Política

POR ENRIQUECIMIENTO ILICITO

Imputaron al ex Secretario General de la Presidencia de Mauricio Macri

El fiscal Jorge Di Lello imputó a Fernando De Andreis, mano derecha del expresidente Macri por presunto enriquecimiento ilícito. De Andreis declaró ante la Oficina Anticorrupción un patrimonio de $2.258.147 y se retiró 4 años después declarando un patrimonio neto de $13.149.190.

Miércoles 10 de febrero | 13:43

La denuncia contra el ex Secretario general durante la presidencia de Macri, fue presentada por el Diputado Nacional del Frente de Todos, Rodolfo Tahilade. El juez federal Sebastián Casanello, quien ordenó a Di Lello realizar las investigaciones correspondientes. También se denunció a la exsubsecretaria de Comunicación Presidencial, Fátima Micheo, quien multiplicó por 25 el patrimonio que declaró al hacerse cargo de los discursos y la puesta comunicacional del expresidente.

La denuncia se basó en un análisis de las declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción por De Andreis. Según la fiscalía, se determinó que "a los fines de delimitar temporalmente el objeto procesal denunciado, en virtud del suceso de relevancia penal traído a esos estrados judiciales, compúlsese la página web del sistema de registro de datos Nosis".

Según la denuncia, De Andreis comenzó en la gestión pública nacional declarando ante la O.A. un patrimonio de $2.258.147 y se retiró 4 años después declarando un patrimonio neto de $13.149.190, resultante de un activo de $20.998.923,92 y un pasivo de $7.849.733,62, es decir que el mismo se habría incrementado casi seis veces.

Sus declaraciones juradas reflejan los siguientes bienes y deudas: Declara que en el año 2015 contaba con dólares ocho mil (u$s 8.000) y en el 2019 informa que poseía la suma de dólares diecinueve mil (u$s 19.000), los cuales habían ingresado a su patrimonio en el mes de diciembre del año 1969. Explicó que, más allá de lo curioso de esa fecha, su patrimonio creció en dólares once mil (u$s11.000) sin justificar dicho aumento.

También, declara que en el año 2015 tiene acciones en Boizo Investment S.A. y que las mismas ingresaron a su patrimonio en el año 2008 y en su declaración jurada de 2019 informa que las ingresó en julio de 2014, sin justificar de donde obtuvo los fondos para la adquisición de esas acciones.

Por otro lado, el 18 de diciembre de 2018 incorporó a su patrimonio un departamento cuya superficie es de trecientos setenta metros cuadrados de un valor de escrituración de $31.154.880, declarando ser el titular del cincuenta por ciento (50%), si bien declara una deuda con la inmobiliaria Darwin S.A. de $7.820.000 al inicio como al cierre de 2019 no demostró como generó esos ingresos en tres años de actividad pública, además de no declarar que tipo de deuda registra con la inmobiliaria, en que moneda y por qué no realizó pago alguno.

Respecto a la propiedad refirió que se ubica en Barrio Parque de la Ciudad de Buenos Aires, que la cotización de la misma ascendería al valor comercial de los dólares dos millones (u$s 2.000.000).

La corrupción salpica tanto a macristas como kirchneristas, como reflejan los exorbitantes aumentos patrimoniales de funcionarios y ex funcionarios de ambos gobiernos.

Te puede interesar:

Solicitada por Boudou: debate sobre el lawfare, presos políticos y la casta judicial







Temas relacionados

presidencialismo   /    Oficina Anticorrupción   /    Fiscales   /    Macrismo   /    Jueces   /    Mauricio Macri   /    Corrupción   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO