Cultura

A 40 AÑOS DE SU ASESINATO

John Lennon: arte, sensibilidad y política contra los poderosos

Este 8 de diciembre se cumple un nuevo aniversario del asesinato del beatle que más se ligó a las cuestiones sociales y políticas. Aquí repasamos cómo se enfrentó a los grandes poderes con su música, arte y una sensibilidad.

Dynamo

Militante de la Juventud del PTS en Pilar

Martes 8 de diciembre de 2020 | 00:01

Fotomontaje | Forencia Martinez

Este 8 de diciembre se cumple un nuevo aniversario del asesinato del beatle que más se ligó a las cuestiones sociales y políticas. En una trayectoria que duró menos de lo que tenía que durar a causa de su asesinato, en la puerta de su casa en New York, a manos de Mark Chapman.

Repasamos cómo se enfrentó a los grandes poderes con su música, arte y una sensibilidad de la que muy pocos son capaces de tener.

Si hablamos de Lennon, hablamos del autor de los temas más rockeros y políticos de los Beatles que, con otro genio como Paul Mccartney, acompañaron a una generación con su arte a cambiar y revolucionar sus pensamientos, a dejar el pantalón corto y superar las condiciones políticas y sociales que luego de la II Guerra Mundial les impuso el imperialismo.

Más “grandes” que Jesús

Lennon siempre cuestionó con sus dichos un sistema en el que no cerraba por ningún lado.

En 1966, el ’London Evening Standard’ publicó una entrevista realizada por la periodista británica Maureen Cleever. En ella, Lennon mostró su descontento con la iglesia católica declarando: "El cristianismo se irá. Va a encoger y desaparecer. No necesito argumentarlo, tengo razón y el tiempo lo demostrará. Ahora mismo somos más populares que Jesús. No sé qué se irá antes, si el rock o el cristianismo”. No estaba diciendo nada de otro mundo, eran más populares que Jesús, porque la beatlemania golpeaba en cada cabeza de todo el Reino unido; Pero esto no fue tomado muy bien por la prensa británica y por los grandes poderes ligados a la iglesia católica en ese país.

Luego de que la entrevista quedará olvidada en el país europeo, la revista Datebook lanzó, unos meses más tarde, nuevamente el artículo esta vez entre el público estadounidense, la frase "Somos más populares que Jesús" y puso a la deriva la gran popularidad que los 4 habían conseguido en el mismo país.

En los primeros días de agosto de 1966, una emisora de Alabama pidió públicamente que no se escucharan más los discos de los Beatles y que estos mismos fueran arrojados al fuego, la misma iglesia declaró que iba a excomulgar de ella a los que accedieran a un concierto de los de Liverpool. Finalmente el 11 de agosto de ese mismo año, Lennon dió una entrevista pública en Chicago, declarando: "Si hubiese dicho que la televisión es más popular que Jesús, no hubiese pasado nada. Hablando con una amiga [la periodista Maureen Cleever] usé la palabra ’Beatles’ de un modo abstracto y remoto, porque así es como la gente nos percibe. Dije que ahora mismo tenemos más influencia en los jóvenes que cualquier otra cosa, incluido Jesús, pero no me expresé debidamente. Mi comentario hacía relación a Inglaterra: por aquel entonces, allí éramos más importantes para los jóvenes que Jesús o la religión. No era mi intención ofender. No nos estaba comparando con Jesucristo".

Lo que no se imaginaban los fanáticos católicos es que meses más tarde iba a ser publicado Revólver, y que nadie podía poner en duda lo grande que eran los Beatles

Imperio Beatle

En 1965 la beatlemania llegaba a su punto más alto en Inglaterra, ya estaba expandiéndose por el mundo y repercutiendo en Estados Unidos. Fue en el año 1963 cuando el Partido Laborista liderado por Harold Wilson había ganado las elecciones por muy poca diferencia. Situación que preocupó a todo el partido y en especial a la Reina. Wilson vio a los 4 de Liverpool como un instrumento para acercarse al público adolescente y tratar de ganar más votos y una aceptación social mayor, y le recomendó a la Reina homenajear a los 4 con algo que muy pocos podían ser capaces de conseguir. Fue entonces que la Reina Isabel II incluyó a los cuatro integrantes de los Beatles en su lista de personas que recibirían en 1965 la Cruz de Miembro de la Excelentísima Orden del Imperio Británico (MBE, por sus siglas en inglés). Se trata de una distinción creada en 1917 por el rey Jorge V para honrar a aquellos que han servido al país en roles no vinculados con la Primera Guerra Mundial, pero luego fue separada entre distinciones civiles y militares que se entregan anualmente y paso a ser solamente para recompensar las contribuciones a las artes y las ciencias, también el trabajo con organizaciones benéficas y de bienestar y el servicio público fuera del servicio civil.

Cuando está iniciativa es comunicada por su manager a la banda, Lennon declaró: “Al ver el sobre con el membrete de la OHMS, creí que me llamaban para enlistarme en el ejército… Pero en realidad, antes de concederte un MBE, el Palacio te escribe preguntándote si vas a aceptarlo, porque no puedes rechazarlo públicamente, entonces primero te sondean. En aquel momento puse la carta con el correo de mis fans, hasta que Brian me preguntó si la tenía. Él y algunos otros me habían persuadido de que no nos interesaba aceptar. Me resultaba violento”, contó John. Sin embargo, su mánager los persuadió durante un tiempo. “Si no la aceptan, nadie sabrá que la habrán rechazado”, les dijo Epstein, y los terminó convenciendo. El 12 de junio de 1965 se hizo una conferencia para condecorar a los 4, Lennon llegó una hora más tarde, dejando en claro su descontento con la iniciativa. El mismo Lennon contaba que antes de ver a la Reina, por su nerviosismo, los cuatro de Liverpool se metieron en un baño real, sacaron cigarrillos de marihuana y se los fumaron antes del gran momento. Años después George desmiente esto, y Ringo declara que no se acuerda si se fumaron un porro y solo cigarrillos de tabaco.

Cuatro años después, Lennon devuelve su medalla, con una carta diciendo: “Su Majestad -escribió en una carta dirigida a la Reina-, estoy devolviendo mi MBE a modo de protesta en contra del involucramiento de Gran Bretaña en el conflicto entre Nigeria y Biafra, en contra del apoyo a Norteamérica en Vietnam y en contra de la caída de (la canción) ‘Cold Turkey’ en los charts. Con amor, John Lennon”.

War is over

Si hablamos de Lennon en su etapa solista, tenemos que hablar también de la gran Yoko Ono, tras su separación de los Beatles, la japonesa-norteamericana fue una gran fuente de inspiración y apoyo para el inglés. En 1969, la guerra de Vietnam llegaba a su mayor apogeo, en todos las ciudades de Estados Unidos se movilizaban. Miles de jóvenes, exigiendo que la guerra llegué a su fin, se hacían festivales con grandes artistas, con movilizaciones, protestas en todo el país, y con un único propósito, ponerle fin a esa nefasta guerra.

Lennon y Ono no se podían quedar sin hacer nada. La pareja en 1969 había anunciado su casamiento. Sabiendo que su matrimonio iba a tener una gran repercusión mediática, invitaron a la prensa a ser parte de su luna de miel, en reclamo y pedido por la paz mundial, la pareja pasó una semana en la cama, este acto se repite más adelante en Montreal, donde se interpretó Give peace a change.

Fueron los prolegómenos de una calculada estrategia antibelicista que terminaría a finales de año con la campaña de "War is Over". El diseño gráfico de los carteles fue muy sencillo, en blanco y negro, con el mensaje a modo de identidad corporativa sin adornos con una tipografía contundente que no dejaría indiferente a nadie. La campaña publicitaria se lanzó en once ciudades diferentes y le permitió a Lennon ser protagonista de otra movida política, en ese tiempo, el gobierno de Richard Nixon intentó deportarlo varias veces.

También estuvo ligado al trotskista Tariq Ali, que en 1971 le hizo una entrevista a causa de las protestas que se dieron en Irlanda contra el yugo inglés.

Lennon tuvo muchas etapas en las que brillaba de una manera especial, su música es fiel reflejo de cómo en determinadas circunstancias las situaciones sociales repercuten entre los artistas. En mi opinión musicalmente no se puede elegir una en especial, pero si voy a decir que en Double Fantasy encuentro de lo mejor de su obra, por el momento que vivía, emocionalmente y artísticamente estaba en la mayor expresión de libertad, recomiendo escucharla. Pero quién puede elegir un pedazo de la inmensa obra con la que en inglés repercutió en todo un mundo y en cada persona de cada rincón del planeta.

Recordarlo con uno de sus discos, con el documental Imagine o tocando uno de sus temas. Lennon vivirá hasta la eternidad, y si, con el tiempo cada vez es más grande que Jesucristo.







Temas relacionados

Ringo Starr   /    George Harrison   /    Paul McCartney   /    Guerra de Vietnam   /    Yoko Ono   /    John Lennon   /    Segunda Guerra Mundial   /    The Beatles   /    Rock   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO