×
×
Red Internacional

El Círculo Rojo. Juan Elman "El bolsonarismo como fuerza política, social y cultural sigue en Brasil"

El Círculo Rojo conversó con Juan Elman, periodista especializado en política internacional, que estuvo en Brasil cubriendo el triunfo de Lula da Silva sobre Jair Bolsonaro en el balotaje.

Viernes 4 de noviembre | 20:48

Juan Elman es periodista especializado en política internacional, escribe ’Mundo Propio’, el newsletter de política internacional de Cenital, y es columnista en Futurock y Urbana Play. Publicó “Nada será como antes ¿Hacia dónde va Chile?”

Estuvo en Brasil cubriendo el balotaje presidencial entre Lula da Silva y Jair Bolsonaro, con la victoria del primero, y los días que siguieron con los bloqueos de sectores que apoyan a Bolsonaro.

Una transición iba a haber, no sabíamos cómo se iba a procesar lo cierto es que al menos lo que tenemos hasta ahora no es un escenario normal, ciertamente porque uno ve cortes en todo el país, un presidente que no acepta resultados y demás, pero al menos hay algunas señales de normalidad sobre todo aliados políticos de Bolsonaro, principalmente el el presidente de la Cámara de Diputados, que además es uno de los interlocutores más fuertes de esto que se conoce como el “Centrao”, que este grupo de partidos pequeños que le da gobernabilidad al presidente, son señales de que están dispuestos a iniciar la transición y además de tener más un diálogo abierto con el nuevo gobierno de Lula.

Porque el bolsonarismo tiene futuro en Brasil y está más vivo que nunca, recordemos el dato de la primera vuelta, que es que Bolsonaro comparado con 2018 crece en términos de votos, pero no es solamente un crecimiento de la figura presidencial crece en el Congreso ,hoy el Partido Liberal es la principal fuerza en un Congreso por lo demás muy fragmentado y muy enquilombado como el de Brasil, y crece a nivel gobernaciones, los aliados de Bolsonaro van a controlar la gobernación de Río de Janeiro, de San Pablo y de Mina Gerais, tres Estados fundamentales en Brasil.

Con lo cual uno ya con ese dato sabe que el bolsonarismo como fuerza política y social, y hasta cultural, sigue en Brasil.

Te puede interesar: Lula ganó la presidencia pero el bolsonarismo salió fortalecido

Hay una identificación, hay un crecimiento en votos respecto a 2018, y una consolidación identidad que hacen que el bolsonarismo tenga futuro. Después está la pregunta por Bolsonaro, algunos dicen que fuera del poder y con estas señales que yo les comentaba muy tenuemente de aliados ya inclinándose en el Congreso para hablar con Lula, algunos dicen que eso va a hacer que Bolsonaro pierda peso. Yo soy un poco escéptico porque si uno mira Estados Unidos se decía también que después del Capitolio (el intento de los partidarios de Trump por tomar el Parlamento de Estados Unidos) y van a surgir otros “Trumps”, figuras ciertamente no moderadas, pero que iban a intentar reemplazarlo, lo sintomáticos que para estar ahí tenés que parecerte, digamos, no hay otro estilo de liderazgo hoy en la derecha.

Hay digamos dos maneras de entrarle a esa pregunta, una es viendo la cuestión más coyuntural, si uno mira de Brasil en el cual asciende Bolsonaro, primero que es un Brasil en su momento 2018 donde él realmente, empieza a ser visto como un candidato con posibilidades de pasar a segunda vuelta. Primero es un Brasil sin Lula o al menos con Lula en un primer momento asediado judicialmente y en un segundo momento condenado afuera de la cancha. Eso no es un dato menor para empezar algo.

Es un Brasil donde evidentemente hay un desprestigio muy grande de todo el sistema político, un proceso que termina devorando a sus propios impulsores y patrocinadores, hablamos del Lava Jato ciertamente. Un contexto donde ya había en 2013 una serie de movilizaciones en su momento contra el contra Dilma Rouseff que estaba terminando su primer mandato, donde vos ahí ya ves un síntoma de de malestar de hartazgo y un antipetismo que estaba tomándose las calles eso también es un dato para tener en cuenta en términos del marco. Bolsonaro arma una campaña, por eso era conocido por sobre todo polémicas, con un discurso muy misógino, muy homofóbico.

Lo coyuntural es un escenario con fuertes turbulencias después de 2013 con la llegada de las protestas, con una destitución y con un proceso que el Lava Jato que que termina detonando todo, porque efectivamente le termina pegando más al PT pero también termina afectando la derecha tradicional, que de hecho es la gran derrotada en 2018.

Lo estructurales de estos últimos 10 años en Brasil es la emergencia de ciertos sectores y agendas que han ganado mucho peso en Brasil sobre todo 3: las iglesias evangélicas, para que tengan en cuenta hoy son alrededor del 30% de la población y en 2018 ya votaron 70-30 bolsonaro con lo cual digo ahí tenías un una bolsa de en ese momento de votos, importante pero también digamos de una agenda actores de poder. Los sectores armamentísticos no solamente la industria de armas que en Brasil se la jugó por Bolsonaro y ha crecido mucho en sus últimos cuatro años sino también desde milicias hasta militares no digo sectores que también habían ganado peso en Brasil. Los militares empiezan sobre todo a partidos 2013 teniendo un un rol cada vez más más mediático, Villas Boas que fue el comandante de Ejército allá en 2018, cuando estaba la posibilidad de liberar a Lula sale a decir que sería una mala señal. Y después está agronegocio que es el actor hoy más central sobre todo para ver a Lula, porque es un sector que ha ganado mucho peso en en la economía de Brasil.

Charlamos con un colega, Augusto Taglioni, al ver el acto después del triunfo de Lula. Era ver a Alckmin que estaba como un petista, alguien que fue de la centro derecha tradicional rival de Lula en 2006 y en 2018. Simone Tener que es del MDB, el partido de Temer, o sea, el partido del tipo que termina traicionando a Dilma y la propia Dilma Rousseff ahí.

Te puede interesar: Un Lula más "al centro" para lograr el resurgimiento de la derecha tradicional

No es claro, cuál va a ser el rol de todos de de de todos esos sectores. Ahí hay una variedad de actores, donde no va a estar, no es claro, todavía qué rol va a tener y después digo más allá de esos nombres propios, uno ve un un alineamiento sobre todo en los últimos meses, si querés de la burguesía de Brasil, señales como esta cena que tuvo Lula con los 100 empresarios más ricos del país.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias