×
×
Red Internacional

Fue en el marco de una reunión con autoridades del Ministerio de Salud Nacional, ante el malestar de miles de ingresantes por las pésimas condiciones en las que se rindió el pasado martes. Se consiguió un nuevo examen que contemple a todos los que quieran rendir.

Vanessa BustamanteEstudiante de Obstetricia | UBA

Viernes 17 de septiembre | 12:14

Como ya contamos por este medio, el pasado martes se llevó a cabo el examen de ingreso a las residencias de salud a nivel nacional y ante las pésimas condiciones en las que se desarrolló, cientos de ingresantes luego de rendir, se movilizaron a la puerta del Ministerio de Salud para manifestarse por las irregularidades. La respuesta fue una reunión para el día de jueves 16. Cerca de las 11:00 llegaron cientos de ingresantes a la puerta del Ministerio de Salud, también acompañados por residentes, estudiantes y concurrentes para visibilizar sus reclamos. Esta postal se suma a los cortes de calle en acceso neurálgicos que atravesó a toda la ciudad.

De manera democrática, entraron a la reunión 10 delegados ingresantes elegidos por ellos mismos, donde en diálogo con Emiliano López (responsable del examen) y mano derecha de Pedro Silberman, director de Talento humano. Luego de 3 horas de discusión, se acordó un nuevo examen a partir del 24/9 para las carreras de medicina, enfermería y bioquímica (lo que representa el 80% del padrón de inscriptos) y desde el 1/10 para las carreras de psicología, trabajo social, kinesiología, entre otras. Esta decisión, no contempla a quienes fueron inhabilitados para rendir desde un primer momento y mucho menos, garantiza las condiciones (como dispositivos, conexión a internet) de conectividad necesarias para llevar adelante el examen. Aunque demuestra que de manera organizada e independiente, los futuros trabajadores de la salud pueden torcer el rumbo impuesto por un puñado de funcionarios. En estos días, los ingresantes continuarán con asambleas para decidir democráticamente qué medidas tomar, de cara al próximo examen.

Hoy nos encontramos frente a la segunda ola de COVID-19 y aún no se fortaleció el sistema de salud. Miles de ingresantes se preparan para formar parte de los hospitales y efectores de salud y la respuesta del gobierno nacional es imponer los juegos del hambre: pocos cupos para muchos. La línea meritocrática sigue a la orden del día, promoviendo así la competencia, en lugar de destinar recursos de acuerdo a las necesidades del sistema sanitario.

Esta semana el gobierno de Alberto Fernández sufrió un revés pos derrota electoral, donde el ala de funcionarios que responde a Cristina Fernández puso a disposición sus renuncias. Pero tanto de un lado como del otro, a lo que no renuncian es a recortar el presupuesto de salud ni a mantener un sistema de residencias y concurrencias extenuantes, con jornadas de hasta 30 horas seguidas y con sueldos que no cubren la canasta básica. Es importante, como demostraron hoy los ingresantes, continuar en el camino de la organización de manera independiente para ponerle fin a un sistema de residencias y concurrencias completamente precarizador. Durante este año, vimos el recorte de las concurrencias, vaciando aún más el sistema público de salud y así se deteriora la atención de las miles de familias que asisten a los hospitales. La pandemia ya lo confirmó: es imperioso destinar recursos a salud, en vez de seguir pagando a los especuladores del FMI que sólo deterioran nuestras condiciones de vida.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias