Mundo Obrero

SALUD PÚBLICA

Hospital Posadas: postales de la grave crisis social

Cada paso que damos por el Hospital Posadas es una muestra de qué tan profundo golpea la grave situación económica a los sectores populares, a quienes dependen de la atención de la salud pública para acceder a un servicio de salud, cada vez más degradado y vaciado.

Viernes 29 de marzo | 11:48

Fila para vacunarse contra la fiebre amarilla

Fila para vacunarse contra la fiebre amarilla

Desde la autopista, se impone una mole de fachada reluciente de vidrio cuyo reverso, el lado B, la parte vieja que da al Barrio Carlos Gardel, concentra la internación hospitalaria.

En estas salas, más de 500 pacientes sienten frío en el invierno por ventanales que no pueden cerrarse o calor en el verano agobiante por falta de aire acondicionado y estufas, e incluso frazadas.

Los pacientes ambulatorios que concurren por consultorios o guardias como la odontológica, esperan durante toda la madrugada desde las 4 AM, durmiendo en las sillas para lograr conseguir 1 de los 10 números que repartirán para una larga cola. Volverán una y otra vez. Otros esperarán meses para una especialidad o una cirugía.

Pacientes psiquiátricos, de los cientos que quedaron sin atención rondarán el hospital día tras día sin conseguir siquiera una receta porque echaron a las profesionales. La guardia obstétrica, tendrá días de colapso, aunque hablamos de algo básico como parir.

Si hay lugar donde la crisis de la salud pública detona día a día es en las guardias, éstas que Vidal dijo haber arreglado en el Conurbano, cuando se redujo el presupuesto provincial y nacional, para pagar con nuestra salud la deuda al FMI.

El Hospital Posadas, dependiente del presupuesto nacional, está inserto en el Conurbano. La guardia de adultos explota de pacientes que llegan de rebotar de hospitales y salitas barriales de atención primaria. Esperarán 4, 6 o hasta 8 horas y en estas condiciones sólo se atiende riesgo de vida. Pacientes a cientos de kilómetros se atienden aquí.

En el Posadas nacen 3500 bebes al año, los hijos del pueblo trabajador; 700.000 consultas, además de otras 200.000 por guardia. Aparte asisten 1000 personas en el final de sus días, ancianos; y se internan 18.000 habitantes en 500 camas.

La guardia pediátrica, con su esperable aumento de la demanda con el frío que se viene, por los casos de bronquiolitis entre los mas niños, no genera en la dirección del hospital alineada con el gobierno nacional ningún tipo de prevención para la atención sino todo lo contrario: con despidos vacían los servicios, con salarios miserables refuerzan el vaciamiento, con la precarización degradan nuestro trabajo y la atención.

Radiografía de nuestros pacientes: precarización de la vida

Dependen del hospital público el 40% de los habitantes del Conurbano. Del total de habitantes en los partidos del Gran Buenos Aires, ayer el Indec dió a conocer que el 36% es pobre.

Son nuestros pacientes los más castigados por la inflación producto de un dólar incontenible, responsabilidad de los capitalistas especuladores, que repercute en el aumento de alimentos básicos como el pan. Cuando viven en asentamientos precarios sin agua potable, electricidad ni cloacas, sin baño, más dependen del hospital público.

Entre los niños, el 63.7% depende del hospital público, de los cuales el 52% es pobre. Un 37% depende de comedores escolares y un 10% trabaja. En sus casas un 28% vive hacinado, durmiendo con 1 o 2 hermanos en asentamientos precarios y húmedos. El 19% de la viviendas del Conurbano son inundables, 1 de cada 4 habitantes vive cerca de un basural y en muchos distritos se consume agua con altos niveles de arsénico. Con ellos nosotros trabajamos a diario.

La mayoría de los casi 80 centros de salud bonaerenses tiene dificultades en el área de neonatología y pediatría, por el desfinanciamiento brutal del presupuesto de la salud a nivel nacional y provincial, presupuesto magro aún devorado por la inflación. Hasta han intentado cerrar guardias y terapias, como en el Cetrángolo.

Se preparan para el invierno, vaciando de personal, para que un trabajador realice la tarea de tres, así mientras un médico está de guardia, debe cubrir cirugías y consultorio. Ni hablar del cierre de un servicio fundamental como Cirugía Cardiovascular Infantil. Tal es el desprecio de este gobierno de empresarios por las vidas del pueblo trabajador y sus hijos.

Plata para la salud pública, no para la deuda

Todo esto vino sucediendo durante años, con la total complicidad de gremios como ATE Morón y UPCN, que han sido responsables de introducir el contrato 48 bajo el kirchnerismo y cómplices de los despidos. Como si fuera poco Darío Silva se postula en la interna del PJ de Morón, en la que irán con el sabatellismo luego todos juntos. Bajo el gobierno de Macri se mostraron como pérfidos aliados. Son unos sinvergüenzas.

Y mientras un puñado se atiende en grandes clínicas privadas, el gobierno nacional rebaja el presupuesto del hospital Posadas en un 37% mientras aumentan los pacientes frente a la recesión, los despidos, el trabajo en negro e incluso el trabajo en blanco temporario.

Tenemos que dejar de pagar la deuda que se lleva el 82% del PBI actualmente. Miente el PJ y kirchnerismo cuando dicen que hay salida sin dejar de pagar la deuda, mientras mantuvo 30 años estas condiciones de vida en el Conurbano, a pesar de un crecimiento a tasas chinas en los últimos 10 años.

Los capitalistas nos acorralan al abismo, por eso desde la Agrupación Marrón, impulsada por el PTS en el Frente de Izquierda, decimos: ¡no al pago de la deuda, plata para la salud!

También necesitamos terminar con la precarizacion laboral y desocupación que crece y con la realidad de tener que tener dos trabajos para no ser pobre: trabajar todos, trabajar 6 horas, con un salario igual a la canasta familiar.

Necesitamos un verdadero plan de viviendas, de obras públicas e infraestructura, que hacen a las condiciones de vida de millones.

Por eso desde el PTS FIT convocamos a poner en pie comités entre trabajadores y pacientes, vecinos del Barrios, docentes y secundarios de las escuelas aledañas, para hacer fuerte estas ideas. Retomar esa misma unidad que atemorizó a los capitalistas en los 70, pero esta vez para prepararnos para derrotar el actual saqueo.

Nosotros no nos resignamos a esperar pasivamente que llegue un octubre salvador. De esta crisis no salimos fácil, porque sabemos que cada día familias enteras se hunden en la pobreza y desocupación. No podemos perder más tiempo. Son ellos o nosotros.

Despleguemos esta gran campaña del PTS FIT desde ahora, para plantear a millones una salida, fortalecer las bancas y organizarnos contra la precarización laboral, por las 6 horas y dejando de pagar la deuda al FMI para que haya plata para salud, educación, vivienda y trabajo. Un programa de emergencia para que la crisis la paguen los capitalistas.







Temas relacionados

Hospital Posadas   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO