Mundo Obrero

CAMPAÑA POR LAS 6 HORAS

Herencia K, fusible macrista: la juventud precarizada

La difícil situación que atraviesa gran parte de la juventud para conseguir un trabajo estable cada vez se va poniendo más complicada.

Facundo Vega

Trabajador metalúrgico | Movimiento de Agrupaciones Clasistas

Sábado 6 de mayo de 2017 | Edición del día

Horas invertidas a la preparación de un Currículum Vitae ya sea poniendo todas las experiencias laborales en tan corto tiempo, explicando las necesidades y pretensiones laborales (como si fuese que a las patronales les importa nuestras verdaderas necesidades) y el tiempo que le dedicamos a recorrer agencias, fábricas y decenas de lugares donde cada vez es más alevoso que nos tenemos que vender al mejor postor a cambio de un mísero salario.

Cuando se consigue un trabajo no se sabe cuánto uno va a durar en él, ya que los modos de contratación cada vez son más informales: contratos por tres o seis meses o la particularidad del contrato indeterminado (que te tomen por un año o hasta por un día). Somos los que más sufrimos esas modalidades de contratación porque las patronales no hacen otra cosa más que exprimirte hasta el final y que cuando tenes 30 años simplemente estás “roto”.

Los distintos gobiernos no han hecho nada al respecto para cambiar la situación que venimos padeciendo los jóvenes hace años.

Al kirchnerismo no le debemos nada

Durante los doce años de gobierno Kirchnerista la juventud fue la que más padeció la precarización laboral, en la época donde “más empleo” se generó fue cuando la agencias de empleo temporal más se llenaron de guita (junto a las patronales, obvio). Se hablaba del crecimiento de la fuente de trabajo, que fue así de hecho, pero nadie dice que fue el empleo informal el que más creció. La juventud fue la que más padeció este modo de contratación, manteniendo sueldos de miserias, trabajando largas y agotadoras horas: 10, 12 y hasta 14 horas por día, incluso haciendo los trabajos más pesados. De esta herencia se agarra el macrismo para usarnos como fusibles en épocas de ajuste.

Nuestras vidas valen más que sus ganancias

En época de ajuste hacia el pueblo trabajador la propuesta de Nicolás del Caño de reducir la jornada laboral a 6 horas 5 días a la semana es un planteo profundo que apunta a las demandas elementales de la clase obrera, porque permitirá bajar la jornada laboral repartiendo las horas de trabajo con los miles de desocupados.

Este es un grito del que tenemos que adueñarnos para cuestionar la vida que llevamos, el tiempo que no tenemos y que permitiría desarrollarnos en lo que queramos, como por ejemplo estudiar, leer, dedicarle tiempo al ocio productivo para poder desarrollar múltiples capacidades, las que en este sistema muchas veces permanecen ocultas e ignoradas por nosotros mismos, por eso tenemos que organizarnos en cada lugar de trabajo, estudio, para defender nuestras vidas que valen más que sus ganancias.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO