×
×
Red Internacional

El adiestrador de perros que esclareció varios crímenes en todo el país denuncia que es atacado desde dentro de la Policía de Río Negro para la que trabaja como técnico. Le dejaron una carta en su casa con la foto de Nisman y la leyenda “te suicidás o te suicidamos”. El Gobierno sabe lo que pasa, pero le da la espalda. ¿Hay funcionarios involucrados en los ataques?

Daniel Satur@saturnetroc

Sábado 21 de agosto | 21:12

“A fines del año pasado regresé a Viedma tras terminar los últimos rastrillajes con Yatel en Bahía Blanca por la causa de Facundo Astudillo Castro. En el buzón de mi casa encontré una carta. la abrí y ahí estaba el mensaje mafioso. La figura de Nisman y escrito, con letras de diarios recortadas, ‘Marcos Herrero, o te suicidás o te suicidamos’ con una cruz negra. Y también escrito ‘perro muerto no ladra más’. Yo creo que es algo muy fuerte”. Así arrancó Marcos Herrero la conversación con La Izquierda Diario.

Si bien algunos hechos de los que denuncia ocurrieron hace tiempo y fueron oportunamente denunciados en sede judicial, el hombre decidió dar a conocer su situación ahora. Es que hace pocos días tuvo que volver a escuchar de boca de pseudoperiodistas insólitas acusaciones contra él, acusándolo de plantar pruebas en la causa por desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Castro. Un delito gravísimo del que, sin embargo, aún no fue denunciado penalmente por nadie.

Te puede interesar: Operación Facundo: el libro que sirve al relato de Berni, la Policía y el Poder Judicial

Sin dudas a Herrero lo respalda su propia trayectoria. Él podría no decir una palabra y responder a las calumnias de tipos como Germán Sasso y Pablo Duggan con los fallos judiciales en causas emblemáticas donde sus perros Alcon , Duke , Yatel y varios más hallaron cuerpos y diversos elementos probatorios (habrá que dedicar una nota especial a los perros de Herrero y sus historias singulares). Pero Marcos quiere hablar. Y denuncia.

Marcos Herrero y su perro Yatel actuando en el caso Facundo Castro
Marcos Herrero y su perro Yatel actuando en el caso Facundo Castro

Fuego “amigo”

Tras recibir esa carta y luego de algunos días de descanso en su casa, Herrero volvió a su puesto en la sede de la Policía de Río Negro. Cuando contó entre uniformados y administrativos lo de la amenaza no recibió la más mínima solidaridad. Su situación emocional no era la mejor y, ante tamaña indiferencia del entorno, acordó con su abogada realizar la denuncia en sede judicial.

La causa se tramita en la UFT 5 de Viedma, a cargo de la fiscala Marisel Viotti Zilli y el fiscal Pablo Peralta. “Casi tuve que rogar para que me tomaran la denuncia”, dice. Efectivamente los fiscales activaron recién cuando el procurador dio el visto bueno. “En febrero me llamaron para que fuera a ratificar la denuncia y, desde entonces, no se comunicaron más. Nadie de la Policía se acercó a hablar conmigo, ningún superior ni nadie del Ministerio de Seguridad ni de la Procuración”, detalla.

María Denise Mari, abogada de Herrero, cuestiona que la Fiscalía no haya actuado apenas recibida la denuncia. En diálogo con La Izquierda Diario dice que los fiscales “deberían haber investigado la verosimilitud de los dichos de Herrero, podrían haber determinado con rapidez la existencia o no del delito de amenazas. Pero no hicieron eso. Y tampoco archivaron la causa por desestimación de delito. Es decir que dejan una causa tan grave como ésta sin resolver”.

La carta con la amenaza que le dejaron en el buzón a Marcos Herrero
La carta con la amenaza que le dejaron en el buzón a Marcos Herrero

La denuncia por amenazas no cayó bien en la Policía y Herrero no tardó mucho en ser tratado con hostilidad. Un día, poco antes de decidir no presentarse más a trabajar, en plena sede de la fuerza un grupo de policías le dijo que si seguía “molestando” con el perro iban “a caer con el famoso Falcon verde” y lo harían “desaparecer”. Sensibilizado por el maltrato, decidió ausentarse de su puesto y esperar a que alguna autoridad lo atendiera.

En contra de sus expectativas, el jefe de la Policía provincial Osvaldo Tellería le dijo a la abogada que Herrero podía regresar a su puesto, pero que se le abriría un sumario "importante", que no cobraría su sueldo y que desde ese momento dejaría de buscar a personas desaparecidas. Sólo podría hacer trabajos de maestranza y mantenimiento.

El “giro” del jefe de la Policía (que le había permitido realizar muchos peritajes sin problema) sorprendió a Herrero. No imaginaba que el rechazo a su labor llegaría tan lejos. No sólo se mostraban indiferentes ante las amenazas recibidas, sino que se sumaban al hostigamiento.

Te puede interesar: Facundo: a un año de hallarse su cuerpo, el Estado oculta quiénes, cuándo y dónde lo mataron

Es probable que los jefes de la Policía hayan recibido alguna queja de la gobernadora peronista Arabela Carreras, a quien no le debe haber gustado mucho ver en los medios nacionales a Herrero con el uniforme de la Policía rionegrina encontrando pruebas contra la Bonaerense. No estaba en sus planes pelearse con Berni, Kicillof y Fernández.

Lo cierto es que desde su participación en el caso Astudillo Castro, Herrero no es para nada bien visto entre los policías. “Ellos quieren que yo renuncie antes que darme de baja. Sería lógico que me dijeran ’hasta acá llegó, Herrero, no trabaja más con nosotros’, pero eso no pasa. Por eso con mi abogada decidimos salir a denunciar esta situación”.

Gobernadora Arabela Carreras y jefe de Policía Osvaldo Tellería | Foto Diario Río Negro
Gobernadora Arabela Carreras y jefe de Policía Osvaldo Tellería | Foto Diario Río Negro

Estado de abandono

La doctora Mari considera que Herrero se ha convertido en “una piedra en el zapato para la Policía” y que ahora se lo quieren sacar de encima. “Pero no lo quieren echar, lo hostigan y amenazan para que renuncie y pierda todos sus derechos”, asegura.

Pese a tener claro de qué calaña se nutren las tropas de la fuerza para la que trabaja, Herrero se pregunta cómo puede ser que lo hayan dejado ir a varias provincias en representación de la división Canes de la institución, que lo hayan reivindicado públicamente por sus hallazgos (en 2017 el Concejo Deliberante de Viedma lo declaró Vecino Destacado) y ahora lo quieran frenar así. “Se ve que no les sirvo más políticamente, porque saqué a la luz las mafias policiales y de otras instituciones”, responde.

La abogada Mari sentencia: “acá al que se porta mal lo premian y al que hace las cosas bien se lo sacan de encima, a Herrero lo utilizaron mientras les sirvió”. Hoy, si la familia de una persona desaparecida quiere contar con la colaboración de Herrero, puede contactarlo, pero nada de lo que haga estará amparado por la institución que lo emplea. Y eso lo intranquiliza.

A fines de agosto del año pasado, Cristina Castro fue a Buenos Aires junto a sus abogados para conocer los detalles de la autopsia realizada al cuerpo hallado días antes en el cangrejal de Villarino Viejo. Durante su estadía en la Capital, tuvo un encuentro con Alberto Fernández en la quinta de Olivos. Allí la madre de Facundo le pidió expresamente al Presidente que ayudara a Herrero a preservar su integridad física y psicológica. “Yo no puedo hacer nada”, fue la respuesta de Fernández.

Condecoración recibida por Herrero del Gobierno de Santiago del Estero
Condecoración recibida por Herrero del Gobierno de Santiago del Estero

Por sus convicciones, Herrero sigue yendo a donde lo llama una familia desesperada por la ausencia de un ser querido para que intervenga con sus perros en rastrillajes y pericias. “Pero tengo que estar constantemente llamando a mi familia y teniendo mucho cuidado porque no sé qué es lo que me puede pasar ni en qué momento”, confiesa.

“Más de una vez me han preguntado cómo puede ser que, con todo lo que hice y demostré, nunca me hayan llamado desde el Gobierno o desde el Poder Judicial para contar conmigo en la búsqueda de personas desaparecidas. Lamentablemente es así. Por eso si a mí hoy me pasa algo, van a tener que hacerse cargo tanto el Estado de Río Negro como el Nacional”, se planta Herrero.

Te puede interesar: Facundo Castro: encontraron más pruebas contra Berni en los teléfonos de los policías

Ministerio de Inseguridad

Ahora el perito decidió salir a denunciar públicamente lo que está padeciendo. Y nombra a quienes considera partícipes de estos ataques. “Estando en plena búsqueda de Facundo, cuando se dijo que el cuerpo estaba en las inmediaciones de Villarino pero finalmente no fue así, había gente del Ministerio de Seguridad nacional, como Diego Maidana, y también estaba José Mazzei. Ellos eran quienes daban las directivas en los rastrillajes”, dice Herrero.

Agrega que en ese momento desde la querella pudieron comprobar que mientras con sus perros buscando rastros del joven desaparecido, esos funcionarios lo insultaban y denigraban a sus espaldas.

La querella tiene en su poder audios y capturas de pantalla de chats grupales que comprueban que Maidana decía que Herrero lo estaba volviendo loco con “tantas boludeces”, en referencia a la posible existencia de rastros de Facundo. Y también hay evidencia de que Mazzei llamaba a Herrero “delincuente hipócrita hijo de puta”. El mismo Herrero escuchó a funcionarios hablar de Facundo como “un pendejo falopero de mierda”. ¿Pero quiénes son Maidana y Mazzei?

Diego Maidana es (hasta donde pudo chequear este diario no renunció) coordinador del Registro Nacional de Binomios de Búsqueda y Rescate de Personas con Perros, dependiente de la Dirección Nacional de Cinotecnia de la Secretaría de Seguridad del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Tiene a su cargo las tareas con canes de la Policía Federal, la Gendarmería, la Prefectura y la PSA. Sus perros, curiosamente, no encontraron ninguna de las pertenencias de Facundo Castro que sí encontró Yatel , el perro de Herrero. Maidana ocupa el cargo desde hace años. Al igual que con Frederic, fue un entusiasta cumplidor de órdenes de Patricia Bullrich en casos como el de Santiago Maldonado o el de Rafael Nahuel.

José Mazzei es el director general de Defensa Civil de la Provincia de Chubut y se especializa en búsqueda con perros de personas desaparecidas. En una entrevista anterior con La Izquierda Diario, Marcos Herrero explicó que los métodos que utilizan las divisiones caninas de las fuerzas represivas no son los mismos que él utiliza. Sin embargo Mazzei, en coordinación con Sergio Berni, no reconoce los métodos de Herrero (por demás efectivos) y lo denuncia en el sitio La Brújula acusándolo de “plantapruebas”.

Ministro de Seguridad de Chubut Federico Massoni (de traje gris) y José Mazzei (camisa blanca) | Foto LU17.com
Ministro de Seguridad de Chubut Federico Massoni (de traje gris) y José Mazzei (camisa blanca) | Foto LU17.com

Hay que decir que Mazzei es miembro del Ministerio de Seguridad de Chubut, conducido por el temerario fascistoide Federico Massoni. Y que pese a las críticas de Massoni a la ministra nacional Sabina Frederic, fue la propia cartera nacional, a través de Diego Maidana, la que sugirió que Mazzei (pollo de Massoni) intervenga en la causa para defender a la Bonaerense. Así fue que el director de la Defensa Civil chubutense presentó un escrito en la causa de Facundo descalificando lo hecho por Herrero.

Te puede interesar: ¿Quién es Massoni, el ministro-candidato que avala los cantos fachos de la Policía?

El encono de Mazzei con Herrero viene de hace años. Fuentes ligadas al caso del niño Marito Salto, asesinado en Santiago del Estero en 2016, aseguran que Mazzei hizo infinidad de rastrillajes antes que Herrero y no encontró nada. Los hallazgos de Marcos y su perro lo dejaron en una posición muy incómoda aquella vez en un caso muy resonante.

Pruebas inapelables

“Cada uno tiene derecho a pensar y a decir lo que quiera. Pero una cosa son las creencias y otra cosa es la verdad. Todo el mundo tiene hipótesis y teorías sobre lo que le pasó a Facundo, la mía es que lo mató la Policía Bonaerense, que fue encubierta por la Policía Federal, la Justicia y el Gobierno, Berni sobre todo. Por eso a los periodistas que hablan mal de mí, que son cómplices de ese entramado, les respondo con mi propia trayectoria”, dice Herrero con firmesa.

Y enseguida nombra algunos de los casos en los que participó. “Hablo del caso Micaela Ortega, que la encontré 35 días después de que desapareció, a pesar del tiempo y del medioambiente complicado. Fue un mes donde media policía estuvo buscándola y no encontró nada”, recuerda. Micaela tenía doce años y fue asesinada en abril de 2016 en Bahía Blanca, su cuerpo estuvo desaparecido hasta que lo encontraron Herrero y Duke .

“Once meses después del hallazgo la Justicia dijo que no había pruebas para condenar a los imputados. Volvimos a la zona y encontramos no menos de siete elementos que permitieron que el asesino de la nena, Jonathan Luna, hoy esté preso”, afirma.

Te puede interesar: La mamá de Facundo Castro viajó a Buenos Aires a exigir que el Gobierno no avale la impunidad

También habla del caso Araceli Fulles, la joven de José León Suárez asesinada en 2017. “Me llamaron dos meses después de que media Argentina la buscara sin resultados. Fui con mis perros Alcon y Duke . Encontramos el cuerpo sepultado dentro de la casa del exnovio, a un metro y medio de profundidad”, recuerda.

Otro caso es de Carlos Rubillar, de San Luis, un chico de 29 años con demencia senil desaparecido en febrero de 2018. A los seis meses de búsqueda llamaron a Herrero. “Fui con Duke y Alcon y encontramos todos los restos óseos del chico, comprobado por ADN”, detalla.

Micaela Ortega, Facundo Astudillo Castro, Marito Salto, Araceli Funes y Carlos Rubillar
Micaela Ortega, Facundo Astudillo Castro, Marito Salto, Araceli Funes y Carlos Rubillar

El caso de Marito Salto en Santiago del Estero es emblemático. “Después de un año y medio de que lo asesinaran en un macabro ritual encontré a los doce asesinos y elementos que demostraron la existencia del ritual donde lo mataron. Durante ese año y medio habían trabajado perros de Cinotecnia del Ministerio de Seguridad, de la Policía de Santiago del Estero, de la Federal y no encontraron nada”, dice sobre el caso del chico de once años asesinado brutalmente en junio de 2016.

“Por eso a la gente que dice que ‘planto pruebas’ les hablo con la verdad. Que vayan y hablen con cada fiscal y cada juez que condenó asesinos gracias a las pruebas que solamente mis perros lograron encontrar. Los hechos son determinantes”.

Y agrega otro dato demoledor. En el caso Facundo Castro, donde por primera vez se dice de él que es un estafador, en cada peritaje que hizo lo revisaron de punta a punta previamente. “En un cuartito me sacaron la ropa, me revisaron la boca, los pies, todo. Mientras hacía mi trabajo me rodeaban entre agentes de la Policía Federal y de la Gendarmería, ejerciendo una presión enorme. Y terminados los peritajes se hicieron actas firmadas por todas las autoridades donde se avaló mi accionar. A veces pienso que debo tener poderes mágicos para pasar por encima de todos los controles y plantar pruebas”, ironiza.

Te puede interesar: Perito en el caso Facundo: "La respuesta la tiene la Policía Bonaerense"

Herrero se integró de lleno al equipo de investigación de la querella al ver de entrada el complejo entramado de encubrimiento. “En la causa de Facundo hicieron todo, lo posible y lo imposible, para desvirtuar la investigación. Sin embargo, mis perros actuaron con determinación y hallaron pruebas que están en el expediente y los fiscales que llevan adelante la causa las reconocen como fehacientes”, sentencia.

El perito asegura que tarde o temprano la verdad se impondrá en la causa de Facundo. “Quienes van con la mentira pueden hacer un libro y, posiblemente, queden en la historia. Pero quienes vamos con la verdad somos muchos y estoy convencido de que vamos a quedar realmente en la Historia por haber descubierto uno de los casos más horripilantes de la Argentina, donde el Estado operó directamente y aportó logística. Vamos a poder contarles a nuestros hijos y nietos qué pasó con Facundo y eso es algo que ellos no podrán hacer nunca”.

Herrero espera resolver pronto su situación laboral para poder dar vuelta la página y enfocarse de lleno en colaborar con la búsqueda de personas desaparecidas en Argentina. “Más allá de esta amenaza con la imagen de Nisman, que es gravísima, ya estaba tomada la decisión de no seguir trabajando para la Policía de Río Negro. Si la Policía me condiciona y no permite que vaya a buscar personas desaparecidas a pedido de familias desesperadas, ¿qué sentido tiene que esté ahí? Las amenazas, en todo caso, lo que hacen es acelerar la decisión”. Eso sí, por ahora, aclara, no tiene pensado renunciar.

Te puede interesar: Declaró el pescador que halló el cuerpo de Facundo Castro: complicó más a Berni y a la Federal




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias