×
×
Red Internacional

Retrocedieron 1,6 % en relación con igual mes del año pasado y en los autoservicios mayoristas cayeron 7,1 %. Debido a las políticas de ajuste del Gobierno los ingresos de las grandes mayorías continúan en descenso y esto se ve reflejado en las cifras del consumo.

Escuchá esta nota
Martes 27 de diciembre de 2022 | 20:21

Las ventas en los supermercados durante octubre retrocedieron 1,6 % en relación con igual mes del año pasado, mientras que en los autoservicios mayoristas bajaron 7,1 % interanual, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Desde el mes de agosto puede verse un cambio en la tendencia en relación al consumo, cuando las compras en supermercados cayeron un 2,8 % en relación a julio. No es coincidencia que el periodo sea el posterior a la renuncia de Martín de Guzmán ya que a partir de allí el Gobierno profundizó las políticas para cumplir con los mandatos del FMI.

Por su parte, las operaciones en los grandes centros de compra o shoppings, en base a la medición a precios constantes, crecieron 8,2% respecto al mismo mes del año anterior. El sector está saliendo del derrumbe como consecuencia del cierre de los establecimientos durante la pandemia.

De acuerdo con un informe reciente de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) que analiza la ejecución presupuestaria de este año, “en los últimos cinco meses los gastos primarios cayeron 18,8% año contra año, lo que contrasta con la suba de 12,5% del primer semestre”. Las consecuencias de este recorte recaen sobre las condiciones de vida de las mayorías y empieza a expresarse en las estadísticas de las ventas en supermercados y mayoristas.

El ajuste en las partidas sociales significa menos bienes, servicios e ingresos para un conjunto amplio de la población que sólo puede acceder a servicios públicos necesarios para su vida como educación, salud, vivienda, infraestructura que dependen del Estado. Además se ven afectadas las prestaciones y haberes del sistema de seguridad social y asistencia estatal alimentaria y de ingresos. Así también los trabajadores estatales que ven recortados sus salarios.

A esto hay que sumar el deterioro del poder adquisitivo ante la inflación crónica. El salario real de los trabajadores registrados cayó 5 % en octubre en su comparación interanual, alejándose aún más de la posibilidad de recuperar algo de lo perdido con el macrismo, como había prometido el Frente de Todos. En el tercer trimestre del 2022 el ingreso medio de los asalariados fue de $ 83.310, apenas un tercio de lo que cuesta la Canasta Familiar y muy por debajo de la línea de pobreza.

Estas condiciones mantienen a una gran parte de la población sumergida en la pobreza, 17 millones de personas. Uno de cada tres trabajadores registrados vive en hogares pobres, de acuerdo a un informe de la UCA (Universidad Católica Argentina). En niños y adolescentes la situación es aún más grave, el 51 % no tiene cubiertas sus necesidades básicas ¿Hasta dónde planea llegar el Gobierno?

Te puede interesar: Los números del ajuste de Massa que silencian Todos


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias