Mundo Obrero

PRECARIZACION Y SALUD

Hospital Garrahan: denuncian faltante de barbijos, respiradores, personal de enfermería y médicos

Trabajadores del hospital junto a delegados de la Junta Interna de ATE, han exigido a las autoridades del Hospital una respuesta para la compra urgente de barbijos camisolines, respiradores y la contratación de personal. Es importante poner en pie una comisión de higiene y seguridad para hacer un propio relevamiento de lo que se necesita para la atención.

Florencia N. Vargas

Delegada Junta interna ATE Garrahan | Agrupación Marrón Clasista

Viernes 20 de marzo | 22:57

A medida que avanza la crisis sanitaria, los trabajadores de la salud ponemos de manifiesto la falta de insumos, infraestructura y personal tras años de vaciamiento del sistema público que hacen muy difícil poder dar respuesta al crecimiento de la pandemia sin que todo colapse. La partida presupuestaria extraordinaria de 1.700 millones, es la mitad del presupuesto del Hospital Garrahan y la mitad de lo que se destina a diario al pago de la deuda. Además en este momento el estado debe garantizar la prohibición de despidos, frente a la posible pérdida de trabajos para miles de los trabajadores precarizados o del sector privado.

Si nosotros no estamos sanos ¿quién va a cuidar de la salud de miles?

A esto se suma el incumplimiento de normas básicas que plantea la Organización Mundial de la Salud en el protocolo necesario para afrontar, en el que se detalla cuál es el personal de riesgo que se debe resguardar y qué tipo de insumos e instrumentales deben emplearse para la atención y prevención de contagios de coronavirus. Esto es lo que denunciamos desde la Junta Interna de ATE en el Hospital mediante un comunicado de prensa, porque no podemos callar esta situación si queremos realmente cuidar a la población y la salud de los que cuidan.

En el Hospital Garrahan, el otorgamiento de licencias al personal de riesgo fue una odisea. Durante varios días, el peregrinaje de trabajadores entre las oficinas de medicina laboral, recursos humanos y la dirección del Hospital fue incesante debido a las trabas que se ponían para conseguir las licencias. Como es el ejemplo de personal con diabetes tipo 2, o como cuentan compañeras del área de laboratorio del hospital a las que siendo madres jefas de hogar con hijos adolescentes querían negarles su derecho a quedarse cuidándolos ante la ausencia de alguien más que pueda hacerlo.

Hoy los servicios están trabajando con un 40% menos del personal de enfermería. Es necesario y urgente que se contrate más personal para suplir las ausencias y evitar la sobreexplotación, garantizando todos los derechos laborales. Para eso, se puede contratar al personal despedido injustamente en los últimos años, a los cientos de profesionales de la salud que hoy están desocupados, a los 1400 residentes que están por completar su formación en la residencia y que podrían incluirse en la planta de los hospitales. Y de ser necesario, los miles de profesionales de la salud que se anotaron para rendir el examen de residencia en este año. Podrían ingresar directamente al sistema de salud a trabajar y formarse, para cubrir las necesidades de atención e incluso capacitarse en forma paga a los estudiantes de los últimos años de carreras de medicinas, enfermería, psicología y afines. Son muchas las opciones posibles antes que contratar enfermeras jubiladas e impedir las licencias a quienes la necesiten exponiendo a la población de riesgo. Desde la Junta Interna venimos exigiendo que las autoridades den respuestas en este sentido.

Además las gafas y camisolines entregados no respetan las recomendaciones de la OMS. En el anexo del CIM 74, donde ya hubo casos sospechosos de corona que dieron negativo hay batas sin esas características. Los trabajadores tercerizados aún no recibieron ningún elemento de protección salvo uno guantes muy finos que no son resistentes. En este contexto no podemos seguir naturalizando la precarización en la que trabajan los trabajadores de limpieza, de vigilancia, becarios, concurrentes, residentes, monotributistas, etc.; es necesario que se les garantice todos los derechos laborales que implica la relación de dependencia.

Las autoridades no han resuelto esta grave situación, como tampoco instalar en todos los baños y rincones del hospital jabón líquido o alcohol en gel.

Los que movemos el Hospital Garrahan todos los días somos los médicos, enfermeros, técnicos en laboratorio, infectólogos, administrativos, camilleros, trabajadores de limpieza, del comedor, de vigilancia, etc. Nosotros somos los que sabemos lo que hace falta en los hospitales para que no falte nada para la atención. Hagamos un relevamiento por los sectores de los hospitales para no solo dar a conocer lo que falta, sino para exigir al estado que se ponga a disposición todos los recursos en la compra de insumos, respiradores, mayor cantidad de camas, contratación de personal como también que las clínicas privadas se pongan a disposición del servicio púbico.

Desde la Junta Interna del Hospital nos parece importante que impulsemos una comisión de seguridad e higiene en esta perspectiva entre todos los trabajadores del Hospital y junto a la comisión de insalubridad que juntos venimos dando pelea contra las jornadas extenuantes y por las 6 hs por insalubridad. Repliquémoslo en todos los Hospitales del país.







Temas relacionados

Emergencia sanitaria   /    Coronavirus   /    Hospital Garrahan   /    Salud pública   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO