×
Red Internacional
La Izquierda Diario

El lunes 29 de Marzo falleció nuestro camarada Nicolás "Zarnilla" Leguizamón. Fue militante del PTS desde su adolescencia, hace más de quince años, cuando era un estudiante secundario. El recuerdo de sus compañeros.

Miércoles 31 de marzo | Edición del día

Con muchos sacrificios y abnegación, aunque no sin contradicciones, encaró con pasión distintos desafíos buscando siempre influir e impulsar la organización de la clase trabajadora y las ideas socialistas. Buscaba lugares claves de la clase obrera, se mudó cuando fue necesario y se bancaba todo tipo de trabajos. Por eso laburó en distintas fábricas con este objetivo: un taller en Capital, una estación de servicio, Amodil, Ferrum, ATMA y finalmente el puerto de Campana.

Sentía profundamente odio a las condiciones de vida que le imponen a la juventud trabajadora. Las sufría en el cuerpo, las denunciaba con sus palabras, y era el motivo por el cual soportaba su último trabajo que implicaba trabajar sin francos, con largas jornadas, sin avisos previos sólo a merced de la llegada de los barcos y en pésimas condiciones.

Lamentablemente atravesaba un mal momento los últimos tiempos. Los motivos de su muerte aún no están esclarecidos (estamos reclamando que la Fiscalía de Campana entregue los videos de la autopista en donde fue atropellado por un camión). Era muy conocido y querido en la zona norte. Hoy publicamos distintos mensajes que fueron enviando sus compañeres y amigues, y una carta de sus camaradas de Campana.

Carta de tus camaradas de Campana

Camarada, amigo, compañero de laburo y padre. Nico "Zarnilla" empezó a militar hace 15 años en nuestro partido, el PTS. Abrazaba las ideas del anarquismo cuando decidió acercarse al trotskismo. Muchos camaradas lo conocen en toda la zona norte. Llevó y peleó por las ideas de la revolución socialista en su José C. Paz donde vivió gran parte de su vida, en Pilar, en Pacheco, en San Miguel y hace algunos años lo hacía también en Campana.

Muchísimos mensajes llegan de todos lados y de distintos camaradas, amigos, familiares y compañeros de laburo. Nico era un joven trabajador que pasó por muchas fábricas y establecimientos. Era parte de esa juventud que sufrió la precarización laboral hasta el último momento, y siempre militando, a veces más abiertamente, a veces en la clandestinidad. Pero con esa paciencia de saber que los trabajadores teníamos que cambiar nuestra conciencia, saber quiénes eran nuestros amigos y aliados, y quienes nuestros enemigos.

El odio al patrón y a este sistema capitalista burgués le transpiraba por los poros. Era cauteloso y paciente en las discusiones con sus compañeros de laburo porque sabía que la responsabilidad de ese pensamiento es de un sistema que los explota y oprime. Con esa constancia y voluntad también ayudó a cambiar su entorno, en su familia y a sus amigos. Defendía a su madre a capa y espada, amaba a sus hermanas y sobrinos y admiraba a su papá. A todos los hizo partícipes de la militancia y de comprender cómo funcionan las cosas, algo que está oculto la mayor parte del tiempo en los momentos que nos toca vivir.

Una de sus mayores alegrías era saber que su papá Mario se organizaba en el partido, queriendo entender las ideas de su clase, y más contento aún le ponía que había comenzado a estudiar y a cantar. La pasión con la que relataba como Mario se había plantado en el escenario frente al municipio para hablar del Frente de Izquierda lo llenaba de orgullo. Con su hija Emma dejaba todo en la cancha para que no le faltara nada, no solo lo material sino para que conozca lo mismo que él, la música, la calle, la gente y que tenga lo más cerca a su familia de José C. Paz.

Acercó a muchos compañeros nuevos a las ideas revolucionarias y transmitía esa simpleza para pensar lo lindo de la vida si viviésemos en el comunismo. Una imaginación que nos es vedada en este sistema para aceptar, en el mejor de los casos, algunas migajas. Esto lo hacía con toda pasión que contagiaba a muchos compañeros, como hoy recuerdan.

Quizás por eso nos sorprende a todos que hoy estemos despidiéndolo. Pero más allá de las contradicciones de Nico, que lo hacían un ser humano de cuerpo entero, elegimos recordarlo con esa sonrisa, esa pasión por convencer, su amor por la música, los recitales, su determinación y entusiasmo con la militancia y las ideas revolucionarias. Llevar esa partícula de su vida y de su historia en nuestras espaldas, es uno de los mejores homenajes que podemos hacer para conquistar el futuro para la clase obrera y toda la humanidad. Tomamos las palabras de Trotsky en este homenaje: “La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente"

¡Niko Zarnilla, Presente! ¡Ahora y siempre! !Hasta el socialismo siempre camarada!

Recuerdo de Daniel:

Ese día jugaba Boca vs. RiBer. Nos juntamos en la segunda casa que compartimos. Mi viejo hizo las empanadas de carne a cuchillo y vino toda tu familia a nuestra casita a ver el superclásico. En cada gol nos abrazamos como buenos bosteros. Y de a poco fuiste sumando a toda tu familia obrera a las ideas de izquierda.

Te conocí cuando eras un pibe, estudiante secundario. Medio anarco. Pero en un curso que di sobre la Revolución Española estoy seguro de que te quebré esa lógica y ayudé a ganarte para las ideas del trotskismo. También usé mi arma secreta: una de mis citas favoritas de mi libro favorito "Mi vida". Te encantó. Vi el entusiasmo en tus ojos.

Interminables fueron las charlas que tuvimos sobre cómo será el comunismo. Para que la humanidad viva una vida digna de llevar ese nombre. La flasheamos juntos. Muchas veces.

Cortamos la pana. Represiones. Huelgas. Piquetes. Idas y venidas en lo personal. Contradicciones, ¿Quién no las tiene? Lo de Leo, un golpe durísimo. Fuimos juntos. Lloramos juntos. Cuando me recibí de profe de Historia me dijiste que estabas orgulloso de mí y la hermosa Emma ya estaba en tus brazos.

Saliste de un barrio del medio de José C. Paz para cambiar el mundo. Y así te voy a recordar Nico, con esa sonrisa, esa sensibilidad para dar vuelta todo...

¡Hasta el socialismo siempre!

Recuerdo de Daniel:

Nos conocimos en la escuela, nos hicimos hermanos, pasamos juntos un millón y medios de alegrías y tristezas, amamos y odiamos. Nos peleamos y abrazamos hasta el último día. Bailamos y gritamos hasta la última noche. Una vida entera peleamos juntos por un mundo en el que valga la pena vivir. Te voy a querer hasta el infinito, camarada. Y voy a seguir peleando por los dos.

Recuerdo de Yolanda Gonzales:

Mí amigo, el mas fachero. Te quiero llamar y no se donde encontrarte. Te vamos a recordar con todo el amor del mundo. Eras la persona mas sensible y humana que existía, contagiaban tus ganas de querer cambiarlo todo.

Quiero sentarme con vos, que nos fumemos un pucho, nos tomemos una birra y escuchar de tus historias, me quedo con cada una de ellas. Las voy a atesorar en mi corazón amigo. Te quiero para siempre Niko.

Hasta el socialismo siempre camarada.

Mensaje de Christian Castillo:

Leo los posteos conmovidos de compañeros y compañeras que lo frecuentaron y eran sus amigos ante la muerte de un joven camarada como era Nico. Son palabras de dolor, obviamente. Y también de continuar la lucha que compartieron/compartimos en común para terminar con esta sociedad de explotación y opresión. Hay recuerdos de madrugadas organizando cortes y apoyo a huelgas, de reuniones y de cursos, de movilizaciones, de charlas después de una actividad. De lo que hacemos para tratar de cambiar este mundo. Así te recordaremos. Nico, ¡¡hasta el socialismo siempre!!

Recuerdo de Laura Novoa:

Con Nico algo que compartimos con mucha pasión -además de la militancia- era el rock. Y esa forma que elegíamos (en recitales, discos cds, remeras, horas de charlas y escuchar rock ) mostramos nuestro odio de clase. Mediante la música podíamos expresar nuestro repudio al sistema y a la policía, asi como también la rebeldía de ser jóvenes. Un aspecto nos igualaba: ser del Gran Buenos Aires profundo, que desde pibes no nos resignábamos a la desocupación ni a la represión, que conocimos una razón superior por la cual dar nuestra vida y darlo vuelta todo.

No encuentro explicación de porque elegiste otro destino si amabas la vida, la música y tu forma sensible de joven obrero ayudaba a explicar sencillamente porque luchar, siempre con una sonrisa y la política revolucionaria como arma -que levantaba esa juventud del PTS- era lo más característico en vos. Esa es la forma en que quiero rendir un humilde homenaje al Nico Zarnilla, ese joven obrero y revolucionario que quedará por siempre en mí corazón y en mí puño alzado. ¡¡¡Hasta el socialismo siempre, querido Nico!!!

Recuerdo de Mónica Ortiz:

Una vez leyendo, encontré una frase donde decía: “la esencia de las personas se ven en los pequeños detalles”. Desde ese momento no puedo dejar de observarlas con esa mirada.

No sé qué paso, pero así te voy a recordar.

Siempre fuiste unas de las personas con mayor calidad humana que conocí. Te recuerdo con Dani, los dos en San Miguel tratando de construir el No Pasarán. Recuerdo el orgullo que se veía en todo tu ser, cuando vino tu mamá y tu papá a una actividad por primera vez, también en San Miguel. Disfrutaba mucho cuando nos cruzábamos y me contabas sobre tu vida, con ese sentimiento de entusiasmo, cariño y amor sobre las cosas buenas que te pasaban, y también recuerdo ese sentimiento de dolor y odio mientras me hacías un comentario sobre las injusticias de esta sociedad.

Siempre te decía: ¿Vos no eras punk? Y te sacaba esa sonrisa…
Así te voy a recordar Niko, con esa calidad ENORME que brotaba de tu esencia, y claro, de esos pequeños (y grandes) detalles que te caracterizaban.
Una muy triste noticia. ¡¡Hasta el socialismo siempre Niko!!

Recuerdo de Roberto Ebro:

Ayer me llegó la triste noticia de la muerte de Nico. Lo recuerdo en esos años que arranco su militancia revolucionaria. Un joven de los barrios obreros de José C. Paz. Un joven punk. No sólo apoyo las luchas de su clase, como se lo ve en la foto. Buscó estar en el mismo corazón de la industria conspirando, organizándose para acabar contra este sistema de explotación, opresión y miseria, peleando inclaudicablemente contra la policía de civil que sirven a las patronales, la burocracia sindical, por eso siempre busco ingresar a una fábrica.

Cuando se nos va un "espalda con espalda", duele, y cuando es joven como Nico el dolor tiene un significado de cierre anticipado de una vida que aún se debía muchas batallas. ¡Hasta el socialismo siempre, Nico!

Recuerdo de Diana:

Los amigos son la familia que uno mismo elige... aunque hoy el dolor y la tristeza sean infinitas, le agradezco a la vida por haberte conocido, por haber vivido miles de alegrías y otras miles de tristezas juntos, por haber sido mi amigo y haber estado ahí cuando más lo necesite con tu risa contagiosa, tus ojos brillantes, tu buen humor y tus ocurrencias. Te voy a querer siempre, y te voy a extrañar. Amigo, tu luz se apagó, pero en nuestros corazones siempre vas a brillar…

Recuerdo de Carlos “Titín” Moreira:

Así te voy a recordar Nico. Amando la vida. Como en esta foto de hace 4 años, cuando te decíamos "Facundo" por el parecido con el hijo de Moyano. Es un día triste. Hasta el socialismo, siempre!

Recuerdo de Roy Lescano:

“Amaba la vida y por su belleza marché al campo de batalla. Hombres: os he amado y he sido feliz cuando han correspondido a mi amor, y he sufrido cuando no me habéis entendido (…) Que la tristeza jamás se una a mi nombre. He vivido para la alegría y por la alegría muero. Agravio e injusticia sería colocar sobre mi tumba un ángel de tristeza”.
Julius Fucík, Reportaje al pie de la horca.
(Un abrazo a todos los familiares, amigos y compañeros)

Recuerdos de Tomás Suárez:

Recién ahora puedo parar a escribir algo. Me dejo shockeado tu partida, así tan de repente, tan inesperada. Lo primero que se me vino a la mente fue Leo y ahora te lloramos a vos. Aunque hacía banda que no te veía ni hablábamos, me pone contento haber tenido la suerte de conocerte y pegar una re onda con vos.

Compartimos los ideales, la militancia en San Fernando, también los gustos por la música y por el punk en particular, nos vimos miles de veces y siempre era muy grato, ya que además de militar juntos viviste dos veces con mi mejor amigo Dani "el Pollito".

Me queda de vos alguien cálido, agradable, compañero y con pasión por atraer a las filas del comunismo a la juventud explotada y oprimida.

Compartimos tanto juntos que lamento no tener una foto de los dos que eternice algunos de nuestros encuentros. No puedo ocultar que me da bronca que te hayas ido así, pero por vos, Leo, Roxana y los que ya no están ¡vamos a seguir peleando a brazo partido para transformar toda esta mierda!

¡Hasta el socialismo siempre querido Niko!

Mensaje de Anabella Sánchez:

Ante la muerte no hay palabras...
Nico creo que somos varios los que siempre ligaremos tu nombre a esas cosas que si valen de esta vida

Mensaje de Sebastián:

Las personas que nos rodean hablan de la calidad de persona que somos. Dani, Viki, los pibes y por sobre todo, mi hermano del alma Wal a quien vos también tanto amas. Ellos nos unían. Todavía están en mi mente esas fechas en Groove dónde íbamos a bailar mientras la vagancia nos hacía una ronda para vernos disfrutar del punk rock que tiñó más de una noche de charlas, discusiones y sueños de un mundo mejor.

De un momento a otro te convertiste en ejemplo de muchas cosas que yo creía que eran imposibles y vos me demostraste con el ejemplo en carne que estaba equivocado. Fuiste una inspiración en algo muy importante: convertirme un mejor padre. Cuando me rompieron el corazón a pedazos, a pesar que hace mucho no nos veíamos, estuviste ahí para darme un consejo y tuve la suerte de verte seguido después de la cuarentena que nos alejo a todos.

El dolor que siento por tu partida se multiplica cuando veo el dolor de las personas que te lloran y a quienes yo quiero y amo. Te voy a extrañar mucho Nico, gente con tu sensibilidad y con quién pudiera hablar de las cosas que hablamos, las cuento con los dedos de una mano. Voy a extrañar saber que encontrarte de forma espontánea era aventura asegurada, voy a extrañar tus burlas y tú forma desafiante de hablar, voy a extrañar a Niko, nuestro último punk. Hasta el socialismo siempre, amigo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día