Juventud

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Hablan los familiares del joven asesinado por la Policía en Ituzaingó

Jorgelina Esteche

Congresal Suteba Morón | Agrupación La Marrón @EstecheJor

Viernes 3 de abril de 2015 | Edición del día

La Izquierda Diario entrevistó a Cristian Aljanati (padre) y Maria Elisa Gómez (abuela), familiares del joven de 13 años, alumno de la escuela secundaria 12, Castelar, que perdió su vida el domingo 29 de marzo luego de ser atropellado por la Policía, en la puerta del boliche Enjoy (Autopista del Oeste 7521, Parque Leloir).

¿Cómo fueron los hechos la noche en que atropellaron a Diego?

C: El sábado lo llevé a mi hijo a la matiné del boliche Enjoy, que queda sobre colectora, Ituzaingó, a las 19 30hs. Lo fui a buscar 23.30hs, caminando desde casa porque no tengo vehículo, había quedado en encontrarme con él a esa hora en la puerta de lugar.

Cuando llegué no estaba allí y a media cuadra veo que vienen cuatro patovicas, me acerco y les pregunto qué pasó a lo que me contestaron: “Nada, los pendejos están haciendo quilombo”.

Vuelvo a la esquina y, como no lo encontré, volví una cuadra para atrás, a cien metros, veo que hay un patrullero llegando a colectora y en el piso un cuerpo tirado. Me acerco, tenía toda la masa encefálica para afuera, no lo reconocí, cuando veo las zapatillas eran las de mi hijo. Ahí empecé a gritar que llamen a una ambulancia, sale una señora de una casa, llama a emergencias y la Policía mientras tanto llamaba más móviles y ni una ambulancia y yo gritando que vayan al boliche a pedir un médico.

Después de veinte minutos llegó la ambulancia y cuando preguntaron qué había pasado los policías dijeron que lo habían encontrado así, yo empecé a hacer asociaciones de cómo mi hijo había terminado así.

Nos llevaron al hospital Posadas. Después de dos horas me dicen que tenía muerte cerebral. El domingo a las 18 h nos informan que había fallecido. Hasta acá no sabía nada de lo que había pasado, hasta que llega un comisario y nos dice que había sido un móvil policial el que lo había atropellado.

¿Quiénes creen que son los responsables por la muerte de Diego?

C: Yo opino que hay varios responsables, el boliche tiene la culpa porque los cuatro patovicas que vi salieron a la calle a correr a pibes de trece años, una cuadra y media atrás la Policía había golpeado con la camioneta a otro nene que tenía la cara hinchada, venían verdugueando a los chicos y me mataron a mi hijo. La tienen que pagar todos desde el principio hasta el final, hasta el Estado. Scioli, es responsable de esa Policía. La que conducía era una mujer, Noemí Basualdo, a la cual sólo la separaron del cargo hasta el momento.

¿Cómo van a encarar la lucha por justicia?

C: Esto tiene que seguir siendo público. Uno no está acostumbrado a pararse frente a una cámara, pero la fuerza del orgullo de mi hijo es más grande. Durante el velorio pasaron más 300 personas y en el cementerio éramos como decenas de personas, amigos, padres, compañeros del club, muchísima gente, eso me dio orgullo, porque mi hijo era un buen pibe.

El sábado vamos a hacer una concentración a las 17.30 h en la puerta del boliche, Enjoy, para garantizar que no abra. Si todo sale bien podemos continuar con acciones en la semana. Yo tengo una enorme confianza en la gente, yo se que la gente va a estar. Luego marcharemos hasta la comisaría.

Yo quiero saber hasta el final qué paso con mi hijo y que se haga justicia y vayan a la cárcel todos los responsables.

¿Hay algo más que quieran agregar?

M: Yo solo pido que no ensucien la memoria de Diego, porque lastima a toda la familia. En la nota de internet de un diario conocido escribieron "Hay un negro menos", “Hay un villero menos”. Nosotros somos humildes, trabajadores, y no somos una familia de locos como también pusieron, somos una familia que está llorando a un chico de 13 años, estudiante, deportista, jugaba en el club Libertador, el Porvenir y en Morón. Era la tercera vez que iba a bailar, su papá lo llevaba y lo iba a buscar. No quiero que ensucien su memoria porque no está para defenderse, pero tiene un montón de amigos, Dieguito era toda risa. Se acostaba en el sillón a jugar con el celular o se iba al comedor a mirar televisión, esa era la vida de Diego. No hablen si no saben. Será de piel oscura, pero el color de piel no tiene nada que ver, acá están discriminando y no lo vamos a permitir.







Temas relacionados

Ituzaingó   /    Brutalidad policial   /    Morón   /    Gatillo fácil   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Juventud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO