×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Una deuda millonaria que la empresa arrastra desde 2017. Los obreros denuncian vínculos entre la junta directiva, el gobierno, la justicia y un plan de vaciamiento. Corren riesgo las fuentes de trabajo.

Miércoles 3 de marzo | 12:17

Desde esta mañana los trabajadores del Ingenio San Juan ingresaron a la fábrica y comenzaron con medidas de fuerza en reclamo de una deuda salarial millonaria que sostiene la patronal desde 2017. Sólo en concepto de salarios adeudados en 2020, la empresa adeuda más de 20 millones de pesos. La deuda total es mucho más.

"Había un acuerdo firmado en la Secretaría de Trabajo. La empresa tenía que depositar la deuda del año pasado con un cronograma de pagos. Pero no solo lo incumplieron, sino que además pretenden reconocer apenas 13 de los 20 millones de pesos que nos deben. Ni siquiera hicieron los aportes a la obra social, que está cortada hace dos años. Tenemos compañeros que están pasando hambre, porque hace varias zafras que no nos pagan los salarios", sostuvo un trabajador del ingenio.

Recordemos que la empresa Constructora del Tucumán SA, del empresario Carlos Omil, se hizo de la gestión del Ingenio San Juan tras un proceso judicial de quiebra que duró casi 20 años, durante los cuales el ingenio fue entregado a distintos arrendatarios, incluído el fraudulento al grupo Altamiranda, del que Carlos Omil fue socio durante largos años.

Tras un fallo de la justicia, Omil vuelve a tomar las riendas del ingenio con el compromiso de preservar las fuentes laborales. Sin embargo, desde entonces el Ingenio San Juan se encuentra prácticamente paralizado.

"El gobierno sabe muy bien lo que está pasando acá. El año pasado apenas hubo 5 días de zafra. En 2019 vino el propio Manzur a la misa pero el ingenio nunca arrancó. Desde hace cuatro años que la fábrica no se mueve. Está en peligro nuestras fuentes de trabajo porque a Carlos Omil lo único que le interesa son las tierras del ingenio para venderlas. No le importa las fuentes de trabajo", nos comenta otro trabajador.

El Complejo Agroindustrial Ingenio San Juan SA incluye más de 1600 hectáreas de tierras en disputa judicial. Mientras tanto, más de 400 familias ven peligrar sus fuentes de ingreso por el sistemático vaciamiento de la planta fabril.

Los trabajadores también denuncian claros vínculos entre el gobierno y la junta directiva de la empresa, cuyo presidente es Luis Antonio Aragón, quien figura en el Sistema de Antecedentes Comerciales como empleado indirecto del Gobierno de la Provincia de Tucumán.

"También la justicia está involucrada con la empresa. La señora Silvia Casares es hermana de la jueza que entiende en nuestra causa [Dra Mirta Estela Casares, 7ma nominación], e ingresó como Jefa de Planta. Ahí hay choque de intereses, es jueza y parte. Está metida en todo esto y por eso viene dejando pasar este vaciamiento del ingenio", nos comentan.

Desde el portón de la fábrica los obreros del ingenio reclaman soluciones al gobierno de Manzur y al intendente, Darío Monteros. Mientras tanto discuten las próximas medidas a tomar para visibilizar su reclamo.

Más de 400 fuentes de trabajo de un ingenio con destilería están en serio peligro por la especulación de empresarios y funcionarios. La FOTIA debe restituir la obra social y convocar inmediatamente a una gran movilización y plan de lucha por los salarios y contra el vaciamiento del Ingenio San Juan. Al mismo tiempo es necesario empezar a coordinar la unidad de los distintos sectores en lucha en la provincia y rodearlos de solidaridad.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias