×
×
Red Internacional

Ajuste.Hospital Garrahan: En plena pandemia el Gobierno recortó el presupuesto un 22%

Lxs trabajadorxs del hospital pediátrico están realizando jornadas de lucha con paros, asambleas y movilizaciones por sus condiciones de trabajo, aumento salarial y en defensa de la salud pública. Del otro lado, los gobiernos de Nación y Ciudad recortan el presupuesto destinado para el hospital y amedrentan a los trabajadores que reclaman.

Julio PérezEstudiante de Economía- UBA

Lunes 26 de julio | 18:07

Para el segundo año de la pandemia de COVID-19, el Ministro Guzmán había diseñado en 2020 un presupuesto nacional que recortaba en un 12% real lo destinado a salud (o inclusive más, ya que subestimaba conscientemente la inflación) como si la pandemia se iba a terminar el 1 de enero . Pero si se analizan casos particulares, por ejemplo, lo que implica de recursos destinados al Hospital Garrahan, el recorte es aún mayor, un 21,9%.

La falta de una política sanitaria a la altura y la demora en la vacunación por no afectar los intereses de los laboratorios agravaron la continuidad del covid ante las nuevas cepas. Asimismo, la pelea de las trabajadoras y trabajadores de la primera línea obligaron al Gobierno a adecuar parte de ese presupuesto con partidas adicionales, en el marco de una política de minimización del gasto social.

Desde el año 2017, el Hospital Garrahan es financiado en un 80% por parte del gobierno nacional y en un 20% del gobierno de la ciudad. Su consejo administrativo está conformado por un Presidente designado por nación y 4 Consejeros, 3 por parte del Gobierno Nacional y 1 por la Ciudad de Buenos Aires.

Para el 2021 el presupuesto destinado por Nación fue de $9.712,5 millones, un 15,5% más que en 2020 que fue de $8.408 millones. Un recorte consciente ya que el propio Guzmán reconoció una inflación del 29% para el armado del presupuesto 2021. Este mínimo aumento del 15,5% otorgado ya se disolvió con la inflación actual acumulada que llega al 25,3% en lo que va del año.

Este recorte implica menos insumos, menos inversión en equipos, menores salarios y contrataciones de personal para la salud pública (o en condiciones más precarias como lo evidencian la creciente “monotributización” del personal del gigante pediátrico), cuando la pandemia ya se cobró más de 100.000 vidas.

No se trata sólo de números sino de decisiones políticas, el Gobierno ya se predispuso desde el vamos, desde los recursos, en hacer recaer todo el esfuerzo sobre los cuerpos y las vidas de lxs trabajadores esenciales de salud y sus familias. El recorte salarial ya estaba implícito en el presupuesto, de igual forma que el deterioro en la infraestructura y condiciones de trabajo adecuadas.

En campaña electoral ahora el Frente de Todos pretende instalar que el problema es que “hubo pandemia”, pero estos datos demuestran que sobre la pandemia se toman decisiones políticas y las consecuencias no son naturales.

Para el gobierno nacional sus prioridades son otras, por eso destina más presupuesto al pago de la deuda con el FMI y los acreedores que a la salud, a pesar de haber denunciado en campaña que la misma sólo fue en beneficio del Macri y no del pueblo trabajador. Según el Ministerio de Economía, en lo que va del año se pagaron más de $377.583 millones en concepto de intereses de deuda, mientras lo desembolsado en salud llega apenas a los $257.823 millones.

Mientras tanto, las trabajadoras y los trabajadores del Garrahan vienen peleando por una paritaria del 50%, que no sea en cuotas, así como también por el pase a planta permanente y por un salario básico igual a la canasta familiar. Se hacen así eco del reclamo de muchos trabajadores del sector, que acumulan bronca frente al no reconocimiento del esfuerzo realizado en lo que va de la pandemia. “Nos dicen esenciales pero nos tratan como descartables”, es la consigna que se replica a lo largo y ancho del país, y el Garrahan no es la excepción. Allí sus trabajadoras y trabajadores cuentan que tienen que tener hasta 2 o 3 trabajos o hacer varias jornadas de trabajo para llegar a fin de mes, como sucede en todo el sistema de salud por su nivel de precarización y flexibilización laboral creciente desde los ‘90 a esta parte.

Te puede interesar: Hospital Garrahan: ¿Cómo ganamos la lucha para romper el techo salarial?

Las trabajadoras y los trabajadores de la salud en Neuquén, los llamados “elefantes” han dado un gran ejemplo peleando en unidad con otros sectores, realizando asambleas entre hospitales y con la comunidad, cortes en lugares estratégicos como “vaca muerta”, y paros para poder garantizar las medidas. Con métodos históricos de la clase obrera lograron un aumento del 50% para todo el sector estatal. Un gran triunfo que se le arrancó al gobierno provincial y a la burocracia mediante la lucha y la organización. Los trabajadores del Garrahan se proponen seguir su ejemplo, rompiendo el techo salarial que impone el Gobierno Nacional, con la dirección burocrática de ATE y UPCN a la cabeza.

Como propone el Frente de Izquierda Unidad, es necesario invertir las prioridades, rechazar el pago de la deuda ilegítima e ilegal para que esa sangría de dinero vaya destinada para nuestros hospitales, viviendas y escuelas. Continuar organizándonos y hacer de la lucha del Garrahan una bandera de lucha nacional, en defensa de nuestra salud pública.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias