×
×
Red Internacional

Entrevista.Fotogalería.“Hay cosas que se pueden resolver con la fotografía y hay cosas que no”

Nos reunimos con Juan Pablo Barrientos, reportero gráfico, quien nos relató su experiencia de documentar el 19 y 20 de diciembre de 2001. Además, conversamos sobre la convulsión social posterior, la Masacre de Avellaneda y cómo desarrolla su trabajo en la actualidad.

Sábado 18 de diciembre de 2021 | 23:46
ENTREVISTA AL FOTÓGRAFO JUAN PABLO BARRIENTOS Y SU EXPERIENCIA EN 2001 - YouTube

Fotografías: Juan Pablo Barrientos

Fotógrafo desde siempre, aprendió la profesión de la mano de su padre, también fotógrafo, y diseñador gráfico, Juan Pablo Barrientos documentó con su cámara el estallido social del 2001.
Entonces formaba parte del departamento de arte de la revista Billiken, de la editorial Atlántida, tenía algunas deudas, como muchísimos argentinos, y alquilaba un departamento en el barrio porteño de Caballito. Aunque en ese momento no trabajaba como fotógrafo siempre andaba en la calle haciendo fotos, y así fue que ante las primeras noticias de lo que estaba sucediendo en los alrededores de la Plaza de Mayo, Juan Pablo salió de su casa con un bolso con películas, su cámara y su bicicleta playera a ver con sus propios ojos el levantamiento popular. Llegó a la Plaza el 19 a la nochecita, atravesando los cacerolazos y la turba de gente que peregrinaba hacia el centro de la ciudad. El 20 también estuvo en la calle, salió más temprano, de día, y siguió registrando el continuado de represión que sucedía desde el día anterior. Los imprevistos de la segunda jornada hicieron que solamente contara con un rollo de treinta y seis fotos en su cámara. Aún así, pudo captar en escasas imágenes el registro exacto con el que describió aquel trágico e histórico día.

Luego, siguió registrando los días posteriores al 19 y 20 de diciembre: “Cada dos o tres días hablaba un presidente, había un cacerolazo y era de vuelta a salir”.
A partir de entonces y en medio de amplios procesos colectivos que se fueron sucediendo popularmente, Juan Pablo conoció a los integrantes de Argentina Arde y se unió a ellos con su trabajo fotográfico. “En Argentina Arde en un momento hubo la necesidad de que fotografía tenga su periódico, y ahí fue cuando empezamos a cranear con los compañeros cómo podíamos hacerlo”, finalmente salieron algunos números del periódico dedicados exclusivamente a la fotografía con un formato desplegable y un impacto distinto a lo que se veía por esos días.
Con sus compañeros de Argentina Arde documentó también la Masacre de Avellaneda donde asesinaron a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán.

Mirando atrás, a veinte años del 2001, Juan Pablo dice: “Hoy en día lo veo como un aprendizaje muy largo que hice de la fotografía, me tomé mi tiempo”. “Hoy, cuando voy a hacer una foto (…) trato de respetar mucho a la gente a la que estoy fotografiando, para mí es fundamental porque no tengo ganas de prometer ni generar falsas expectativas con nada. Se que hay cosas que se pueden resolver con la fotografía y hay cosas que no”.

Desde que comenzó la pandemia Juan Pablo realiza un trabajo de documentación fotográfica en el conurbano bonaerense. “El diálogo y la confianza en los lugares donde voy cada vez se me hace más fácil porque voy curtiendo esos escenarios que son muy diferentes (…) lo fundamental es el diálogo con la gente y la entrega que uno puede tener, ser sincero y transparente (…) está bueno volverse con amigos de las notas, yo siempre intento volverme con amigos”.

Estas son algunas de las fotografías de Juan Pablo Barrientos del 2001 y de la masacre de Avellaneda en 2002, donde asesinan a Maxi y Darío.

Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos
Juan Pablo Barrientos



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias