Géneros y Sexualidades

MAR DEL PLATA

Habla Rocío, la hija del suboficial naval Marcelo Girat

“Fui abusada por mi papá de los 13 hasta los 17 años, fui violada en mi casa y también en la Base Naval. Hablen, que el silencio es la peor violación”

Viernes 26 de septiembre de 2014 | Edición del día

Rocío empieza a hablar, y quiere sacarse todo lo que tiene para decir. Por que fueron años de abuso y de soledad. Y cuando el abusador es el propio padre, y el padre está amparado por la impunidad que otorga ser parte de las Fuerzas Armadas, en este caso la Marina, la valentía de esta chica que salió a denunciar lo que vivió, es enorme.

“Soy Rocío, fui abusada por mi papá de los 13 hasta los 17 años, fui violada en mi casa y también en la Base Naval, él es del cargo de contrainteligencia, en donde yo fui abusada, ingresaba a los 16 años supuestamente a hacer tareas de limpieza a eso era a lo que me llevaba. Y ahí él me violaba. Esto sucedía de día, a la tarde, a las 3 de la tarde hasta las 5, que era el horario en el que íbamos a buscar a mi hermano al colegio, y también pasaba los viernes cuando él me iba a buscar al matiné, a las 12 de la noche, y me quedaba ahí hasta las 3 de la mañana hasta que íbamos a buscar a mi mamá al trabajo”. Así arranca Rocío esta extensa y conmovedora entrevista.

ID: ¿Cómo te animaste a denunciar?

Rocío: Bueno, nosotras con mi mamá nos decidimos a denunciar en el año 2011, después de un montón de indicios que también vio ella, por ejemplo tuve dos intentos de suicidio, uno a los 14 años y el otro también, a los 14 años. Quería desaparecer. Esa es la verdad. De parte de mi papá aparte de los abusos, también recibí golpes... toda mi vida, también fui torturada.

Él decía que estaba enamorado de mí, que veía en mí a lo que era mamá cuando era joven. Pasó todo eso mientras tanto yo separaba las cosas porque mi cabeza sufría un infierno pero cuando salía de mi casa hacía cualquier cosa de mi vida, tomaba, estaba con cualquier chico.

Bueno mi mamá en 2011 encuentra cartas de mi papá hechas hacia mí, cartas de amor que decían... que hacían referencia a su enamoramiento. Además, cada vez que yo no accedía a sus abusos se la agarraba con mi mamá. Las situaciones de violencia que hubo en mi casa fueron por eso.

Cuando mi mamá me vuelve a encarar, la verdad no tuve otra salida, porque realmente pensé que ella sabía. En ese momento nos fuimos a la Vucetich, hicimos la denuncia, la hizo mamá porque yo en ese momento era menor, tenía 17 años. Hicimos la denuncia y fueron 3 años de lucha hasta poder llegar al juicio donde tuve que contar mi historia a un montón de psicólogos y psiquiatras para que vean que yo no era inducida por terceros, que no era mentirosa. Fueron comprobados los abusos en mi casa y en la base naval.

El juicio empezó el 11 de agosto, declaré yo, declararon sus testigos, todos personales militares; es más, al juicio asistió una abogada de la Armada que solamente vino a escuchar la declaración mía y la de mi mamá. Sabiendo que me tenía que pedir permiso a mí si yo quería que estuviese otra persona, nadie me preguntó a mí. Me pareció algo injusto. Todo este tiempo estuve sin asistencia psicológica, así que me parece que la lucha es doble, porque la hicimos solas... Yo me acerqué a la Armada a pedir asistencia psicológica, y nos dijeron que hasta que él no sea culpable ellos no iban a poder hacer nada; me acerqué a la obra social dijeron que necesitaba un psicólogo especialista en mi tema, me dijeron que agarre los psicólogos de la obra social que no son especialistas.

ID: ¿Qué hizo la Armada?

R: Ellos no hicieron nada, primero él siguió trabajando como si la denuncia no estuviera, no se lo separó del cargo, solo hasta 20 días antes del juicio porque le dieron arresto domiciliario, por eso no puede trabajar... sino él seguiría trabajando.

ID: ¿Él sigue siendo suboficial?

R: Él es suboficial de la Armada del cargo de contrainteligencia, supuestamente lo están por dar de baja pero todavía es militar y por ser militar tiene privilegios. Su defensa en el juicio presenta como atenuantes que tiene una foja impecable, no entiendo, no, porque no puede ser nunca impecable cuando yo fui violada adentro de la Base Naval; a él no lo sancionaron por eso. O sea lo están encubriendo, es así.

ID: ¿Durante cuánto tiempo tuviste que vivir el abuso al que te sometía tu padre?

R: Durante un año y medio y durante un año yo iba todos los días un rato a la tarde, iba de la una de la tarde y me quedaba hasta las cinco, el personal militar a las tres se va, yo me quedaba dos horas sola con él, ahí me violaba, abusaba de mí día por medio durante cuatro años y después los días viernes... antes también los días domingos, que me llevaba a limpiar, porque yo realizaba tareas de limpieza ahí adentro, bueno y ahí ingresaba a las 12 de la noche muchas veces, cuando salía del matiné él me iba a buscar, empezaba ahí hasta las tres de la mañana que íbamos a buscar a mi mamá al trabajo, esto sucedió durante un año y medio.

ID: En el expediente cuenta que los superiores de él estaban al tanto de esta situación que él lo había comentado con los superiores

R: El comentó con uno de sus superiores la tortura, el episodio cuando él quería que yo diga la verdad que dijo que me ató a una silla y me quemó con una cuchara. Eso pasó cuando fue mi primer intento de suicidio, donde yo mentí porque me autosecuestré y dije que me habían secuestrado, y el mensaje que transmitía era que los secuestradores me decían que papá deje de hacer lo que estaba haciendo. Bueno, él para que yo diga la verdad, que yo estaba con mi novio, que no había sufrido ningún secuestro me ató a una silla y me quemó con una cuchara caliente.

ID: ¿En la base naval?

R: No, eso fue en mi domicilio, en la base naval lo único que sucedieron fueron abusos. Bueno uno de sus superiores sabía sobre la tortura: Jorge Esteban

ID: ¿Y Jorge Esteban hizo algo al respecto?

R: No nada, porque para ellos eso es normal. Nada. Es más en un momento del juicio el juez le pregunta cómo no se acuerda si me había quemado o no con la cuchara, cómo no se acuerda de un hecho tan aberrante, y él dice que no se acuerda, o sea que para él es algo habitual andar quemando a la gente.

ID: En un momento ustedes contaban que toda esta pelea la dieron solas

R: Sí, sin abogados, sólo con el fiscal llevamos esto adelante. Cuando fuimos al Colegio de Abogados a pedir un abogado lo que nos dijeron era que no éramos personas indigentes y que podíamos pagar un abogado. Cuando mamá ganaba un sueldo mínimo y era sostén de familia.

ID: Con respecto al juicio, a pocos días que se declare la sentencia, ¿qué esperás de esta sentencia?

R: Espero que se haga justicia. Espero que vaya los 14 años que pide el fiscal, que en realidad hace 7 años que tiene que estar en la cárcel, porque yo no puedo pensar, mi lucha viene hace 7 años, fui 4 años violada y 3 más que estamos esperando justicia. Pero justicia y que no tenga privilegios. Que no los tenga, como pasa con los funcionarios, los municipales que van todos a un pabellón diferente tienen otras comodidades.

ID: Él la mayor parte del proceso estuvo no sólo en funciones en su cargo sino también en libertad

R: Él estuvo en libertad en todo el proceso, nosotras recibimos cartas de él, le mandó cartas también a la familia de mi novio diciéndoles que esto iba a terminar muy mal. Él nos amenaza de muerte cuando es declarado culpable. En ese momento que le dicen que es culpable mi mamá le insulta le dice "te dejé al cuidado de mi hija", yo también le grito, él se va en ascensor, se lo llevan los policías, se va con el fiscal y ahí en ese momento él dice "a estas dos las voy a terminar matando". Pasó una noche en Batán, al otro día a las 12 del mediodía se presentó su abogada, presentó un habeas corpus y a las 2 horas él estaba en su casa con arresto domiciliario. Sin pulcera y sin policías. Lo del habeas corpus se lo dio la Cámara diciendo que lo que él había tenido fue una reacción. Hablaban de que él nos había amenazado de muerte, hablaban, decían que sí que nos amenazó de muerte, pero bueno... "fue una reacción". A nosotros no nos dieron ningún amparo. "Si se les acerca llamen al 911", "Si pasa algo vengan al tribunal y díganos qué pasó".

ID: En el expediente figura que él ejercía o quería ejercer el mayor control hacia vos en la vida cotidiana. ¿Qué hacía para controlarte?"

R: En principio yo tenía un rastreador en el teléfono, él sabía las coordenadas de cada lugar en el que yo estaba. Por ejemplo yo una vez le mandé una foto a un amigo que tenía, él la recuperó (siendo que la foto ya estaba eliminada) y al otro día desayunamos todos juntos con la foto. Recuperaba llamadas, recuperaba mensajes.

De la misma manera que utilizaba las estrategias de contrainteligencia que le enseñaron, desde el momento que me tortura, que me pone un rastreador en el teléfono, la manera de poder manipularte son todas estrategias que tienen los militares, que les enseñan en la Armada.

ID: Ustedes llevaron adelante esta lucha con mucha valentía, ahora el caso ya se hizo público, salió en varios medios de Mar del Plata y generó una gran solidaridad de organizaciones de mujeres, de derechos humanos, además de lo que esperan en la sentencia ?qué mensaje le darías a otras mujeres que también sufrieron estos tipos de abusos?.

R: Que hablen. Que hablen, que el silencio es la peor violación. Cada día que una se calla, vuelve a ser violada. Hay que hablar, hay que denunciar. Porque una cuando es violada piensa que esa persona sólo me daña a mí. Pero no esta persona también es capaz de lastimar a otras personas y seguir lastimando a otras personas. Hay que hablar, primero por una, para salvarse una, y después para salvar a otras chicas. Yo puedo decir que hoy no soy feliz, porque estoy esperando la justicia pero sí vivo en paz. Mi cuerpo está en paz. Es muy importante la libertad de poder elegir cuando y con quien. Entonces, lo mejor es hablar, es lo más difícil pero es el primer paso para la libertad. Porque creo que todas las chicas violadas y que son violadas lo que buscan es la libertad. Es no sentirse presa de una. Hay que hablar.






Temas relacionados

Rocío Girat   /    Género   /    Marcelo Girat   /    Base Naval   /    Libertades Democráticas   /    Géneros y Sexualidades   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO