×
×
Red Internacional

El experimento consistió en disminuir la jornada laboral a 35-36 horas semanales sin reducir el salario que se percibía. Para los investigadores fue un “éxito”. ¿Por qué no avanzar en el reparto de las horas de trabajo entre todas las manos disponibles para que trabajemos menos y trabajemos todos?

Martes 6 de julio | 20:36

En Islandia se realizó una prueba para probar la jornada laboral reducida a 4 días, que fue "un rotundo éxito", según afirmaron investigadores.

En el experimento, realizado de 2015 a 2019, a los trabajadores se les pagó el mismo salario por trabajar menos horas. Según los investigadores, la productividad se mantuvo o mejoró en la mayor parte de los lugares de trabajo.

También se están realizando otros experimentos parecidos en otras partes del mundo, como España y Nueva Zelanda.

Te puede interesar: La jornada laboral, el reparto de las horas y la relación de fuerzas

En Islandia la prueba se realizó en el Ayuntamiento de la capital, Reykjavik, y en puestos del gobierno nacional, y contó con la participación de unos 2.500 trabajadores, cerca del 1 % de la población activa del país.

Muchos de ellos pasaron de una semana de 40 horas a una de 35 o 36, señalaron los investigadores del laboratorio de ideas británico Autonomy y de la Asociación Islandesa por una Democracia Sostenible (Alda).

Entre los trabajadores incluidos en el experimento hubo diversos trabajadores con turnos no fijos, con lugares de trabajo que incluían oficinas, ludotecas, hospitales y empleados de servicios sociales.

El análisis conjunto reveló que el bienestar de los trabajadores que participaron en el experimento mejoró notablemente en varios indicadores.

Te puede interesar: Trabajar 6 horas, ¿una utopía?

Las federaciones sindicales islandesas, que negocian colectivamente los salarios, ya comenzaron a negociar la reducción de la jornada laboral como resultado.

Los investigadores calculan que, como resultado de los nuevos acuerdos alcanzados en 2019-2021 tras la finalización de los ensayos, el 86 % de toda la población trabajadora de Islandia tiene ahora un horario reducido o flexibilidad en sus contratos para reducir las horas.

Trabajar menos para que trabajemos todos

La pandemia empujó a millones a la pobreza y la desocupación. Según la OIT, aún para 2022 se espera que el desempleo mundial afecte a 205 millones de personas. También hay sectores que trabajan menos horas de lo que quisieran sin poder llegar a fin de mes, o están quienes trabajan más de ocho horas agotados en jornadas extensas infinitas.

La izquierda propone pelear por la reducción de la jornada laboral, con un salario equivalente a la canasta familiar, y el reparto de las horas de trabajo entre todas las manos disponibles, para que trabajemos menos y trabajemos todos. Es la única salida real a la desocupación.

El caso en Islandia, si bien habrá que analizar en profundidad los contratos laborales que se acordaron en los sectores, demuestra que no es imposible reducir la jornada laboral sin disminuir los salarios como muchos decían y pone en debate el reparto de las horas de trabajo.

En la actualidad con el desarrollo de la técnica, se podría reducir progresivamente la jornada de trabajo, y que las mayorías puedan utilizar el tiempo libre para la cultura, el arte o la ciencia, pero para ello hay que discutir quién dirige la producción y en función de qué objetivos. En manos de los empresarios cuyo fin es aumentar sus ganancias a costa de la explotación del trabajo asalariado el rol es otro, exprime aún más a un sector y a otros los descarta acumulando millones de desocupados.

La pelea de fondo es por una sociedad que termine con la esclavitud asalariada, que libere todas las capacidades del ser humano y pueda disfrutar del tiempo libre.

Te puede interesar: Frente de Izquierda: trabajar seis horas y repartir las horas de trabajo




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias