×
×
Red Internacional

La ola de contagios de los últimos días está generando un fuerte debate en cuanto a las medidas a tomar para frenar los casos. Mientras se esperan nuevos anuncios para este martes, los empresarios presionan para que no aplique un nuevo confinamiento y amenazan con cierres y despidos.

Lunes 5 de abril | 22:24

El último cierre estricto dejó solo en la ciudad de La Plata un tendal de 20.000 trabajadores despedidos, la gran mayoría, trabajadores precarizados que no recibieron ni siquiera una indemnización. Lugares históricos como la confitería La París o el resto Bar Islas Malvinas cerraron sus puertas, y otros como la cervecería Falkner atravesaron una crisis importante.

En los últimos días fue noticia el nuevo centro gastronómico Baxar Mercado, ubicado en 51 entre 5 y 6, donde se denunciaron al menos siete casos positivos mientras los locales seguían abiertos al público. De la misma manera se denunciaron contagios en escuelas secundarias y al menos dos establecimientos anunciaron la suspensión total de las actividades presenciales.

La situación es más que complicada: La Plata viene siendo una de las ciudades más afectadas por los contagios en toda la provincia y se confirmó hace pocas horas la circulación comunitaria de la variante Manaos.

En los últimos días se registraron largas colas en los hospitales San Juan de Dios y Rossi donde se realizan los test de PCR, y se empieza a advertir la posible saturación del sistema de salud: en un comunicado a la prensa, las autoridades del hospital San Roque de Gonnet afirmaron que en la última semana se diagnosticaron 200 casos positivos de covid-19 y el porcentaje de camas creció un 10 % llegando a los momentos más críticos del 2020.

En la misma sintonía el presidente de la Cámara de clínicas privadas, Néstor Porra, aseguró que de mantenerse el ritmo de contagios se podría saturar el sistema privado de salud.

Frente a esta situación, los empresarios vienen presionando para evitar un confinamiento estricto y amenazan con cierres y despidos. En decenas de locales de ciudad, los jefes y encargados ya anunciaron a sus empleados que si se cierran los comercios, no van a mantener al personal.

En diálogo con este medio, una trabajadora gastronómica y referente de la Red de trabajadores precarizados (de quien se preserva su identidad) nos relató cómo enfrentan la situación los trabajadores del sector:

"En el trabajo estamos muy preocupados porque varios compañeros están contagiados o esperando resultados, y a los dueños pareciera que no les importa, quieren que todo siga como si nada. Y si se cierran los locales no queremos nuevamente pagar los platos rotos nosotros, por eso empezamos a charlar entre varios para ver cómo le hacemos frente a la situación. Ahora más que nunca tenemos que estar organizados”.

Nuevamente se está poniendo en tensión la posibilidad de nuevas restricciones a la circulación, incluso un confinamiento completo: de la misma manera que ocurrió en los países vecinos, la situación sanitaria está empujando al gobierno a tomar medidas que no tenían planificadas y que afectarán a la economía y los trabajadores más precarios.

En esta oportunidad sin IFE, sin partidas extras para la salud pública y con un crecimiento de la pobreza que ya afecta al 41 % de los trabajadores. La segunda ola de contagios nos encuentra sin vacunas y con miles de trabajadores en una situación de incertidumbre total.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias