Cultura

Herbert Vianna, el hombre que volvió de la muerte

Se cumplen 20 años del trágico accidente aéreo que sufrió el músico brasileño Herbert Vianna, cantante, guitarrista y líder del grupo de rock Os Paralamas do Sucesso, una de las bandas más importantes del rock sudamericano. Aquí contaremos su vida, su carrera y la crisis que tuvo que atravesar el artista y la pérdida irreparable de su esposa Lucy.

Jueves 4 de febrero | 13:50

Nació el 4 de mayo de 1961 en João Pessoa, en el estado de Paraiba. Su nombre completo es Herbert Lemos de Souza Vianna. De padre militar, las mudanzas fueron continuas y recién se acentaron en Brasilia. De su padre adquirió su pasión por pilotar aviones e helicópteros, particularmente se sintió atraído por los aviones ultraligeros. Desde joven aprendió a tocar la guitarra, influenciado por Jimi Hendrix, Led Zeppelin y Deep Purple. Tiene un hermano mayor llamado Hermano Vianna, un famoso antropólogo en su país.

En 1977 se traslada a Río de Janeiro y, junto con Bi Ribeiro (bajo) y Vital Dias (batería), formarían el grupo Os Paralamas do Sucesso (Los Guardafangos Exitosos) en 1982. Luego, Vital Dias se aleja de la banda (faltó a una presentación en una Universidad a la que tenían que tocar) y es reemplazado por João Barone, quedando la formación clásica de la banda. Siendo perseguidos y censurados por la dictadura que imperaba en Brasil desde 1964, la banda comenzó su carrera en el under de Río y tocando en mas de una oportunidad en la Radio Fluminense, importante emisora de rock de la época. Paralamas fue la banda más importante del Circo Voador, un famoso local para artistas de diferentes expresiones artísticas. Allí manifestaban su descontento contra la represión policial y política que Brasil vivía por esos años, junto con bandas como Titãs, Barão Vermelho o Legião Urbana. En 1983, de la mano del sello EMI, la banda saca su disco debut "Cinema Mudo", que tendría un moderado éxito. Al año siguiente sacarían "O passo do Lui", que a diferencia del antecesor material, obtuvo un éxito de ventas por parte del público excelentes críticas de la prensa especializada.

Por esta misma época, vendrían sus primeros éxitos como "Vital e su a Moto" (dedicado a su ex baterista), "Inutil", "Meu error", "Óculos", "Alagados", "Quimica", "Assaltaram a Gramática" entre otras canciones. En 1985, termina la dictadura y las presentaciones en vivo fueron más continuas. Su consagración definitiva se dio el domingo 13 de enero de 1985, cuando tocaron en el primer Rock in Rio, el festival de rock más importante de Brasil en el mundo. La banda no había sido invitada en primera instancia, pero su mánager Zé Cortes, hace unos arreglos con el promotor del evento Roberto Medina y fueron convocados a último momento para tocar.

Allí el grupo -quienes no tenían una escenografía-, se las arreglaron colocando palmeras y plantas como decorado. En ese festival se presentaron AC/DC, Queen, Nina Hagen, The Go-Go’s, Iron Maiden, Scorpions, entre otras bandas internacionales.

El domingo sería el día programado para las bandas nacionales y Paralamas cerró la tarde, tocando ante una audiencia de más de 110 mil personas. Antes de tocar, Herbert se ganó al publico al denuncair que varios espectadores de la fila de en frente, le arrogaban piedras a sus compañeros musicales. Repitieron la experiencia dos días más tarde con 180 mil personas con gran éxito. La banda tocó todo el repertorio de sus dos discos editados hasta ese momento: "Cinema Mudo" (1983) y "O passo do Lui" (1984). Se convierten en la revelación del Festival. A este punto, la banda no dejó de crecer.

Te puede interesar: Cazuza, una vida loca, una vida breve

Luego de un matrimonio fallido, en 1989 Herbert conoce a la que será el amor de su vida: Victoria Lucy Needham (Lucy a secas), una periodista inglesa que estaba en Brasil buscando a bandas brasileñas de heavy metal para un documental para la BBC, debido al suceso que generaba una banda de Belo Horizonte llamada Sepultura (que se convertirían en una de las más importantes de la escena metalera a nivel mundial y que son grandes amigos de los Paralamas). Fue amor a primera vista diría Herbert años más tarde. El éxito profesional y personal le sonreía a Vianna durante este período.

En la década de 1990, a pesar de las idas y vueltas, la banda seguía vigente y llenaba estadios a donde fueran que se presentaban. Durante un período en se agudizó la crisis económica post dicatura que atravesaba Brasil a fines de los 80’s, la banda empezaría a girar por toda Latinoamérica y siendo, particularmente Argentina, en donde la banda adquirió gran popularidad y reconocimiento.

Fue tal el éxito en Argentina, que la banda sacó dos discos en simultáneos: uno en portugués y otro en español. En Brasil, fueron llamados irónicamente como "La mejor banda brasileña del rock argentino". En su estadía en Argentina, Paralamas trabaria amistades con artistas como Sumo, Fito Páez, Charly García y Los Pericos. En paralelo a la banda, Herbert sacaría material solista: Ê Batumaré (1992), Santorini Blues (1997), O Som do Sim (2000) y Victoria (2012). En 1995, la banda vuelve a tener el cariño de su país de origen y se suceden múltiples giras, importantes premios, y un MTV Unplugged en 1999. Tras veinte años de una exitosa carrera, la banda se toma un merecido año sabático.

El 4 de febrero de 2001, fue el día que cambio la vida de Herbert para siempre. Mientras volaba su ultraligero por las costas de Mangaratiba, en la bahía de Angra dos Reis (Estado de Río de Janeiro), junto a su esposa Lucy Needham; el aparato se precipitó y cayó al mar. Lucy murió en el acto y Vianna quedó gravisimamente herido e inconciente, con una importante pérdida de maza encefálica y en un coma profundo. Fue llevado inmediatamente a un hospital en Rio. El impacto fue tan grave, que tenía convulsiones, múltiples fracturas expuestas, varias vértebras dislocadas y la cabeza reventada. Cuando llegó al hospital casi sin signos vitales. Sin embargo e inexplicablemente, volvieron sus signos vitales.

Permaneció internado por 44 días, buena parte de ellos en estado de coma, entre la vida y la muerte. Los doctores sólo le daban un 10% de probabilidades de sobrevivir, dado el daño extremo que sufrió el músico. Nuevamente, y de manera inexplicable, despertó del coma y, a duras penas, recuperó el habla. Incluso cuando despertó, solo hablaba en inglés (en su casa hablaban mucho inglés por su esposa).

El accidente, le dejó con secuelas permanentes: quedó parapléjico debido a un daño en la espinal dorsal y perdió la memoria completamente. No recordaba su vida anterior, en la que era un exitoso músico con una carrera artística impecable y ni que era un referente del rock sudamericano. Sólo recordaba a Lucy. Para sus allegados, les fue difícil explicarle que su esposa había muerto y que él había sufrido un accidente aéreo.

Tras un año de rehabilitación y ejercicios de memoria, recordó varios aspectos de su vida: que sabía tocar la guitarra, cantar y recordaba sus letras a la perfección. João Barone y Bi Ribeiro, baterista y bajista respectivamente de Paralamas, sabían que tras la tragedia, nada volvería hacer igual.

La justicia determinó que Vianna, siendo un excelente piloto, perdió sorpresiva el control del avión intentado realizar una pirueta. El artefacto presentaba fallas de diseño. Por ese motivo, se precipitó al mar. El artista presentó una demanda contra el fabricante de aviones, alegando que había una falla de fabricación en la cola del ultraligero. La empresa admitió el incumplimiento y le ofreció una indemnización de $ 400 mil.

En Octubre de 2002, más de un año después del accidente, Herbert recuperó gran parte de su movilidad y Paralamas retomó sus actividades musicales. Después de la tragedia, Paralamas ha sacado cuatro discos más hasta la fecha. Vianna además además de dar conciertos, da charlas motivacionales sobre como superar crisis como las que el vivió, manifestado que lo suyo fue un milagro inexplicable.







Temas relacionados

Rock in Rio   /    Rock   /    Mendoza   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO