×
×
Red Internacional

Perfil.José Domenech: “Los docentes podemos ayudar a articular y hacer fuerte la unidad de los trabajadores”

Es trabajador de la educación en La Matanza hace casi diez años y precandidato a consejero escolar por el Frente de Izquierda Unidad. Participa e impulsa espacios de organización en las comunidades en sus escuelas y también de coordinación con otros trabajadores en lucha.

Lunes 6 de septiembre | 00:09

José Domenech, es profesor de arte y preceptor en escuelas de La Matanza. Participa de la Secretaría de Organización de SUTEBA La Matanza, sindicato del que es delegado. Durante un rato libre entre las clases, charló con La Izquierda Diario.

LID: Contanos qué rol jugaron los trabajadores de la educación durante la pandemia.

José: Hicimos y hacemos un gran esfuerzo para sostener el derecho a la educación de nuestros chicos y chicas, en un momento muy difícil de pandemia y crisis social. Participamos de la entrega de alimentos (lo poco que daba el gobierno) a las que acudían miles de familias. A la escuela se acercaban las madres pidiendo una computadora para que sus hijos puedan tener conectividad, algo que tampoco garantizó el Estado. Tuvimos que reclamar junto a los estudiantes que arreglen las calefacciones y los edificios, después de que no pusieran un peso en infraestructura. Ya previo a la pandemia en una de mis escuelas habíamos reclamado junto a la comunidad y conseguimos que construyeran el edificio de la secundaria para los pibes del barrio.

En la Media 13 de Lomas del Mirador docentes y familias constituyeron una Asamblea Permanente y se solidarizaron con los trabajadores vecinos de la fábrica Just. Familias del barrio recuperado 17 de septiembre de González Catán, donde viven más de 3000 chicos en edad escolar, se organizaron junto a docentes, para reclamar la construcción de un polo educativo y un centro de salud. Otro ejemplo fue el de la comunidad educativa de la secundaria n° 18 de Ramos Mejía, que salió en apoyo de una familia que fue desalojada al comienzo de la cuarentena.

No pasa sólo en La Matanza: en Merlo familias, alumnos y docentes están movilizados contra el traslado de la escuela N°17. En Morón, Hurlingham e Ituzaingó desde febrero de este año se organizaron, ante una presencialidad sin condiciones, conformando una Comisión de Seguridad de Higiene donde estaban representadas las escuelas de la zona. Estas comisiones reunieron distintos sectores que vienen peleando, como el colegio Essea, los docentes precarizados de los programas PIEDAS y ATR, los docentes de Cens y los trabajadores de la Clínica Constituyente de la que los mismos profesores son pacientes. Esta probablemente haya sido la experiencia de organización más destacada de la zona Oeste. Impulsamos estas comisiones también en otros distritos del Área Metropolitana de Buenos Aires como Tigre, La Plata y Capital.

Seguimos enfrentando el ajuste económico del gobierno de Alberto Fernández y Axel Kicillof en la provincia. Podemos ver que hay un vínculo directo, bisagra, entre docentes, estudiantes y familias donde la escuela puede transformarse en un centro de organización y lucha de la comunidad educativa.

Te puede interesar: Entrevista. Zona Oeste de GBA: “Nuevas formas de organización docente junto a las familias y trabajadores que sufren el ajuste”

LID: ¿Y cómo se dio la relación con otros trabajadores que también sufren los ajustes y crisis de la pandemia?

José: Como docentes, en particular desde la agrupación Marrón de la que soy parte, nos acercamos a apoyar a otros trabajadores en lucha. Ante el movimiento de recuperación de tierras tanto en Guernica como en Los Ceibos de González Catán, apoyamos la conformación de la Comisión de Mujeres. Con un grupo de profesores y profesoras de mi escuela nos acercamos a Los Ceibos a llevar donaciones que necesitaban urgente y a participar de las reuniones que convocaban. A su vez uno de nuestros estudiantes está organizado en el barrio recuperado Nueva Unión de Rafael Castillo junto a su familia, a quienes apoyamos y en particular a los pibes que no se resignan y pelean colectivamente por sus derechos (nada que ver con la juventud individualista y meritocrática que proponen los liberales como Milei o Espert).

Frecuentemente los obreros de las fábricas llevan a sus hijos a los colegios vecinos y son parte de la misma comunidad educativa. Por eso las y los docentes en un lugar especial para fomentar la organización y movilización de nuestra clase, la clase trabajadora. Tenemos ejemplos recientes de solidaridad con las trabajadoras de la Salud, La Nirva y Just, incluso a luchas de sectores estratégicos como los trabajadores de la energía eléctrica.

Lo interesante de estas luchas es que ayudan a que los trabajadores conozcan quienes son sus amigos y sus enemigos. Muchos de ellos habían apoyado al gobierno Alberto Fernandez y se encontraron que el peronismo no estaba de su lado, sino del lado de enfrente. Lo que sí recibieron fue el apoyo militante del Frente de Izquierda Unidad, que somos socialistas y apostamos por la independencia política de los trabajadores.

LID: ¿Cómo es el camino por seguir para los trabajadores de la educación?

José: Tenemos el desafío de unir nuestras propias fuerzas. Son muy alentadores los primeros pasos en la organización de los nuevos desocupados y precarizados de la educación como la Comisión de Precarios impulsada desde el SUTEBA La Matanza, planteando la posibilidad de la unidad con el sector estable de la docencia. Los sindicatos recuperados como el Suteba Matanza, la seccional más grande de la provincia, viene apoyando las luchas por la vivienda, el trabajo y salarios u otras como la contaminación ambiental, en un municipio golpeado por el hambre y la pobreza. Tiene la potencialidad y el desafío de jugar un rol clave para coordinar las luchas, fomentar la unidad de ocupados y desocupados, junto a la juventud, para conquistar una fuerza poderosa que haga frente a la crisis que estamos viviendo.

Contrario a la de las burocracias sindicales como la de SUTEBA Provincia de Roberto Baradel (que es parte del Frente de Todos) y de los movimientos sociales aliados al gobierno, que buscan que estemos divididos y dominados. Ellos no quieren que estemos movilizados, pero nosotros tenemos que romper con la pasividad y la resignación, que fomenta el gobierno y termina favoreciendo a la derecha. Tenemos que salir a las calles con nuestros reclamos, como el movimiento feminista que conquistó sus derechos con la movilización masiva.

LID: ¿Como precandidato del en las próximas elecciones de septiembre, qué propone el Frente de Izquierda Unidad para fortalecer esa organización?

José: Junto a Nico del Caño, precandidato a diputado nacional, Nathalia González Seligra ( precandidata a diputada nacional) y todos mis compañeros del FITU, estamos proponiendo un movimiento de lucha para reducir la jornada laboral sin afectar el salario, repartir el trabajo entre todos y todas. No sólo para mejorar la calidad de la educación, trabajando un sólo cargo de 6 horas con un salario que alcance, sino para terminar con la desocupación y precarización laboral que afecta a todas nuestras comunidades. En estas elecciones legislativas queremos ser una tercera fuerza que impulse estos reclamos y los de todos los sectores en lucha, de los jóvenes, de las mujeres y familias de nuestros pibes.

Te puede interesar: PASO 2021. Del Caño: "Hay que concentrar el voto en el Frente de Izquierda como castigo a quienes nos hundieron en la pobreza"




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias