×
×
Red Internacional

El actual Intendente de la Ciudad de La Punta (San Luis), Martín Olivero, conocido negacionista del Genocidio dictatorial del ’76, inauguró un monumento al Mundial de Fútbol del año 1978, realizado en la Argentina en el marco de la última Dictadura Cívico-Militar y Eclesiástica. Militantes y activistas por los Derechos Humanos repudiaron semejante obra municipal y exigen su inmediata remoción.

Escuchá esta nota
Viernes 25 de noviembre de 2022 | 19:37

Disfrazando este monumento al genocidio como un "monumento al deporte", el Intendente de la Ciudad de La Punta, totalmente trasnochado y descontextualizado - o eso quiere hacer ver - se "olvidó" que durante ese año, transcurría la Dictadura más feroz de la historia Argentina.

Resulta que, a pesar de la falta de infraestructura en salud y transporte, que ya son un problema cotidiano de las punteñas y los punteños, Olivero decidió destinar fondos a realizar este adefesio (que nadie pidió), pero que era necesario para el señor Intendente. ¡Total repudio al monumento genocida!

¿Y qué pasaba en el Mundial del ’78?

Mientras el Dictador de facto, Jorge Rafael Videla, inauguraba el mundial en el Estadio Monumental, a escasos kilómetros, en el ex Centro Clandestino Detención (ESMA), había cientos de detenidas y detenidos en forma clandestina. Según cuentan los relatos de las pocas y de los pocos sobrevivientes de la época que, mientras transcurría este hecho, las detenidas y los detenidos escuchaban a la gente eufórica por el Mundial.

También, en la Plaza de Mayo, el primer día del Mundial, las Madres de Plaza de Mayo reclamaban por la aparición de sus hijas e hijos (algunas detenidas fueron secuestradas estando embarazadas). Durante la trasmisión del Mundial para la TV holandesa, se las pudo ver realizando una ronda en protesta por las/os detenidas/os-desaparecidas/os. Era la primera vez que tenían repercusión mediática desde el inicio de la Dictadura.

¡Arde la Ciudad!

Por supuesto que lo sucedido no pasó desapercibido. A días de ser inaugurado el monumento, militantes y activistas por los Derechos Humanos se hicieron presentes en el mismo para repudiarlo y concientizar sobre la importancia política que tiene esta acción del Intendente.

Durante esa jornada, se leyó el nombre de todas y todos las/os detenidas/os-desaparecidas/os, secuestradas y secuestrados durante el Mundial. De las 49 personas que fueron asesinadas, seis eran madres embarazadas; de sus hijas e hijos no se sabe nada: ni dónde están, ni si se encuentran con vida.

Por otra parte, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH San Luis) público un comunicado dirigido al Intendente Olivero, repudiando la inauguración del monumento y pidiendo la remoción del mismo:

"Señor Intendente de la Ciudad de La Punta, Dr. Martín OLIVERO:

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (Regional San Luis) manifiesta su profundo repudio por la inauguración de un monumento conmemorativo del Campeonato Mundial de Fútbol 1978, evento realizado por la Dictadura Genocida Cívico-Militar que tomó el poder el 24/03/76.

Cuando la Junta de Comandantes, integrada por Videla, Massera y Agosti, (condenada en 1985), abría la ceremonia, decenas de detenidos-desaparecidos escuchaban los gritos del festejo en el Estadio, mientras convivían con el horror de la salas de torturas. El Museo de la Memoria (ex ESMA) se encontraba a pocas cuadras. Ese sitio fue uno de los más de 700 Centros Clandestinos de Detención que existieron entre 1976 y 1983. Muchos de los allí alojados fueron arrojados vivos al mar o río; muchos continúan desaparecidos.

La desaparición forzada es un delito de ejecución continua, ya que aún hoy por el Pacto de Silencio de los Genocidas, no se puede conocer el destino y ni siquiera recuperar los restos de las víctimas. Solo en el mes del mundial desaparecieron 49 personas, entre ellas 6 mujeres embarazadas, continuando hasta hoy la lucha de las Abuelas para recuperar a sus nietos.

Nuestra Institución, desde hace 38 años, viene luchando por mantener viva la MEMORIA exigiendo JUSTICIA, para que nunca más vuelvan a repetirse Golpes Militares, pero de repente suceden actos como este de implementar un monumento al fatídico MUNDIAL 1978. Este no es más que un acto negacionista como a menudo se quiere instaurar en nuestro país por los mismos que apoyaron el Golpe.

Ese mundial se planificó para tapar el genocidio interno y casi nos llevan a la guerra con Chile, luego derivada en la Guerra de Malvinas donde dejamos en mar y suelo Isleño casi mil chicos, colimbas y suboficiales y oficiales argentinos. Existía un cartel alrededor del obelisco que decía: ’El silencio es salud’ y no se refería a las bandas de rock argentino que proliferaron en esa época, sino a que si hablabas te mataban o desaparecían. Como así también, la campaña ’los argentinos somos derechos y humanos’.

Señor Intendente, rogamos a Ud. arbitre las medidas que disponga la eliminación del mencionado monumento, no nos merecemos los argentinos hacer nuestra historia en base a mentiras, muertes,desapariciones.

Le saludamos atentamente".

¡Total repudio al Intendente Olivero y su Monumento Genocida!

Es absolutamente necesario repudiar enérgicamente al Intendente Martín Olivero por la construcción de este monumento y responsabilizar a la Intendencia y al Gobierno provincial de por su silencio durante todo este tiempo. Sabido es que el actual Gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, fue firmante de la famosa carta a Massera donde pedía "ejemplar castigo a los subversivos". Por eso, hoy más que nunca, es importante acompañar el reclamo de las y los militantes y activistas por los Derechos Humanos, como así también, de la APDH.

¡NI OLVIDO, NI PERDÓN, NI RECONCILIACIÓN!
30.400 detenidxs / desaparecidxs, ¡PRESENTES, AHORA y SIEMPRE!


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias