×
×
Red Internacional

Maratón de ajuste. Jóvenes opinan sobre la crisis en Argentina: "A cada hora que laburamos vale menos nuestro trabajo"

Este jueves hubo un 40% de aumento en AMBA en las tarifas de transporte y el dólar blue superó un nuevo récord. La Unidad Piquetera se prepara para movilizar el 27 de julio.

Josefina GarcíaTrabajadora de call center y estudiante

Jueves 21 de julio | Edición del día

El jueves al mediodía, el dólar paralelo tocó un máximo histórico de $338. Los capitalistas que quieren forzar una devaluación aprovechan el terreno que les deja el gobierno. A modo de ilustración, más temprano se había anunciado el aumento de las tarifas de servicios de transporte en el AMBA. Un ataque para millones de personas que tienen que tomarse un colectivo o un tren todos los días para llegar al trabajo o a su lugar de estudio.

Te puede interesar: Opinión. Ni la lapicera de Alberto, ni la del mercado: que la historia se escriba en las calles

Así lo sintetizaba Juana, una trabajadora de Starbucks: “Los hijos de yuta que tienen una banda de plata, que todo esto les chupa un huevo y no empatizan con el hecho de que la gente literal se caga de hambre y que solo piensa que son vagos y ya. Esos si que están cómodos viendo cómo sube todo.” Otro trabajador del sector de Comercio, Marcelo nos comentaba en relación a esto: “Mis compañeros que toman 2 colectivos y el tren no saben cómo van a dibujar para llegar a fin de mes”.

Frente a este nivel de crisis, se discute cómo sacarles a los trabajadores pero no se discute sacarle a los empresarios que son los que se enriquecieron con la pandemia. La suba del dólar va en el mismo sentido. Aunque todavía no hay una devaluación oficial, ahora a los dueños del país les sale más barato explotar laburantes. Aprovechan la impunidad que les da la quietud de las centrales sindicales para aplicar su conjunto de medidas empobreciendo más a los trabajadores y las trabajadoras.

Al mismo tiempo, los legisladores quieren aumentar las dietas que cobran. Algo que contrasta con el hecho de que el día de hoy se debe haber disparado fuertemente la pobreza. En el primer trimestre de 2022, este porcentaje entre los jóvenes de 15 a 29 años llegaba al 44%. Esto teniendo en cuenta a los que no tienen trabajo y a los que lo tienen y sin embargo cobran por debajo de la línea de pobreza (incluso debajo de la de indigencia). En este sentido, la desocupación fue del 11,4% para varones y 16,8% para mujeres.

Ver más: Indec. Crisis social aguda: aún con crecimiento hay 17 millones de personas en la pobreza

El Frente de Todos militó firmar el acuerdo con el FMI diciendo que sino iba a venir el caos y el desastre, y ahora tenemos caos, desastre y FMI. Daniela es operadora de un Call Center ubicado en la Ciudad de Buenos Aires y reflexiona “Creo que esto era sabido que iba a pasar, con solo saber que firmaron con el FMI”. Ella trabaja tercerizada, como la gran mayoría de los empleados de estas empresas. “Están los de clase alta, que quieren decirles a los pobres como vivir. Y también estamos los laburantes que tenemos conciencia trabajadora y que está al corriente con todo esto y lo difunde, lo reclama y trata de generar conciencia en que hay que hacer algo, no sé qué. Pero creo que tomar las calles sería una forma de expresar el descontento”, agrega.

Estas medidas provocaron un sentimiento de incertidumbre muy grande en amplios sectores de los jóvenes trabajadores ocupados y desocupados, así como también en estudiantes. Los que entendieron qué estaba pasando, son los pibes de una fábrica metalúrgica que conversaban entre ellos: "A cada hora que laburamos vale menos nuestro trabajo". A esto, le contesta un compañero suyo: " yo lo único que espero es que los saqueos sean primero en Coto y no en los chinos de barrio". En este sentido, Walter que es repartidor de Apps de delivery apoya esta moción. “Yo personalmente estoy super cansado, vivo a fideos y trabajo todo el día. Los supermercados millonarios nos recontra roban o amenazan con desabastecimiento. Ya mucha impunidad”, comenta.

En este sentido también opina un activista de la Red de Trabajadores Precarizados. Observa que el salario con esta devaluación, logró ser uno de los más bajos de América Latina: “No veo a los economistas de derecha o libertarios por los medios cuestionando el "costo laboral argentino". Evidentemente, esta corrida cambiaria los puso bastante contentos a los que dicen estar “en contra de la casta” pero son la mano derecha de los empresarios.

Ante este escenario, Alejandro que está desocupado dice: “Creo que es necesario una unidad más grande de ocupados y desocupados. Poder salir con toda la fuerza a la calle para pelear contra el ajuste que está en marcha y que viene”. Agustina también coincide en esto: “Obviamente hay que organizarse, sumar más presión pública para que hagan algo. Salir a la calle y difundirlo en los medios lo máximo posible”.

Entre un sector de estudiantes también hay ganas de salir a la calle. Pablo de Filosofía y Letras de la UBA plantea que “Es tremendo esto, este mes fue de medida tras medida de ajuste y devaluación, y lo que se viene va a ser peor, hay que poner un parate urgente.”. Así también opinaba Nicolás de la misma facultad: “Hay que dejar de entregarle el país y el futuro de todxs a los capitales extranjeros y dejar de correr atrás de la lógica del mercado”.

Por su parte, Julieta que es estudiante de Económicas de la UBA ve que a las empresas “no se les mueve un pelo con ese ajuste, porque se ven sostenidos y beneficiados constantemente por el Gobierno y sus medidas. Los empresarios se llenan los bolsillos, el FMI se llena los bolsillos, mientras los demás sobrevivimos y nos culpamos los unos a los otros en lugar de unirnos a una misma lucha.” Por eso, adhiere a la idea de salir a la calle y le parece que allí se debería plantear “Lo de nacionalizar el banco y monopolizar el comercio exterior” para evitar la fuga de dólares.

En este sentido, la Unidad Piquetera está convocando a movilizar el 27 de julio por un conjunto de medidas para salir de la crisis.

Además, la movilización plantea el no pago de la deuda y la ruptura con el FMI para que esa plata vaya a educación, salud, trabajo y vivienda. Otro de los reclamos que es extendido entre las organizaciones es el repudio a la criminalización de la protesta y de los movimientos sociales que hacen desde la derecha de Juntos por el Cambio y Milei hasta todos los matices del Frente de Todos, incluída Cristina Kirchner.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias