×
×
Red Internacional

Estados Unidos.Huracán Ida: el Gobierno de Nueva Orleans solo protege a los grandes empresarios

Otro gran huracán ha azotado el sur del país. Pero en lugar de brindar el socorro que necesitan los residentes, las autoridades están desplegando policías "anti-saqueos" para disciplinar a los más pobres de la región, mayoritariamente los afrodescendientes.

Martes 31 de agosto | 16:15
Los residentes saludan a un helicóptero de la Guardia Costera de EE. UU. Mientras esperan ser rescatados de las inundaciones dejadas por el huracán Ida en La Place, Louisiana, EE. UU. La fuerza de Ida empujó un muro de agua tierra adentro cuando el domingo se estrelló contra la costa como un huracán de categoría 4 e invirtió el curso de parte del río Mississippi. Fotógrafo: Luke Sharrett / Bloomberg

La lista de eventos climáticos extremos mortales de este siglo continúa en forma trágica. La tormenta tropical Ida, anteriormente con el grado de huracán, ahora azota el sur de los Estados Unidos. Ya ha causado daños generalizados en Louisiana, Mississippi y Alabama. Podemos esperar que otras regiones, incluido el Panhandle de Florida y el Valle de Tennessee, sientan el impacto de la tormenta esta semana.

Una tormenta de proporciones históricas en el siglo XXI

Ida, una de las tormentas más poderosas registradas, tocó tierra el domingo como huracán de categoría 4, con vientos sostenidos de 231 km. por hora.

Nueva Orleans, azotada por tantos huracanes en los últimos años, vuelve a sufrir algunos de los peores efectos. La tormenta arrancó los techos de las casas, derribó árboles y líneas eléctricas y redujo los edificios de ladrillo a escombros. Los vientos derribaron la principal torre eléctrica de la región, dejando a casi toda la ciudad sin electricidad. La sala de emergencias y el quirófano del St. Charles Parish Hospital fueron "destruidos", según los funcionarios.

En la parroquia de Jefferson, en las afueras de la ciudad, muchos residentes están atrapados en sus áticos debido a que las inundaciones han subido hasta dos metros y medio. Los funcionarios de la parroquia dicen que pasarán al menos tres semanas antes de que se pueda restablecer la energía y cinco días antes de que vuelva el agua corriente.

Los pobres son los que más sufren, una vez más

Una vez más, son los trabajadores, los pobres y las personas de color los que más sufren este desastre relacionado con el clima. Los Estados y municipios ordenaron evacuaciones, pero prácticamente no ofrecieron ayuda financiera a los residentes para que buscaran refugio en otro lugar. Con las tasas de pobreza en la región entre las más altas del país, relativamente pocos residentes pueden permitirse pagar hoteles, vuelos fuera de la ciudad o abastecerse de alimentos y bienes esenciales. Los cortes eléctricos prolongados significan que los residentes también se quedarán sin aire acondicionado ni ventiladores durante algunas de las semanas más calurosas del año.

Ida, por supuesto, llegó en medio de la pandemia mundial de coronavirus, golpeando una región que ya enfrentaba la peor parte de la crisis de salud pública por el Covid-19.

Louisiana y Mississippi tienen algunas de las tasas de vacunación más bajas de los Estados Unidos. Menos de la mitad de los residentes de los Estados han recibido incluso una primera dosis de la vacuna. Los residentes de Mississippi tienen más probabilidades de morir de Covid-19 que las personas de cualquier otro lugar del país. Incluso antes de la llegada de Ida, los hospitales informaron que el 85% de sus camas estaban llenas.

Ahora, con bajas tasas de vacunación, la variante Delta altamente contagiosa y los residentes obligados a reunirse en refugios y estaciones de socorro abarrotados, las condiciones son óptimas para una nueva ola de brotes de covid 19.

Pero hay dinero para proteger a las grandes empresas

A pesar de las necesidades urgentes de los residentes del sur, ciudades como Nueva Orleans han invertido dinero en patrullas policiales para evitar el saqueo de negocios después de desastres, responsabilidad de la alcaldesa La Toya Cantrell y del gobernador de Lousiana John Bell Edwards, ambos del Partido Demócrata.

Entonces, mientras la comida se pudre y protegen los supermercados y los grandes almacenes, los funcionarios dejan que los residentes pasen hambre.

Después de que el huracán Katrina azotara hace exactamente 16 años, se desplegó a la Policía y la Guardia Nacional y durante las caóticas secuelas, se dio luz verde para que dispararan contra los saqueadores. La Policía de la ciudad mató a dos personas, incluido un adolescente de 17 años, e hirió a varias en el puente Danziger. Como de costumbre, este cuerpo estatal armado dejó en claro su papel de protectores de la propiedad privada, no de las personas.

Al no aprender las lecciones de Katrina, Nueva Orleans anunció nuevamente planes para desplegar oficiales "anti-saqueos" en la ciudad esta semana y disuadir a las personas de ingresar a negocios privados durante el corte de energía. En estas condiciones desesperadas, la ciudad no está priorizando la supervivencia de su gente, sino que envía policías fuertemente armados para brutalizar a quienes buscan comida, agua, ropa y otros bienes básicos. Es un ejemplo más de cómo la ciudad criminaliza a las comunidades de bajos ingresos cuando más necesitan ayuda y recursos.

Siempre es el pueblo pobre el que no tiene "suerte"

La conexión entre el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos como Ida nunca ha sido más clara. De hecho, las altas temperaturas en las aguas del Golfo de México este verano han creado condiciones ideales para tormentas que se intensifican rápidamente .

A pesar de esto, la administración Biden, al igual que la administración Trump antes, se ha negado a tomar medidas climáticas significativas. De hecho, la Casa Blanca ha dado luz verde a varios proyectos nuevos de construcción de oleoductos y gasoductos, incluido el Oleoducto "Line 3" que atraviesa tierras indígenas en Minnesota.

A principios de este mes, Biden presionó a la OPEP para aumentar la extracción con el fin de apuntalar los precios mundiales del petróleo. Aunque las emisiones de gases se redujeron en 2020, los científicos esperan que vuelvan a sus niveles anteriores a la pandemia para fines de 2021. La extracción de combustibles fósiles continúa incluso frente a eventos cada vez más mortales.

Después de los desastres ambientales, son los trabajadores y los pobres los que siempre sufren. Después del huracán Katrina, la mayoría de los residentes de Nueva Orleans murieron de hambre y se enfrentaron a la brutalidad policial, mientras que contratistas militares privados como Blackwater llegaron a la ciudad para beneficiarse de la destrucción.

Mientras tanto, los funcionarios de la ciudad utilizaron la crisis para entregar el sistema de escuelas públicas a organizaciones privadas de gestión educativa. Todas las escuelas de la ciudad son ahora escuelas autónomas y la mayoría de ellas no están sindicalizadas. El número de maestros negros se ha reducido drásticamente.

Con solo una ayuda federal y estatal insignificante, muchos de los residentes más pobres de la ciudad no pudieron regresar a sus hogares. Uno de cada tres residentes negros de Nueva Orleans nunca regresó. Podemos esperar muchas de las mismas consecuencias (o peores) después de Ida.

En lugar de que los gobiernos inviertanr más recursos en criminalizar a la clase trabajadora, debemos exigir ayuda real para las personas más afectadas por Ida y otros eventos climáticos extremos.

Esto significa ayuda financiera para la evacuación o reasentamiento, el empleo de miles de personas para llevar a cabo operaciones de rescate y distribuir alimentos y bienes básicos y la asignación de dinero para reconstruir la infraestructura de la ciudad. La verdadera seguridad del pueblo trabajador vendrá de su autoorganización independiente, nunca de la Policía cuya función es cuidar los bienes de los poderosos.

Además, para afrontar verdaderamente la emergencia climática, debemos abordar sus raíces. Hacer frente a esta crisis requiere nacionalizar los activos de las principales empresas de combustibles fósiles bajo el control de los trabajadores y los consumidores y hacer la transición a energías 100% renovables lo más rápido posible.

Necesitamos proyectos de obras públicas masivas para actualizar y modernizar la red de energía, crear hogares resistentes al clima pero eficientes desde el punto de vista energético y desarrollar un transporte público limpio, rápido y gratuito.

En resumen, necesitamos un sistema que sirva a los trabajadores, a los pobres y al planeta, no a la clase dominante rica y las grandes corporaciones.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias