Mundo Obrero

INTERNACIONAL / COSTA RICA

Huelga contra precarización laboral y aumento de costo de vida

El lunes 26 de octubre se realizó una huelga de portuarios y empleados del Estado en contra de la campaña de satanización por parte de medios y el gobierno y contra ataques a sus derechos laborales. La organización convocante es la coalición sindical Patria Justa.

Bárbara Funes

México D.F | @BrbaraFunes3

Martes 27 de octubre de 2015 | Edición del día

Se llegó a la huelga ante los anuncios del gobierno de Luis Guillermo Solís de regular beneficios laborales en el sector público y de impulsar una ley de empleo público ante el déficit fiscal, que entre enero y septiembre de este año llegó al 4.3% del Producto Interno Bruto (PIB), superior al 4% registrado en el mismo periodo de 2014. Mientras tanto, los ingresos totales se incrementaron en 8.3% y los gastos subieron 10.1%, siempre respecto del año pasado.

Asimismo, el presidente Solís impulsa en el Congreso distintas reformas tributarias que implican cambios en el impuesto de la renta y la conversión del impuesto de ventas del 13% en uno del valor agregado (IVA) del 15%, que afectará a los productos de primera necesidad.

Dirigentes de Patria Justa expresaron que las y los trabajadores no son responsables de este déficit y no tienen por qué pagarlo con la precarización de sus condiciones laborales y el alza del costo de vida.

Otra de las reivindicaciones de los trabajadores es que la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica de Costa Rica (Japdeva) compita con APM Terminals, una trasnacional holandesa que tiene adjudicada la operación de una nueva terminal portuaria y la empresa estatal no tiene acceso. Esto debido a que parte de las utilidades obtenidas por Japdeva se aplican a salud y educación, pero a criterio discrecional del gobierno de turno.

El actual conflicto tiene como antecedente una huelga realizada en 2014 contra la construcción de la terminal que opera APM Terminals, ya que esta empresa tiene el monopolio para manejar la carga en contenedores.

En 2014 los trabajadores del Sindicato de Trabajadores de Japdeva y Afines Portuarios (SINTRAJAP) exigían modificaciones en el contrato del gobierno con APM Terminals, ya que se podría avanzar en la privatización de las operaciones portuarias en otras terminales con este precedente.

La huelga de 2014 terminó con la detención de 68 trabajadoras y trabajadores tras una violenta represión.

Durante la huelga de 2015 el gobierno desplegó la fuerza pública en las terminales portuarias Moín y Limón, donde se desarrollan el 80% del comercio internacional y regional. El presidente Solís asignó a 400 oficiales de la Fuerza Pública para la carga y descarga de contenedores en Puerto Limón y la distribución de combustible en los planteles de Recope, que hicieron las veces de esquiroles.

A pesar de todo, la paralización de labores se hizo sentir en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Asimismo se convocó a participar de la protesta trabajadores del sector municipal, trabajadores de las cárceles, guardaparques, policías, trabajadores aduaneros y del Ministerio de Hacienda, de los CEN-CINAI, así como diversas instituciones del Gobierno Central. Hubo manifestaciones en al menos 10 localidades del país.

Fue una jornada de lucha de carácter contradictorio, ya que los policías estaban llamados a participar, mientras que la Fuerza Pública –institución a la que pertenecen– ocupó los puertos para intentar quebrar la huelga. Una demostración del verdadero carácter de los agentes: al servicio del gobierno que administra los negocios capitalistas, de los empresarios y las trasnacionales. A las fuerzas represivas no le tiembla el pulso a la hora de fungir como esquiroles durante paros y huelgas como sucedió en esta jornada. Tampoco dudan en reprimir y encarcelar a luchadores obreros y populares. Es imperioso que la clase trabajadora delimite de sus organizaciones al brazo armado del Estado burgués, cuya función es garantizar la explotación y la opresión en sus múltiples expresiones.

Por su parte, la Cámara Costarricense de Importadores (CRECEX) denunció que cada hora de cierre de las terminales portuarias y de paro del transporte de mercancías les implicaba la pérdida de millones de colones (moneda costarricense).

Patria Justa agrupa al Frente Interno de Trabajadores y de Trabajadoras del Instituto Costarricense de Electricidad (FIT-ICE); a la Unión del Personal del Instituto Nacional de Seguros (UPINS); al Sindicato de Trabajadores Petroleros Químicos y Afines (SITRAPEQUIA), que es el sindicato de la Refinadora Costarricense de Petróleo RECOPE; al Sindicato Nacional de Enfermería (SINAE), a la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP); y a su más reciente socio, el Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA y Afines Portuarios (SINTRAJAP).

La huelga portuaria y de trabajadores estatales se suma a otra huelga que tuvo lugar en enero de este año de los trabajadores de las fincas bananeras explotadas por la estadounidense Fresh del Monte contra el hostigamiento y los despidos de sindicalistas, cambios en las jornadas laborales y precarización de las condiciones de trabajo, y retraso en el pago de salarios.

Ante el ajuste fiscal que quiere imponer el gobierno para cumplir con los requerimientos financieros del FMI, esta huelga da cuenta de que sectores de la clase trabajadora están dispuestos a resistir los ataques contra sus condiciones de vida.

Con información de La Estrella de Panamá, La República, La Prensa Libre, El Mundo.cr y Survey of violations of Trade Union Right







Temas relacionados

Trabajadores portuarios   /    Costa Rica   /    Huelga   /    Mundo Obrero   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO