbuena iba a las marchas y conflictos durante once años, dan cuenta que su principal tarea era de hecho la infiltración en un medio alternativo para espiar a organizaciones y referentes. Por eso el objetivo central en la declaración de Balbuena fue decir que todo de lo que se lo acusa es “falso”. Tanto lo que había declarado Verdú sobre su participación en los juicios de Cromañón y de Mariano Ferreyra como lo dicho por Christian “Chipi” Castillo sobre las entrevistas grabadas en extensión y la relación de esas tareas con causas que luego se hicieron contra manifestantes. Según él es mentira que haya compartido jornadas enteras con los trabajadores del subte cuando hacían protestas en la línea B, como declaró Claudio Dellecarbonara.

Esencialmente Balbuena se dedicó a decir que mintieron las once víctimas que lo denunciaron y testificaron por cómo había realizado tareas de espionaje haciéndose pasar por periodista de la Agencia Walsh por once años.

Alfonso Ustares, declaró a continuación, respecto a Balbuena bajo su jefatura dijo no saber “cuál era la actividad que desarrollaba”, que si hubiera ocurrido alguna inconducta supone que “sus coordinadores” le hubieran informado, pero “no pasó absolutamente nada”. Asimismo explicó que desde el 2003 la División Análisis, luego de haberse dedicado a enviar agentes a las actividades de las asambleas barriales durante el 2001 y 2002 cuando llegó a tener a su cargo 90 oficiales, al mermar las asambleas se dedicó a “gestionar” el conflicto en las calles y las protestas.

Por su parte, Alejandro Sánchez decidió ampliar su declaración brindada en la audiencia del martes. En particular apuntó contra muchas afirmaciones respecto el espionaje como objetivo del Cuerpo de Información de la Federal y el testimonio brindado por Marcelo Saín.

Previamente, había declarado el perito informativo Matías Castellani confirmando el informe presentado en la causa donde se analizaron once elementos resultantes del allanamiento al domicilio de Balbuena. En su declaración remarcó que le llamó la atención la cantidad de archivos que habían sido borrados, probablemente por un software supuso, que no pudieron recuperar. Además, recordó que uno de los elementos no pudo ser analizado por estar destruído.

Con las indagatorias de Balbuena, Ustares y Sánchez concluyeron las audiencias de esta semana. El juicio continuará el martes 22 de marzo en Comodoro Py, donde las partes realizarán los alegatos de cierre. Muy probablemente la querella analizará en profundidad los relatos de los tres acusados, ya que a primera vista están plagados de irregularidades y autoincriminaciones. Antes de la sentencia, La Izquierda Diario sintetizará las pruebas que deberán condenar a Balbuena y sus secuaces.

Te puede interesar: Arranca el juicio al espía de la Policía Federal Américo Balbuena y dos de sus jefes


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias